Destacada Ganaderia

Ganadería en campos agrícolas: “Los sistemas mixtos son más sustentables y rentables”

"Los sistemas mixtos son más sustentables y rentables que los sistemas agrícolas puros y en especial en zonas agrícolas con potencial intermedio", sostuvo el Ing. Agr. José M. Lizzi, en el marco de la Jornada Ganadera del IPCVA realizada en Tres Arroyos.

“Los resultados son auspiciosos en varias dimensiones: resultados económicos, uso de la tierra, impacto ambiental favorable, oferta directa de alimentos y todavía se puede mejorar mucho más. Tenemos el desafío de revertir el cambio climático, sin duda, la implementación de sistemas mixtos eficientes y productivos son hoy la mejor alternativa para lograrlo”, sostuvo el Ing. Agr. José M. Lizzi, especialista en manejo de sistemas pastoriles y asesor del CREA San Cayetano-Tres Arroyos, quien se refirió al proceso de agriculturización y de ganaderización en el marco de la Jornada Ganadera del IPCVA realizada en Tres Arroyos.

La Jornada se llevó a cabo el 9 de junio bajo el slogan “Ganadería en campos agrícolas. Por qué hacerla, cuál puede ser el techo”. Más de 500 personas asistieron al Establecimiento “La Paz” partido de Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires.

El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) realizó un nuevo encuentro presencial en el sur de la provincia de Buenos Aires. Destacados especialistas disertaron con temáticas referidas a la producción ganadera en zonas agrícolas, y distintas salidas a campo.

Pablo Labrunée, Productor Ing. Agr. Juan José Grigera Naón, Presidente del IPCVA Med. Vet. Horacio Berger, Director del CeRBAS INTA

Establecimiento La Paz

Emilce, Pablo y sus hijos Juan Pablo y Natalia siempre vivieron y trabajaron en el campo. La actividad principal fue la agricultura entre campos propios y alquilados. En el año 2016, decidieron incorporar la ganadería como otra forma de producir y comenzar con un proyecto pequeño con objetivos que fueron creciendo, incorporando la rotación de cultivos y pasturas perennes.

La Paz es un establecimiento que cuenta con una superficie de 360 hectáreas, es un campo de aptitud agrícola con producción mixta, donde las rotaciones entre la agricultura y la ganadería son constantes. En el establecimiento se realiza cría e invernada, esta última dependiendo del año. En la actualidad cuenta un total de 350 vientres gestantes, 120 terneras recriando y 7 toros. Con una carga de 1,85 cabezas/ha. Se destinan 255 has para la ganadería, distribuidas en 110 de pasturas, 40 de campo natural y 105 de verdeos.

Sanidad 

Los animales del establecimiento constan con un plan sanitario muy completo, donde los terneros reciben 2 dosis de clostridiales, complejo respiratorio y queratoconjuntivitis al pie de la madre y una tercera dosis al destete. En lo que respecta a los antiparasitarios en octubre al pie de la madre se desparasitan con Ivermectina y luego durante la recría a base de hpg alternamos otros principios como ricobendazoles y fosfamizoles .

En cuanto a la sanidad de los animales adultos se les aplica vacuna reproductiva al servicio y al tacto, vacunas contra la diarrea neonatal el último mes de gestación, además aplican pour on para combatir ectoparásitos como lo son los piojos en esta época y mosca llegando el verano. Con respecto a la aplicación de minerales dan cobre al tacto y en todas las categorías lo analizamos durante todo el año si fuera necesario.

Reproducción 

En cuanto a este tema el servicio es en primavera, estacionado de 3 meses: comienza alrededor del 15 de septiembre y se extiende hasta el 15 de diciembre. Desde hace 3 años se viene inseminando a tiempo fijo, donde los dos primeros años solo fue la vaquillona y este último se inseminó un 75 % de los vientres, luego se realiza el repaso con toros. En este último servicio la preñez de las IATF fue del 65 % en vaquillonas y del 70 % en vacas, y la preñez final fue del 95 % .

Producción 

Generalmente los terneros se destetan en febrero/marzo con un peso promedio normalmente de 210 kg, pasan a pasturas para ser recriados durante un tiempo y luego son encerrados con silos de autoconsumo hasta llegar a los 360 kg aproximadamente y luego van a faena.

En lo que respeta a las pérdidas, estas son muy bajas. El último año se logró un 96,5 % de terneros destetados sobre el total de vientres gestantes; y en la recría el año pasado se tuvo una pérdida de 8 animales lo que representaría un 97 % de animales terminados. El índice de animales logrados en base a vientres gestantes es del 94,5 % .

Producción forrajera

La base forrajera se concentra en pasturas perennes con mezclas de gramíneas y leguminosas. Alfalfa como leguminosa principal, grupo 6-8, Festucas tanto Continentales como Mediterráneas, Cebadilla en densidades muy bajas para generar competencia en malezas el primer año, Lotus para contrarrestar el empaste que podría producirse por la alfalfa y Trébol blanco para los lotes con micro zonas encharcables.

Se fueron realizando diferentes antecesores y tipos de siembra, con los mejores resultados en convencional, antecesor Trigo o Cebada, y fechas de fin de marzo. El manejo nutricional para las mismas en el promedio de los años se realiza con una base fosfatada a la siembra 100-140 kg/ha, luego anualmente 50-60 kg/ha DAP-MAP y algunos años Nitrógeno.

Control de malezas, uso de residuales en premergencia algunos años y luego controles mecánicos post pastoreo. Luego para la oferta forrajera puntual de invierno o verano, se realizan verdeos, Avena + Vicia, siembras de fin de enero, y algunos años sorgos sin buenos resultados para el pastoreo diferido.

Otro cultivo que se esta realizando es maíz de segunda, pensando en la producción de granos para el engorde o en algún momento confección de silaje de maíz, también con el mismo fin, y en enero volear Avena + Vicia para salir con el verdeo implantando post cosecha o picado. El uso de rastrojos de todos los cultivos aportan una oferta forrajera limitada pero ayuda al descanso de las pasturas perennes.

Los resultados en los sistemas mixtos , cuando 2 + 2 = 5 

El Ing. Agr. José M. Lizzi, Especialista en Manejo de Sistemas pastoriles. Líder del Área de Ganadería de CREA – (unidad de I & D), docente posgrado en EPG – FAUBA, asesor del CREA San Cayetano – Tres Arroyos, se refirió al proceso de agriculturización y de ganaderización.

Toda superficie potencialmente agrícola más temprano que tarde termina en cultivo de granos, eso es una tendencia mundial. En Argentina, este proceso se aceleró en el período 2003 – 2010 producto de un contexto de negocio y tecnológico muy favorables para el cultivo de granos. Este incremento de la superficie agrícola se realizó a expensas de superficie ganadera de alto potencial productivo, rompiendo pasturas de loma. Por otro lado, el contexto del negocio ganadero en el mismo período no fue nada favorable, debido a una mala combinación de sequías e intervención de mercados. Como consecuencia de ello ocurrió la gran liquidación de 2009, a lo que siguió la posterior fase de escasez y retención del ciclo ganadero con el incremento de precios tanto de la hacienda como de la carne.

Desde hace algunos años, China viene incrementando su demanda de carne. Esto se debe a la combinación de factores como: crecimiento económico, cambios culturales y de preferencias de consumo con una población mucho más urbana y la ocurrencia de la Peste Porcina Africana que afectó severamente su producción porcina. Eso generó un nuevo contexto de demanda internacional favoreciendo nuestro negocio ganadero.

Por otro lado, el modelo agrícola del país basado en la siembra directa con foco en la economía del agua y cultivos de verano empezó a mostrar señales de agotamiento. Los largos períodos de barbecho que permitían disponer de agua para los cultivos de verano en regiones subhúmedas y semiáridas generaron incremento en los niveles de las napas freáticas. En la zona núcleo agrícola del país se incrementó la recurrencia y severidad de inundaciones aún con precipitaciones en descenso. Esta problemática condujo a un nuevo paradigma: los cultivos de servicio. Estos cultivos de servicio no son ni más ni menos que gramíneas anuales de invierno puras o consociadas con leguminosas como vicia o tréboles. A partir de ello, se vuelve a incorporar la ganadería para aprovechar los cultivos de servicio. En el sudeste de la PBA, este proceso recién están iniciando ahora.

Resultados emergentes : 2 + 2 = 5 

“Al referirnos a la dinámica de sistemas complejos aparece el concepto de  “emergencia”. Un resultado emergente es aquel que se produce de forma no lineal y proporcional a los factores que lo causan, determinado por cómo se combinen. Un ejemplo en términos ganaderos es la heterosis o vigor híbrido, donde un individuo debería tener el valor genético promedio de sus padres, pero en determinadas circunstancias este valor genético es mayor”, señala el Ing. Agr. José M. Lizzi .

El profesional destacó que “en el análisis de sistemas de producción agrícola de la región Pampeana, se comprobó como resultado emergente que la rentabilidad se incrementó en la medida que los sistemas eran más diversos en actividades. Otro resultado emergente fue que la estabilidad en los resultados económicos también fue mayor en los sistemas más diversos”.

Los sistemas mixtos en Tres Arroyos y sur de la provincia de Buenos Aires

En el caso específico de Tres Arroyos y la región, el proceso de agriculturización también se dio, pero no con intensidad de otras regiones debido a las restricciones ambientales locales. La primera, es la baja profundidad efectiva de los suelos por la presencia de tosca, lo que determina una baja capacidad de almacenamiento de agua y nutrientes. La segunda, son las bajas temperaturas que condicionan las siembras de cultivo de verano y especialmente los de segunda.

Resultado emergente 1 : en las rotaciones agrícolas puras sin cultivos de segunda, una proporción importante de la superficie del sistema (25 al 50 % dependiendo de la rotación) pasa en barbecho desde la cosecha de fina (enero) hasta la implantación de la gruesa siguiente (octubre). En los sistemas mixtos, este período sobre esos suelos está ocupado por verdeos de invierno que producen entre 200 y 400 kg de carne por hectárea. Éste es el primer resultado emergente.

Resultado emergente 2: el segundo, está relacionado al primero y tiene que ver con los servicios ecosistémicos que proveen los verdeos de invierno. Ello ocurre por mantener una cubierta verde haciendo fotosíntesis, secuestrando carbono y recirculando nutrientes. A su vez, producto de la implantación del cultivo el control de malezas será mejor y menos costoso. Un punto muy importante a considerar será el momento de ruptura de los verdeos para salir al próximo cultivo de gruesa. Ello estará determinado por: la fecha de siembra del cultivo, la capacidad de almacenamiento de agua del suelo, el umbral de agua en el suelo objetivo a la siembra y las precipitaciones. Los suelos con menor capacidad de almacenamiento se recargan con menores lluvias por lo que permite estirar el ciclo del verdeo sin afectar el rendimiento del cultivo. Los cultivos más tardíos también tienen más chances de ocurrencias de lluvias y recuperar el perfil.

Resultado emergente 3: en el caso de la región las pasturas en base alfalfa son parte de la rotación en sistemas 3×8, 4×8 o 5×5 (pastura perenne x cultivo agrícola). El incluir pasturas en la rotación generó incrementos en el Carbono Orgánico del Suelo (COS) y del nitrógeno orgánico y total. Además de lo que representa una ganancia neta de COS (secuestro) como efecto directo, esto tiene implicancias en toda la actividad biológica, los nutrientes de ciclo orgánico, porosidad y capacidad de retención de agua. En ensayos de rotaciones de largo plazo, la combinación de estos factores determinó que los cultivos con pastura como cultivo antecesor tuvieran mayores rendimientos.

Resultado emergente 4: uno de los mayores problemas del paradigma agrícola actual es la generación de malezas y plagas resistentes de forma continua incluso quebrando las resistencias otorgadas por las mejoras genéticas de los cultivos. Esto genera un ciclo de retroalimentación de mayor uso de herbicidas, selección de individuos resistentes, cambios a otras formulaciones, combinaciones de principios activos y nuevos incrementos de dosis, pero el problema no se resuelve.

Al incluir pasturas en este ciclo se rompe y el efecto directo es la disminución del uso de agroquímicos (hasta un 20 %) con una mayor reducción de la toxicidad (EIQ) de las aplicaciones.

Resultado emergente 5: ya se mencionó el aspecto económico, sin embargo, a la hora de hacer la comparación hoy la producción de carne sobre pasturas perennes bien manejadas en la región está en un rango de 500 a 750 kg/Ha/año. A los valores actuales del novillo, que son buenos para la hacienda, pero extraordinarios para el trigo y cebada, esa producción de carne representa hoy el mismo ingreso que un trigo de 7 t/ha de rendimiento, con el beneficio de la estabilidad ya mencionado.

Resultado emergente 6: el mundo hoy está debatiendo y cuestionando nuestra forma de producir alimentos, el uso y abuso de agroquímicos, el uso de antibióticos para la producción de carne, las emisiones de GEls pero sobre todo la eficiencia trófica de las cadenas productivas y de las cadenas de valor globales. La tendencia es orientar cada vez más los sistemas de agrícolas a la producción de
alimentos y no de granos forrajeros o industriales bajo el concepto de FEED vs FOOD. Pese a las críticas ambientales, ciertamente poco fundadas, por las emisiones de metano entérico, la ganadería ya sea de carne o leche produce alimentos de alto valor biológico.

Conclusión

Hay aspectos de gustos y vocacionales por los cuales alguien podría decidir no hacer ganadería en un campo agrícola. Sin embargo, el Ing. Agr. José M. Lizzi destacó que “hoy existe mucha evidencia de que los sistemas mixtos son más sustentables y rentables que los sistemas agrícolas puros y en especial en zonas agrícolas con potencial intermedio. Es claro que los sistemas complejos demandan otro nivel de gestión, infraestructura y mano de obra y para muchos esto es un resultado emergente negativo. Para aquellos que disfrutan de criar y engordar ganado y que están dispuestos a asumir la complejidad de los sistemas mixtos, hoy los resultados son auspiciosos en varias dimensiones: resultados económicos, uso de la tierra, impacto ambiental favorable, oferta directa de alimentos y todavía se puede mejorar mucho más”.

En ese sentido señaló que para ello, uno de los principales desafíos será “la gestión del negocio, medir y aprender de forma permanente. Tenemos el gran desafío de producir alimentos para un mundo que no para de demandarlos, haciéndolo con mayor eficiencia y cuidando el ambiente. Tenemos el desafío de revertir el cambio climático y para ello maximizar la fotosíntesis total del sistema y para lograrlo no podemos pensar en barbechos de 9 meses. Sin duda, la implementación de sistemas mixtos eficientes y productivos son hoy la mejor alternativa para lograrlo”, concluyó el Ing. Agr. José M. Lizzi.

 



DIOS EN LA TIERRA

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat