Destacada Historia de nuestra tierra

Belgrano, el padre de la agricultura

Manuel Belgrano es uno de los más notables economistas argentinos, precursor del periodismo nacional, impulsor de la educación popular, la industria nacional, la justicia social, los derechos de los pueblos originarios y la libertad, entre otras muchas cosas.
Compartir:

El creador de la Bandera argentina fue también un impulsor pionero de la agricultura en nuestro país. Su interés en esta actividad lo llevó a traer las primeras semillas de trigo pan a estas tierras. Compartimos sus pensamientos.

Al estudiar los escritos de Belgrano, encontramos ideas de diversas corrientes de pensamiento económico de vanguardia. En una larga memoria fechada en 1796 y dirigida a las autoridades coloniales, el intelectual rioplatense expone lo siguiente:

Señores:

“….Fomentar la agricultura, animar la industria y proteger el comercio, son los tres importantes objetos que deben ocupar la atención cuidado de VV.SS.

Nadie duda que un estado que posea con la mayor perfección el verdadero cultivo de su terreno; en el que las artes se hallan en manos de hombres industriosos con principios, y en el que el comercio se haga con frutos y géneros suyos es el verdadero país de la felicidad pues en él se encontrará la verdadera riqueza, será bien poblado y tendrá los medios de subsistencia y aun otros que la servirán de pura comodidad…”

Su interés por promover la agricultura lo llevó a traer las primeras semillas de trigo pan al país con fines alimenticios. También encomendó a su amigo Martín José de Altolaguirre a que se “aprovisionarse” de semillas de lino y cáñamo, fundamentales para la industria textil.

Belgrano era un ferviente convencido de que nuestro país debía hacerse de semillas para poblar los suelos de nuestra patria y así alejarnos cada vez más de la dependencia de otras naciones.

Su propia huerta

Belgrano predicó con el ejemplo sembrando en sus propios terrenos varios tipos de semillas, entre ellas trigo. Tenía el objetivo de multiplicar la cantidad y la calidad de las semillas para luego regalarlas y difundir el cultivo en nuestro país.

Fuente:
Manuel Belgrano: Memoria sobre la agricultura, la industria y el comercio. 1796, en M. Belgrano: Escritos económicos. Buenos Aires. Editorial Raigal. 1956. Introducción de Gregorio Weinberg.

El Historiador – Felipe Pigna

 

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat