Dios en la Tierra

Hoy es fiesta de la Beata María del Divino Corazón, apóstol del Corazón de Cristo

08 Junio. Lunes de la décima semana del Tiempo Ordinario. El santoral recuerda a la Beata Maria Divino Corazón.
Compartir:

Primer Libro de los Reyes 17,1-6.

Elías el tisbita, de Tisbé en Galaad, dijo a Ajab: “¡Por la vida del Señor, el Dios de Israel, a quien yo sirvo, no habrá estos años rocío ni lluvia, a menos que yo lo diga!”.
La palabra del Señor le llegó en estos términos:
“Vete de aquí; encamínate hacia el Oriente y escóndete junto al torrente Querit, que está al este del Jordán.
Beberás del torrente, y yo he mandado a los cuervos que te provean allí de alimento”.
El partió y obró según la palabra del Señor: fue a establecerse junto al torrente Querit, que está al este del Jordán.
Los cuervos le traían pan por la mañana y carne por la tarde, y él bebía del torrente.

Salmo 121(120),1-2.3-4.5-6.7-8.

Levanto mis ojos a las montañas:
¿de dónde me vendrá la ayuda?
La ayuda me viene del Señor,
que hizo el cielo y la tierra.

El no dejará que resbale tu pie:
¡tu guardián no duerme!
No, no duerme ni dormita
el guardián de Israel.

El Señor es tu guardián,
es la sombra protectora a tu derecha:
de día, no te dañará el sol,
ni la luna de noche.

El Señor te protegerá de todo mal
y cuidará tu vida.
El te protegerá en la partida y el regreso,
ahora y para siempre.

Evangelio según San Mateo 5,1-12.

Al ver a la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se acercaron a él.
Entonces tomó la palabra y comenzó a enseñarles, diciendo:
“Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.
Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.
Felices los afligidos, porque serán consolados.
Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.
Felices los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios.
Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.
Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.
Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mí.
Alégrense y regocíjense entonces, porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo; de la misma manera persiguieron a los profetas que los precedieron.”

Amén

Hoy es fiesta de la Beata María del Divino Corazón, apóstol del Corazón de Cristo

La Beata María del Divino Corazón fue una religiosa de las Hermanas del Buen Pastor conocida por influir en el Papa León XIII para que redacte su encíclica Annum sacrum y consagre al mundo entero al Sagrado Corazón de Jesús.

Nació en Alemania el 8 de septiembre de 1863 el día de la Solemnidad de la Natividad y le pusieron de nombre María Anna Johanna Droste zu Vischering. Sus padres fueron condes de la realeza y ella recibió educación católica.

En 1878 escuchó un sermón sobre el Evangelio de San Mateo que dice “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma” y dijo: “En ese momento pensé: ¡Tengo que llegar a ser religiosa! Hubiera preferido que mis oídos no lo hubieran escuchado, pero es imposible resistirse a la voz de Dios”.

Diez años después, en 1888, luego de pasar por un internado de las Hermanas del Buen Pastor ingresó al convento de la misma Congregación ubicado en Münster, respondiendo a una inspiración que provino del mismísimo Sagrado Corazón.

En 1889 tomó los hábitos religiosos; todos los biógrafos recalcan que ese mismo día, en Lisieux, también tomaba los votos la carmelita Santa Teresita del Niño Jesús.

Entre 1897 y 1898, la Madre María del Divino Corazón, de acuerdo con las peticiones del mismo Jesús que se le continuó revelando por medio de locuciones interiores, escribió al Papa León XIII a pedir la consagración de la humanidad al Sagrado Corazón de Jesús.

El Papa León XIII, no sólo accedió a la petición el 11 de junio de 1899, sino que incluso dijo que aquella decisión había sido el mayor acto de su pontificado. Sor María recibió la alegre noticia, sin embargo, su salud se deterioró mucho y no viviría para el día de la consagración.

El 8 de junio de aquel año entregó su alma al Señor en la casa de Oporto después de haber sufrido una parálisis durante tres años.

El día de la Solemnidad de Todos los Santos, 1 de noviembre de 1975, fue beatificada por el Papa PabloVI, justamente al cumplirse 300 años de las revelaciones del Corazón de Jesús a Santa Margarita María Alacoque, al lado de la cual se distingue como apóstol de la misericordia del Corazón de Cristo.

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat