Dios en la Tierra

Hoy el santoral recuerda a San Chárbel Makhlouf

Hoy es la fiesta de San Chárbel Makhlouf, ejemplo de vida consagrada y mística.

San Chárbel Makhlouf fue un sacerdote, asceta y religioso libanés, perteneciente a la Iglesia católica maronita -Iglesia oriental que data del s. V y hoy una de las 24 Iglesias “sui iuris” integrantes de la Iglesia católica-. San Chárbel, cuyo nombre original fue Youssef Antoun (José Antonio), nació en Beqakafra, Líbano, el 8 de mayo de 1828. Es el primer santo oriental canonizado desde el siglo XIII.

San Chárbel quedó huérfano de padre a los 3 años y quedó al cuidado de su madre. Ella contrajo segundas nupcias con un sacerdote maronita -los maronitas admiten sacerdotes casados-, quien sería una influencia positiva para Youssef. Además, dos de sus tíos fueron monjes ermitaños, por lo que el joven creció en un ambiente de auténtica espiritualidad.

A los veintitrés años, dejó el hogar materno y entró al monasterio de Nuestra Señora de Mayfouq, adoptando el nombre de un mártir Sirio: Chárbel.

Hizo los votos solemnes en 1853 y fue ordenado sacerdote en 1859 por Mons. José al Marid, bajo el patriarcado de Paulo I Pedro Masad. Se estableció en el monasterio de San Marón en Annaya, ubicado en las partes montañosas del Líbano, a 1067 m. sobre el nivel del mar.

El P. Chárbel vivió en esa comunidad por 15 años, convirtiéndose en un monje ejemplar, dedicado a la oración, al apostolado y la lectura espiritual.

Posteriormente sintió el llamado a la vida en soledad y se convirtió en ermitaño. Recibió la autorización para ello el 13 de febrero de 1875. Desde aquel día hasta su muerte en 1898, San Chárbel estuvo dedicado a la oración -rezaba las horas principales e intermedias (7 momentos diferentes del día) de la Liturgia de las horas-, la ascesis, la penitencia y el trabajo manual. Solo comía una vez al día y vivía la mayor parte del tiempo en silencio. Solo hacía un alto a su oración para recibir a los numerosos visitantes que llegaban atraídos por su reputación de santidad. Esas personas llegaban ante el Santo en busca de consejo, alguna promesa de oración o algún milagro -San Chárbel realizó curaciones milagrosas-.

Fue beatificado por el Papa San Pablo VI el 5 de diciembre de 1965, durante la clausura del Concilio Vaticano II. Años más tarde el mismo Pablo VI lo canonizaría (9 de octubre de 1977) en el marco de las celebraciones del Sínodo Mundial de Obispos.

La devoción a San Chárbel se ha extendido dentro y fuera de las fronteras del Líbano, prueba de ello es la particular y fuerte veneración de la que goza en México y otras partes de la América hispana.

8 datos sobre la vida de San Chárbel, el santo que une a cristianos y musulmanes

1. Nació en el Líbano

San Charbel nació en 1828, Joseph Antoun Makhlouf, en el pueblo libanés del norte de Beqa-Kafra. Era el más joven de cinco hermanos y sus padres eran sencillos y devotos agricultores maronitas.

2. Buscaba la santidad desde niño

Se cuenta que el anhelo de Joseph era la santidad. Incluso cuando era niño, se iba solo a una gruta y rezaba. Creció con el ejemplo de dos de sus tíos, ambos ermitaños.

3. El nombre Chárbel está inspirado en un santo de la iglesia primitiva

A la edad de 23 años dejó en silencio a su familia. Viajó más de un día a pie hasta llegar al Monasterio de Nuestra Señora del Líbano, donde comenzó su noviciado. Cuando se unió a la orden de los monjes maronitas libaneses en el Monasterio de San Marón en Annaya, eligió el nombre de Chárbel en honor a un mártir del siglo II.

4. Fue eremita y asceta

El santo vivió durante 19 años en el Monasterio de San Marón muy dedicado a la oración, penitencia, trabajo manual y silencio contemplativo. También vivió un ascetismo riguroso y una profunda unión con Dios durante los últimos 23 años de su vida en una ermita.

La única perturbación que tenía era la gran cantidad de visitantes que llegaban atraídos por su reputación de santidad, para buscar consejo, la promesa de oración o algún milagro.

4. Es el primer santo del Líbano

Chárbel fue beatificado el 5 de diciembre de 1965 y canonizado el 9 de octubre de 1977, siendo el primer santo del Líbano y el primer santo oriental canonizado desde el siglo XIII.

El Papa San Pablo VI comentó en la ceremonia de beatificación: “¡Qué símbolo de unión entre Oriente y Occidente! Toda su existencia se centró completamente en la celebración de la Misa, en la oración silenciosa ante el Santísimo Sacramento y en la práctica heroica de las virtudes de la obediencia, pobreza y castidad”.

5. Sufrió una parálisis que le causó la muerte

En 1898, el padre Chárbel sufrió una hemiplejía (parálisis en un lado del cuerpo) mientras celebraba Misa. Murió ocho días después, en la víspera de Navidad, a la edad de 70 años.

6. Su cuerpo fue hallado incorrupto

Se cuenta que tras su muerte, apareció una luz deslumbrante alrededor de su tumba. Cuando ésta se abrió cuatro meses después, el cuerpo del ermitaño estaba incorrupto, secretando sangre y sudor. Su cuerpo continuó sangrando durante muchos años, y a veces la sustancia incluso brotaba de las paredes de su tumba.

7. Vivió como ermitaño, pero fue muy popular tras su muerte

El humilde ermitaño que solo sabía rezar, guardar silencio, obedecer y hacer penitencia, se hizo conocido en todo el mundo. Para 1952, el Monasterio de San Marón había recibido 130.000 cartas de 95 naciones, algunas pidiendo cualquier cosa que hubiera estado en contacto con el santo monje y otras expresando gratitud por los favores recibidos.

Además, San Chárbel recibe alrededor de 4 millones de visitantes al año, incluidos cristianos y musulmanes.

8. Hizo miles de milagros y los sigue haciendo

Según el Monasterio de San Marón, desde el comienzo de los prodigios obrados por San Chárbel, existen alrededor de 29.000 milagros documentados en el archivo del monasterio. Cada año, ocurren por su intercesión alrededor de 100 milagros, de los cuales al menos el 10% de los destinatarios son personas no bautizadas, incluidos musulmanes, drusos, judíos y ateos.

Antes de 1950, los milagros se verificaban solo a través del testimonio de un sacerdote. Ahora, con la tecnología médica más avanzada disponible, se solicita los documentos médicos que demuestren la enfermedad inicial de la persona y más tarde, su buena salud inexplicable.

Fuente: ACI

DIOS EN LA TIERRA

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat