Lecheria

Atilra paralizó por varias horas ayer la planta de Saputo en Rafaela

Fue por el despido de un empleado. Una treintena de camiones quedaron varados para poder descargar materia prima, a pesar de la demora no se alteró la recolección de leche en los tambos.

Día complicado para las industrias lecheras fue el del martes.

Cerca del mediodía en la planta de Rafaela, perteneciente a Saputo, se comenzó a organizar una suerte de bloqueo, de la mano del gremio lechero. La firma había decidido echar a un empleado correspondiente a una línea de proceso, por lo cual todos los afiliados a Atilra definieron dejar sus puestos de trabajo. Este cese de tareas y quita de colaboración no sólo afectó a la producción de lácteos, sino a la recepción de materia prima.

Durante horas de la siesta en el corazón de la cuenca lechera, más de una treintena de camiones cisterna, cada uno con más de 30 mil litros de leche cruda en sus tanques aguardaban en la playa de transportistas para poder llegar a una de las bocas para dejar la materia prima, en este recibo especial que funciona desde enero de 2016, con el conducto de leche hacia la planta que cruza sobre la calle Mainardi. Los camiones excedieron la capacidad del espacio destinado para la espera y debieron acomodarse en cuadras lindantes.

Fue en la playa donde sólo un trabajador, que no está afiliado al gremio hizo el trabajo de descarga y toma de muestras, en uno de los horarios de mayor afluencia de transportistas.

EDairyNews estuvo en el lugar y dialogando con los camioneros fue ampliamente perceptible el malhumor ante el caso.

El conflicto se prolongó hasta entrada la tarde, cuando la empresa y la gremial debieron requerir la mediación del Ministerio de Trabajo para resolver el caso. Con un legajo complicado, el trabajador había generado algunos inconvenientes que fueron considerados de gravedad por la empresa y de allí se derivó la decisión del despido. De esta manera se impidió la afección de la recolección de leche en los tambos de la región.

Son estos los ejemplos de cómo los gremios se pisan, entre las prédicas de defensa de los derechos a los trabajadores. En Rafaela Atilra le gana la pulseada a camioneras, afectándolos en la tarea diaria, mientras que en Hurlingham, desde hace cuatro días son los de Moyano los que se superponen a los lecheros.

Sin avance

Mientras en el Ministerio de Agroindustria se debatían los puntos fundamentales para presentarle en unos dos meses al Presidente de la Nación, para mejorar a la lechería, estos casos siguen empantanando al sector y demostrando que la salida está cada vez más lejos.

Claro que vale remarcar que no hubo ni indicios de redactar los cinco puntos que se pretenden presentar a Mauricio Macri, luego del encuentro de la “Mesa Lechera” convocado por la Subsecretaría de Lechería, donde estuvo también el secretario de Agricultura, Ricardo Negri, la mayoría de las entidades de productores ligadas al sector, e incluso la JIPL, Apymel y el CIL.

Sin definiciones sobre precios, sobre qué hacer con los excedentes y la responsabilidad de dar un mensaje de mayor producción a los tamberos, la lista deberá esperar hasta después de las elecciones en un encuentro que podría ser en plena cuenca lechera central, para que quizá con el aire del campo cerca, se inspire el sector y ajuste objetivos.

por Elida Thiery (EDairyNews)

Acerca del Autor

Rosario Perriere

Rosario Perriere

Comentar

Click aca para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *