Agricultura Destacada

El pronóstico trimestral es poco alentador

Las previsiones para el próximo trimestre se hallan alineadas con la permanencia del fenómeno La Niña y sus efectos sobre la escasez de precipitaciones en primavera. La mayor probabilidad de lluvias inferiores a las normales se concentra en el este del país. También la temperatura media prevista para el trimestre tiene mayores chances de ser superior a la normal en la mayor parte de la región pampeana y Patagonia.

Como cada mes, el Servicio Meteorológico Nacional acaba de emitir la nueva versión de pronóstico para los próximos tres meses. En la figura se pueden ver los resultados en forma de mapa. Las escalas indican las probabilidades previstas para cada categoría (SUPERIOR, NORMAL E INFERIOR), en cada región señalada y para el trimestre pronosticado.

Esto no significa que “no va llover” en las áreas con pronóstico de lluvias escasas. Si, por ejemplo, para una región determinada el pronóstico estacional prevé las mayores chances de precipitación en la categoría inferior, NO es indicativo de que no puedan ocurrir eventos de lluvia o inclusive que alguno de ellos puedan ser localmente intensos.

Sin embargo, dado el déficit generalizado que se experimenta hoy, obviamente es una mala noticia que en el conjunto del trimestre la lluvias acumuladas sean escasas y/o las temperaturas resulten altas.

El NOA es la única región del país donde se prevén tanto lluvias como temperaturas normales para el trimestre que comienza. Contrariamente, el este de Buenos Aires es la zona donde se combina la mayor probabilidad de lluvias inferiores a las normales y a la vez la mayor chance de temperaturas superiores.

Estado de las reservas de agua en el suelo

Los mapas corresponden a la estimación de contenido de agua en el primer metro de suelo para TRIGO de siembra temprana, según la Oficina de Riesgo Agropecuario (ORA).

● Una vez más se observa el aumento del área clasificada con déficit hídrico en lotes de trigo (y podríamos inferir que en lotes de fina en general). El área deficitaria ocuparía actualmente en forma predominante las provincias de Santiago del Estero, Córdoba, La Pampa, Santa Fe, además del noroeste de Buenos Aires y oeste de Entre Ríos.

● Sobre el sur de Buenos Aires, que hasta ahora mantenía reservas marcadamente mejores que el área triguera norte, presenta actualmente algunas áreas deficitarias. Los almacenajes del resto del área se clasifican como regulares o escasos.

● Se mantienen rastros de reservas adecuadas en el extremo sudeste de Buenos Aires y en áreas del Litoral que son marginales para el cultivo de trigo.

Riesgo de excesos hídricos  (a 7 días)

Prácticamente todas las localidades de seguimiento muestran riesgo bajo de excesos hídricos a 7 días. Esto se debe al predominio de niveles de reserva alejados de la capacidad de campo y al pronóstico de lluvias leves o nulas en los puntos de seguimiento.

Riesgo de déficit hídrico (a 7 días)

La gran mayoría de las estaciones de seguimiento se clasificaron con riesgo muy alto o extremo de déficit hídrico para pasturas a 7 días y la cantidad de puntos en estas categorías sigue aumentando. Salen de esta regla los puntos del sudeste de la provincia de Buenos Aires, con riesgo bajo. Sobre el este de Corrientes y noreste de Entre Ríos también hay puntos de seguimiento que muestran riesgo bajo de déficit.

La situación en Entre Ríos

El mapa de reservas de humedad apenas se ha modificado durante esta última semana. Las deficiencias de reservas que presionan sobre el estado de los cultivos se concentran en los departamentos del sur. La sequía posiblemente haya avanzado en forma generalizada sobre áreas del pre delta, donde antes de que transcurriera este invierno tan seco, la disponibilidad de material susceptible a incendios era muy importante.

“El estado de los cultivos de la fina, reclama un perentorio retorno de lluvias de mayor volumen. Esta necesidad por lo pronto no se satisface en la oferta de agua que muestran los pronósticos. Posiblemente debamos recorrer toda la primera semana de octubre sin recibir lluvias. Justo en la entrada a la segunda semana reaparecerían las precipitaciones. Las expectativas puestas en el volumen de las mismas por lo pronto no son muy favorables. En principio, lo más importante es que conforme avance la próxima semana, se mantenga la tendencia que muestra el potencial regreso de las lluvias”, señala el Sistema de Información Agrícola de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos (SIBER) .

El SIBER advierte que “los lotes de la fina entrerriana se han mantenido relativamente bien con lluvias inferiores a las normales. En este momento se estará necesitando un golpe de agua más generoso para apuntalar los rendimientos. De no llegar lluvias del orden de los cincuenta milímetros en la segunda semana de octubre, es razonable pensar en que será difícil alcanzar la peformance productiva normal para la fina entrerriana”.

“La inquietud que genera la sequía a gran escala, es decir en toda la zona núcleo, instala un escenario de mucho escepticismo. A esta altura todos los productores conocen que debemos transitar una primavera con indicadores climáticos contarios a una recuperación de lluvias significativa y sostenida. Posiblemente sea un año en el que el avance de las siembras sea muy dispar. Potencialmente las prácticas agronómicas tradicionales, sobre todo las fechas, deban replantearse, para lograr salir de la ventana de mayor riesgo de sequía, la cual aún no se consolida en la provincia, pero amenaza”, dijo el SIBER.

DIOS EN LA TIERRA

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat