Destacada Opinión

Cerrar la grieta y abrir el futuro

Columna de opinión por Pedro Aguer,
Compartir:

El pueblo no contrajo la deuda.

No tiene por qué hacerse responsable. Que se hagan cargo los que la vienen usufructuando y creando los escombros de la acumulación y la especulación, desde hace ya mucho tiempo.

Que se hagan cargo el servilismo político y la complicidad de quienes han marginado al pueblo que produce y trabaja honradamente, que trabaja y produce para poder vivir y cuyos ingresos son siempre deficitarios o insuficientes.

La prueba contundente de este endeudamiento es el fracaso de las sucesivas fórmulas que no han producido cambios de fondo sólo sirvieron para el crecimiento de la brecha del hambre.

Hoy tenemos la pandemia con su reiterativa cuarentena, que nos han posicionado entre los países más azotados por el Covid-19.

Es el momento de abrir el diálogo ante la propuesta de la economía social, abriendo consecuentemente las puertas del futuro.

Las organizaciones de este carácter son autogestionarias. Se trata de organizaciones de naturaleza privada, con administración respaldada por sus integrantes de manera colectiva. En estas instancias el asistencialismo es útil y necesario durante los efectos de la emergencia, pero con salida laboral, la que podría canalizarse solidariamente participando en las organizaciones de la economía social. Este proceso progresivo será efectivizado libre y voluntariamente sin injerencias demagógicas.

Cuando estas cualidades principistas no se observan los fracasos son inevitables y el proyecto general deja de marchar con el objetivo de su esencialidad y razón de ser.

Las organizaciones de la economía social, solidarias y autogestionarias, conviven con las organizaciones capitalistas, pero significan una gran posibilidad para la soberanía alimentaria y la independencia nacional.

Pueden ser, mediante federaciones y confederaciones una alternativa de control de precios del mercado.

Todo es cuestión de intensificar su estudio y fomentar su desenvolvimiento, comprometido con el desarrollo social, promoviendo un estándar de vida individual y colectivo, con la garantía de la transparencia asegurada participativamente de abajo hacia arriba.

Sólo los pobres salvarán a los pobres y sólo los pueblos salvarán a los pueblos, sin demagogias retardatarias y sin las injusticias de la exportación del hombre por el hombre: orgánicamente, progresiva y pacíficamente, autogestionaria y comunitariamente.

por Pedro Aguer

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat