Destacada Economías Regionales

El INTA alertó y recomendó acciones para evitar la plaga denominada mancha negra en cítricos

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Entre Ríos emitió un alerta con una serie de recomendaciones para mantener baja la presencia de la plaga denominada "mancha negra de los cítricos" (Phyllosticta citricarpa).

Se trata de una enfermedad fúngica que provoca una reducción tanto en la cantidad como en la calidad visual de la fruta: si bien no penetra, la calidad externa del fruto (calidad comercial) es comprometida y por eso se considera una enfermedad cosmética.

La enfermedad muestra una gran variación en los síntomas, dependiendo de la fase fenológica y condiciones climáticas de la zona donde se produjo la infección.

La mancha infecta y ataca hojas y ramas verdes, pero principalmente a los frutos cítricos, donde se pueden observar puntuaciones rosadas deprimidas, de color oscuro, con centro claro y/o puntuaciones negras.

En ese marco, el INTA aseguró que su control “es muy importante”, y remarcó la importancia de mantener las plantas en condiciones saludables, con adecuada fertilización, riego, control de plagas y malezas.

Eliminar hojarasca que cae al suelo o acelerar su descomposición, y generar un mulching orgánico trasladando el pasto desmalezado al vuelo de copa (enterrar con pasto las hojas), también funciona como prevención.

Los productores citrícolas podrán realizar cosechas anticipadas en los frutos con síntomas y eliminar los que hayan quedado sin cosechar (loros).

Pero durante la primavera y verano, para evitar a la mancha negra y esa pérdida de plantas, pueden aplicar tratamientos con un producto cúprico y estrobirulinas, o en verano a base de un producto sistémico para disminuir posibles infecciones.

Las aplicaciones se realizan desde la caída de pétalos hasta enero, donde la fruta posee 2 o 3 centímetros de diámetro y el fruto se encuentra en un momento fenológico muy sensible al ataque de la enfermedad.

En tanto, el organismo nacional señaló que la poda es una estrategia de manejo “de alto impacto” para controlar la enfermedad, al reducir ramas secas, que funciona como otra fuente de inóculos, y recuperar el vigor que pierde un árbol muy afectado.

Por último, el INTA confirmó que una vez establecida la mancha negra en un lote, su erradicación “es poco probable”, por lo que ante las dudas deberán comunicarse a una agencia INTA más cercana.

Ficha técnica : Phyllosticta citricarpa

Nombre vulgar
Mancha negra de los cítricos

Sinonimia / Otros nombres científicos / Acrónimos
Guignardia citricarpa
Phoma citricarpa var. citricarpa
Phoma citricarpa var. mikan

Tipo de plaga
Hongos y/ó Pseudohongos

Taxonomía: Hongos y Pseudohongos
Ascomycota > Dothideomycetes > Botryosphaeriales > Phyllostictaceae

Condición:
Presente

Cultivos / Órgano afectado:
Citrus limon, Citrus paradisi, Citrus reticulata, Citrus sinensis: Frutos, Hojas, Ramas
Ilex paraguariensis: Hojas

Descripción biológica

Inicialmente la infección transcurre en forma latente en las hojas, pero luego de algunos años, comienzan a manifestarse síntomas en frutos.
Todas las especies conocidas de citrus son susceptibles en mayor o menor grado, siendo el limonero (Citrus limon) y aquellas variedades de maduración tardía las más afectadas. El naranjo agrio (Citrus aurantium) y sus híbridos son los más resistentes a la enfermedad.

Signos y síntomas / Daños

Los síntomas aparecen tanto en frutos como en hojas y brotes, provocando manchas en la epicarpio de naranjas, limones y mandarinas. En los frutos se observan manchas de color gris-castaño, con bordes oscuros elevados. En el centro de éstas se observan puntos oscuros, que son las estructuras del hongo donde se encuentran los conidios encargados de diseminarlo. Este mismo tipo de manchas pueden aparecer en ambas caras de las hojas pero con poca frecuencia. Otro tipo de síntoma se presenta como pequeñas lesiones hundidas con numerosos puntos oscuros a su alrededor. Lesiones levemente deprimidas que aparecen en frutos maduros o en la postcosecha también son provocadas por este patógeno. Finalmente en ataques muy severos las lesiones confluyen formando zonas de color negro que desmerecen totalmente la calidad de la fruta.
Es una enfermedad que afecta la calidad visual de los frutos, ya que no penetra más allá del mesocarpo externo, produciendo manchas necróticas muy notorias. En ataques severos también afecta los rendimientos al provocar la caída prematura de las frutas.

Condiciones predisponentes

La luz, altas temperaturas y sequías favorecen la manifestación de síntomas. La presencia de peritecios maduros y rocío favorecen la apertura de los mismos y la liberación de las ascosporas. Para monitorear la presencia de la enfermedad se debe observar la cara del fruto con mayor exposición al sol.

Fuente: Sinavimo- Sistema Nacional de Vigilancia y Monitoreo de plaga

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat