Destacada Río Adentro

El nivel crítico del río Paraná persistirá por lo menos hasta fin de septiembre

El panorama de sequía extraordinaria y bajante asociada en todos los cursos de la alta cuenca persistirán al menos hasta el fin de septiembre, con probabilidad cierta de extenderse en los subsiguientes cuatro meses, por lo menos. Este escenario mantiene la gravedad del más crítico registrado en la historia.

Posible escenario hidrológico para los meses de julio, agosto, setiembre, según estimaciones del Instituto Nacional del Agua (INA)

Clima

 En el litoral argentino se espera un trimestre con condiciones DEFICITARIAS de precipitación.

 Para las cuencas del Paraná, Uruguay y Paraguay se espera un trimestre con condiciones NORMALES a DEFICITARIAS.

 La Niña presentaría una transición a fase NEUTRAL durante los próximos trimestres.

Hidrología

 La bajante del río Paraná es de características extraordinarias.

 Para el Río Paraná, la perspectiva para el trimestre JUL-AGO-SET es netamente desfavorable, con probabilidad cierta de extenderse en los subsiguientes cuatro meses, por lo menos.

 El Río Uruguay mostró una recuperación de caudal base por recarga significativa durante junio. Actualmente los niveles descienden en el tramo medio superior.

En la Figura se presenta la evolución del nivel hidrométrico en las estaciones de Corrientes (azul) y Paraná (rojo). Las líneas escalonadas muestran los niveles normales mensuales, lo que permite observar la magnitud de la persistente bajante. El nivel en Corrientes permaneció en franco descenso durante junio. El caudal que ingresa al tramo es menos de la mitad del valor promedio de junio/julio de los últimos 25 años.

El nivel al final del mes se ubica 3,46 m por debajo del límite de aguas bajas.

Niveles hidrométricos de junio 2018 a junio 2021. Fuente: INA.

Cuadro_2021jul12

Situación Hidrológica y Escenarios Posibles según el INA

● Recesión Dominante desde Junio de 2019: se definió la tendencia que debe esperarse en los próximos meses. La sequía y su bajante asociadas no han mostrado cambios sensibles. La bajante observada este año es la continuidad del mismo escenario.

● La evolución hidrométrica en junio planteó la definición de 1944 como el año de referencia para establecer probables trazas de niveles en todas las secciones del río en su tramo en territorio argentino.

● El sostenido déficit de precipitaciones en las áreas fuente (Alto Paraná, Alto Paraguay e Iguazú) dio lugar al predominio del consumo de las reservas superficiales y subterráneas sobre la recarga de humedad. En consecuencia, se observa una disminución significativa del caudal base ingresante al territorio argentino. En condiciones ideales y óptimas (normalización repentina del aporte del río Paraguay y el aporte del Alto Paraná e Iguazú), la recuperación de este caudal de base, el retorno a rango normal, implicaría más de 3 meses en un escenario benigno. En pocas palabras, los almacenamientos superficiales y subterráneos presentan una gran capacidad de amortiguación de eventuales precipitaciones debido a su bajo stock de reserva.

● Actualmente, persiste la tendencia recesiva y no se prevén cambios a nivel mensual o estacional, puesto que se presenta el desarrollo de la estación seca en las principales áreas generadoras del caudal que ingresa por Corrientes.

● Asimismo, la comparación en relación a los 5 años con los registros mínimos más extremos observados (a fin de incorporar incertidumbre) permite sugerir cómo un primer escenario posible que el valor mínimo del caudal ingresante por Corrientes bien podría alcanzarse entre los meses de septiembre y noviembre del presente año.

 

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat