Sabores Criollos

Consumo de palta, una fruta saludable

Compartir:

En la Argentina, la palta, se produce en el NOA y en el Litoral. También se importa desde México, Chile y Perú.

La palta es una fruta muy apreciada por los consumidores argentinos. Dado que la producción nacional no alcanza a abastecer la demanda, también se la importa desde países de América.

En este marco, cobra importancia el rol del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) cuyas funciones centrales en materia vegetal son verificar la calidad e inocuidad de los agroalimentos y prevenir, erradicar y controlar las plagas que afectan a la producción agropecuaria del país.

Una fruta saludable

La palta tiene un contenido en grasas superior a la mayoría de las frutas (78%), que son insaturadas debido a su contenido en omega 3 y omega 9, los cuales tienen efectos positivos para cuidar el sistema cardiovascular y favorecer su buen funcionamiento.

Esta fruta es rica en potasio pero también contiene otros minerales como magnesio, fósforo, calcio, hierro, sodio, yodo y zinc. Entre las vitaminas que contiene resaltan la A, C, folato o B9, E, niacina o B3, piridoxina o B6, riboflavina o B2 y tiamina o B1.

Además posee un 5% de proteína vegetal y 1% de carbohidratos. Su valor calórico es de unas 180 kcal por cada 100 gramos.

Producción

Con un total de superficie implantada de 1290 hectáreas, la producción nacional anual de palta asciende a 10.320 toneladas (datos del INTA EECT Yuto, Jujuy). El 75% de su producción proviene de la provincia de Tucumán que tiene una superficie implantada de 800 hectáreas. También se cultiva en Jujuy, 260 hectáreas; Salta, 195 hetáreas y Misiones, 35 hectáreas, según estimaciones del INTA EECT Yuto, Jujuy.

De todas maneras, la mayoría de la fruta que se consume en la Argentina es importada bajo estrictas normas de calidad que supervisa el Senasa.

En tal sentido, el Organismo desarrolla e implementa sistemas y procedimientos de inspección y certificación para la importación de palta con el fin de verificar que la mercadería ingresada al país cumpla las normas de sanidad, calidad e inocuidad vigentes.

Nuestro país importa palta desde México, Perú y Chile cuyo ingreso se realiza por Mendoza, principalmente, el Puerto de Buenos Aires y Ezeiza. En estos lugares el Senasa efectúa los controles correspondientes para verificar que la sanidad, calidad e inocuidad de la fruta responda a los requisitos establecidos por las normas nacionales y protocolos firmados con esos países.

Al arribar la mercadería a los puntos de ingreso, el personal del Senasa interviniente toma muestras para análisis de plagas y para determinación de materia seca; este último es uno de los parámetros de madurez exigido por la norma nacional que lo rige: la Resolución Senasa N° 38/2011.

La principal variedad de palta importada es la Hass –la más apreciada tanto en la Argentina como en el mundo– que debe ingresar al país con un mínimo de 23% de materia seca para su comercialización.

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat