Dios en la Tierra

Hoy es fiesta de San Francisco Caracciolo, que hizo una importante promesa a Dios

Jueves 04 Junio. Jueves de la novena semana del Tiempo Ordinario. El santoral recuerda a San Francisco Caracciolo y al Beato Francisco Pianzola.
Compartir:

Segunda Carta de San Pablo a Timoteo 2,8-15.

Acuérdate de Jesucristo, que resucitó de entre los muertos y es descendiente de David. Esta es la Buena Noticia que yo predico,
por la cual sufro y estoy encadenado como un malhechor. Pero la palabra de Dios no está encadenada.
Por eso soporto estas pruebas por amor a los elegidos, a fin de que ellos también alcancen la salvación que está en Cristo Jesús y participen de la gloria eterna.
Esta doctrina es digna de fe: Si hemos muerto con él, viviremos con él.
Si somos constantes, reinaremos con él. Si renegamos de él, él también renegará de nosotros.
Si somos infieles, él es fiel, porque no puede renegar de sí mismo.
No dejes de enseñar estas cosas, ni de exhortar delante de Dios a que se eviten las discusiones inútiles, que sólo sirven para perdición de quienes las escuchan.
Esfuérzate en ser digno de la aprobación de Dios, presentándote ante él como un obrero que no tienen de qué avergonzarse y como un fiel dispensador de la Palabra de verdad.

Salmo 25(24),4bc-5ab.8-9.10.14.

Muéstrame, Señor, tus caminos,
enséñame tus senderos.
Guíame por el camino de tu fidelidad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y mi salvador.

El Señor es bondadoso y recto:
por eso muestra el camino a los extraviados;
él guía a los humildes para que obren rectamente
y enseña su camino a los pobres.

Todos los senderos del Señor son amor y fidelidad,
para los que observan los preceptos de su alianza.
El Señor da su amistad a los que lo temen
y les hace conocer su alianza.

Evangelio según San Marcos 12,28-34.

Un escriba que los oyó discutir, al ver que les había respondido bien, se acercó y le preguntó: “¿Cuál es el primero de los mandamientos?”.
Jesús respondió: “El primero es: Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor;
y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas.
El segundo es: Amarás a tu prójimo como a tí mismo. No hay otro mandamiento más grande que estos”.
El escriba le dijo: “Muy bien, Maestro, tienes razón al decir que hay un solo Dios y no hay otro más que él,
y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios”.
Jesús, al ver que había respondido tan acertadamente, le dijo: “Tú no estás lejos del Reino de Dios”. Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Amén

Hoy es fiesta de San Francisco Caracciolo, que hizo una importante promesa a Dios

San Francisco Caracciolo fue un religioso italiano que fundó, junto a Agustín Adorno, la orden de Clérigos Regulares Menores, de la que fue superior general.

A este santo la llamaban “predicador del amor de Dios” porque predicaba constantemente la misericordia que Dios tiene con los pecadores; era fiel devoto de la Santísima Virgen; y en reiteradas ocasiones devolvió la salud a los enfermos con la señal de la cruz.

También fundó una gran casa religiosa en Nápoles, que pronto se llenó de nuevos religiosos, e hizo lo mismo en Madrid, Valladolid y Alcalá en España.

Francisco Caracciolo nació el 13 de octubre de 1563 en la región de los Abruzos (Italia). A los 22 años le dio una enfermedad a la piel que parecía incurable.

Por tal motivo, Francisco le prometió a Dios que si lo curaba, entonces dedicaría su vida al sacerdocio y al apostolado.

De esta manera, curado de milagro, decidió cumplir con su promesa y empezó a prepararse para el sacerdocio. Se fue a Nápoles, y allá, apenas ordenado sacerdote se unió a un grupo de apostolado que se dedicaba a atender a los presos de las cárceles.

En 1588 el Papa Sixto V aprobó la nueva Congregación que Francisco había decidido fundar, y les fue concedida una casa junto a la famosa Basílica Santa María la Mayor.

Sus religiosos predicaron en pueblos y veredas, y hacían apostolados en las cárceles y hospitales. También contaban con ciertos sitios apartados para dedicarse a la oración y a la meditación.

En 1607 Francisco renunció al cargo de superior general y se dedicó a la oración y meditación.

En su habitación, en Nápoles, lo encontraron varias veces en el suelo con los brazos en cruz, en éxtasis, orando y mirando al crucifijo.

Murió a los 44 años de fuertes calenturas, era el 4 de junio del año 1608.

Fue beatificado por el papa Clemente XIV el 4 de junio de 1769 y canonizado por el papa Pío VII el 24 de mayo de 1807.

 

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat