Agricultura Destacada

La Cámara de Cereales de Entre Ríos confirmó la baja calidad de la semilla de soja

Compartir:

Las condiciones climáticas desfavorables de la última campaña en Entre Ríos provocaron disminución en la calidad y el rendimiento de semilla de soja, lamentablemente esta situación repercute directamente en la rentabilidad del sistema productivo. Según el informe informe preliminar de calidad semilla de soja abril – julio 2018 elaborado por elLaboratorio de Análisis de Semillas de la Cámara de Cereales de Entre Ríos (CACERER), a cargo de la Ing. Agr. Adriana Borini, el poder germinativo de la semilla es del 83%, este porcentaje está apenas por arriba de la base de comercialización que es de 80%, “es decir es una semilla buena pero no excelente”, advierte la profesional.

El factor climático afectó la calidad

El cultivo de soja sufrió el impacto de una sequía que comenzó a manifestarse a mediados de noviembre del 2017 y se instaló definitivamente durante el trimestre enero – marzo de 2018 que generó una drástica caída del potencial de la oleaginosa.

Las precipitaciones fueron escasas y con una mala distribución en la provincia durante la formación de la semilla y desde fines de abril a inicios de mayo (en pleno momento de cosecha), las reiteradas precipitaciones asociadas a elevadas temperaturas agravaron aún más el deterioro de la calidad de la semilla. El rendimiento promedio de la campaña 2017-18 es el más bajo en los últimos 18 años, y  se ubicó según datos de la Bolsa de Cereales en 968 kg/ha (66% más bajo que el año pasado).

“Estas condiciones climáticas durante la campaña generaron que al Laboratorio ingresen muestras de lotes heterogéneos con semillas verdes, con abolladuras, tegumentos abiertos, desuniformes en tamaño -semillas chicas-, fracturas, con patógenos -en menor medida-. Por lo tanto, en esta campaña tenemos menor cantidad de semillas disponible y de menor calidad”, dijo la Ing. Agr. Adriana Borini.

Resultados de los análisis de semillas abril-julio 2018

Promedios de las muestras analizadas entre los meses de abril y julio del presente año

Según el informe preliminar de la CACERER “el poder germinativo sin curar es del 83% (% de plántulas normales + % semillas duras). Este porcentaje está apenas por arriba de la base de comercialización que es de 80%, es una semilla buena pero no excelente. Con terápicos de semillas se ve una leve mejora, este año lo que más se destaca es el daño ambiental por sequía. En muchas muestras con daño en sus tegumentos no se puede apreciar el beneficio que ocasiona el uso de terápicos a nivel de laboratorio por el efecto de fitotoxicidad sobre la semilla al estar el tegumento roto”.

“El dato del primer conteo indica una menor velocidad de germinación, lo que deja más tiempo la semilla expuesta a factores adversos en el campo. Es un indicador de vigor. Lo ideal es que el dato de primer conteo sea lo más cercano posible al valor de PG. En el laboratorio se observa que el porcentaje de semillas duras va disminuyendo en el tiempo”, indica el informe de la Cámara entrerriana.

En la presente campaña casi el 30 % de los lotes están por debajo de 80 % de PG. Para destacar que en el rango de menor a 70 % el promedio de PG es de 55 %.

El restante 72 % se encuentra dentro de valores aceptables a bueno. En otras campañas se destaca el rango de PG mayor a 90%. En la presente el mayor número de muestras se encuentran en el rango entre 80 – 89%.

¿Por qué es importante la calidad de la semilla?

“Porque la semilla es el primer eslabón en la cadena agroindustrial, todo proceso productivo se inicia en la semilla. Para generar una buena implantación, así como preparamos con debida anticipación el lote, debemos contar con una semilla de calidad para asegurar una correcta densidad de plantas” señala la profesional.

“Para controlar la calidad de la semilla tenemos como herramienta los análisis de semillas, que tienen como objetivo, determinar:

-El potencial del lote de semillas

-Si la semilla es adecuada para el almacenamiento

– Comparar la calidad de distintos lotes de semillas

– La existencia de malezas en el lote de semillas

– Calcular la densidad de siembra correcta (kg semillas/ha)”

¿Cuándo debemos realizar el análisis de semillas?

Según Borini, “tenemos dos momentos críticos para realizar el análisis de semillas:

-En post cosecha para determinar la calidad que posee la semilla que se va almacenar. El período óptimo es desde abril a junio para definir si el lote se deja para semilla o va como grano. En el almacenamiento, siempre es conveniente partir de una buena calidad inicial para que los demás factores del almacenamiento incidan en menor proporción, de esta manera disminuimos el riesgo de perder calidad y reducimos los costos. Considerar que la calidad de la semilla nunca se mejora durante el almacenamiento.

– Antes de la siembra, con el fin de sembrar una adecuada densidad (kg/ha) y lograr una buena y rápida implantación”.

¿Qué se determina en el análisis?

– Poder Germinativo, nos da la capacidad de la semilla de germinar y producir una plántula normal bajo condiciones totalmente favorables de humedad, temperatura y tiempo.

– Primer Conteo o energía germinativa es un dato de vigor que nos da la velocidad de germinación de la semilla para desarrollar una plántula normal. Es un parámetro útil porque nos da la cantidad de semilla que emergerá rápido en el campo minimizando pérdidas por depredadores, enfermedades, clima, otros.

– Peso de 1000 semillas, es importante determinarlo porque según las condiciones del cultivo varía y se usa para el cálculo de la densidad de siembra.

-Pureza, nos da el porcentaje en peso real de la semilla deseada que compone nuestro lote, la materia inerte (es decir tierra, trozos de semillas, restos vegetales, insectos, etc.) y el porcentaje y tipo de malezas.

-Vigor, con estos análisis vemos cómo se comporta el lote frente a un estrés (Envejecimiento Acelerado, Test de Frío).

 

 

 

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat