Destacada Río Adentro

Tirar basura en las playas es un grave problema, y lo tenemos …

Cuando llegan las vacaciones o los fines de semana soleados, la mayoría de las personas solemos correr a refrescarnos a la pileta, a las pocas playas que tiene Paraná o a las islas, que cuando el río está bajo, nos regalan hermosos bancos de arena. El clima, la paz y todo lo que el maravilloso río ofrece, ayudan a renovar nuestro cuerpo y mente de inmediato. Sin embargo, cuando la diversión termina, el problema se inicia, y la basura que la gente deja en la playa, es un problema grave.

La basura que se encuentra a la vera de nuestro río es mucha más de la que imaginamos. Y como si fuera poco, el tipo de basura que pueden apreciar en las fotos requiere de muchísimo tiempo para su degradación , algunas hasta 4000 años. Botellas, latas, tapones de bebidas espumantes, restos de plásticos, envoltorios metálicos, colillas de cigarrillos etc., es lo común de encontrar con sólo recorrer algunos metros de playa, por eso hay cada vez es más basura acumulada y este fenómeno tiene consecuencias graves.

Tirar la basura en la calle, en los ríos, en descampados, en arroyos, o en las islas es un mal hábito que se puede entender como “un problema cultural y de educación”. Esto genera muchos inconvenientes sobre todo a las mismas personas que arrojan la basura en cualquier parte. Esta mala costumbre existe y es muy necesario ponerle fin a esta situación. Sin embargo, una parte de la población parece no tomar consciencia de estas circunstancias sobre todo cuando vemos las costas del río llenas de desperdicios.

Estamos frente un problema serio de malos hábitos y de falta de respeto a los que vamos a disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor, por eso se requiere urgente crear conciencia y hacer entender que esto significa contaminación y que a la larga afecta los recursos naturales como es el agua, un elemento vital para la vida del ser humano, por lo que se tiene que proteger en todos los aspectos y con el compromiso de todos.

Pañales, restos de alimentos, latas abiertas, colillas de cigarrillos, tapitas de bebidas, por citar algunos ejemplos , pueden además causar la muerte de la fauna silvestre, por eso, un buen ejercicio sería pensar que en la playa hay que hacer lo mismo que uno haría en su propia casa: no dejar basura tirada y, si se rompen botellas, juntar los vidrios inmediatamente,  pero para eso debemos tener previsto una bolsa para residuos de la misma manera que prevemos el protector solar.

Tirar basura indiscriminadamente representa un grave problema para nosotros y para la naturaleza, razón por la que invito a todos aquellos que van de paseo por nuestro hermoso río Paraná, se abstengan de tirar la basura que se genera durante una jornada de disfrute previendo un envase para recolectarla y desecharla cuando volvamos a nuestro hogar.

Sabías que …

No todos los materiales tardan la misma cantidad de tiempo en degradarse en la naturaleza. Algunos incluso no lo van a lograr nunca del todo.

1 año: Papeles. Si están en contacto con la tierra y la lluvia, se degradan rápidamente.

1 a 2 años: Colillas de cigarrillo. El filtro es de acetato de celulosa, lo que demora su degradación.

5 años: Chicles. Son una mezcla de gomas de resinas naturales, sintéticas, azúcar, aromatizantes y colorantes artificiales que, por efecto del oxígeno se van endureciendo hasta resquebrajarse y desaparecer.

10 años: Latas de gaseosa o cerveza. Es el tiempo que necesitan para convertirse en óxido de hierro.

30 años: Latas de aerosol, tapitas de botellas (parte metálica) y envases tetra-brik.

100 años: Encendedores descartables. El plástico tarda mucho en descomponerse, el acero no tanto. También el telgopor, que no es biodegradable pero puede dividirse en partículas mínimas, y los corchos de plástico, que son de polipropileno, más fácil de reciclar que las botellas de agua mineral (de PVC o de PET).

150 años: Bolsas de plástico. Se degradan más rápido que las botellas, porque son más finas.

100 a 1.000 años: Botellas de plástico de PVC o PET.

1.000 años: Vasos descartables de polipropileno. Tampoco son biodegradables y se dividen en partículas mínimas como el telgopor. También las pilas (compuestas por mercurio, cinc, cromo, arsénico, plomo y cadmio, todos materiales extremadamente contaminantes).

4.000 años: Botellas de vidrio. Pero al estar compuesta por arena y carbonatos de sodio y calcio, es reciclable en un 100%.

La experiencia

Nuestros amigos Sandra y Leo habían tomado la iniciativa improvisada de “recolectar” toda la basura que había en el banco de arena de La Celina,  a unos kilómetros al norte de Villa Urquiza, a media hora de la capital entrerriana. Inmeditamente nos sumamos a la “pequeña cruzada ecológica” y en aproximadamente una hora recolectamos todo lo que se puede apreciar en las fotos.

Pongamos todos nuestro granito de arena, tengamos consciencia y ayudemos a crearla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

 

 

Acerca del Autor

Rosario Perriere

Rosario Perriere

Comentar

Click aca para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Contact Person WhatsApp Mensajes
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente