Dios en la Tierra

Hoy es fiesta San Camilo de Lelis, patrono de enfermos y precursor de la Cruz Roja

14 Julio. Martes de la decimoquinta semana del Tiempo Ordinario. El santoral recuerda a San Camilo de Lelis y a San Francisco Solano.
Compartir:

Libro de Isaías 7,1-9.

En tiempos de Ajaz, hijo de Jotám, hijo de Ozías, rey de Judá, Resín, rey de Arám, y Pécaj, hijo de Remalías, rey de Israel, subieron contra Jerusalén para atacarla, pero no la pudieron expugnar.
Cuando se informó a la casa de David: “Arám está acampado en Efraím”, se estremeció su corazón y el corazón de su pueblo, como se estremecen por el viento los árboles del bosque.
El Señor dijo a Isaías: “Ve al encuentro de Ajaz, tú y tu hijo Sear Iasub, al extremo del canal del estanque superior, sobre la senda del campo del Tintorero.
Tú le dirás: Manténte alerta y no pierdas la calma; no temas, y que tu corazón no se intimide ante esos dos cabos de tizones humeantes, ante el furor de Resín de Arám y del hijo de Remalías.
Porque Arám, Efraím y el hijo de Remalías se han confabulado contra ti, diciendo:
“Subamos contra Judá, hagamos cundir el pánico, sometámosla y pongamos allí como rey al hijo de Tabel”.
Pero así habla el Señor: Eso no se realizará, eso no sucederá.
a Porque la cabeza de Arám es Damasco, y la cabeza de Damasco Resín; la cabeza de Efraím es Samaría, y la cabeza de Samaría, el hijo de Remalías. Dentro de sesenta y cinco años, Efraím será destrozado, y no será más un pueblo-.
b Si ustedes no creen, no subsistirán”.

Salmo 48(47),2-3a.3b-4.5-6.7-8.

El Señor es grande y digno de alabanza,
en la Ciudad de nuestro Dios.
Su santa Montaña, la altura más hermosa,
es la alegría de toda la tierra.

el Señor se manifestó como un baluarte
en medio de sus palacios.
Porque los reyes se aliaron
y avanzaron unidos contra ella;

pero apenas la vieron quedaron pasmados
y huyeron despavoridos.
Allí se apoderó de ellos el terror
y dolores como los del parto,

como cuando el viento del desierto
destroza las naves de Tarsis.

Evangelio según San Mateo 11,20-24.

Jesús comenzó a recriminar a aquellas ciudades donde había realizado más milagros, porque no se habían convertido.
“¡Ay de ti, Corozaín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si los milagros realizados entre ustedes se hubieran hecho en Tiro y en Sidón, hace tiempo que se habrían convertido, poniéndose cilicio y cubriéndose con ceniza.
Yo les aseguro que, en el día del Juicio, Tiro y Sidón serán tratadas menos rigurosamente que ustedes.
Y tú, Cafarnaún, ¿acaso crees que serás elevada hasta el cielo? No, serás precipitada hasta el infierno. Porque si los milagros realizados en ti se hubieran hecho en Sodoma, esa ciudad aún existiría.
Yo les aseguro que, en el día del Juicio, la tierra de Sodoma será tratada menos rigurosamente que tú”.

Amén

Hoy es fiesta San Camilo de Lelis, patrono de enfermos y precursor de la Cruz Roja

Hoy 14 de julio es fiesta de San Camilo de Lelis, fundador de los Siervos de los enfermos y patrono de los profesionales de la salud y hospitales. Sus religiosos se convirtieron en los enfermeros de guerra antes de que existiese la Cruz Roja.

San Camilo nació en 1350 en Italia. Formó parte del ejército veneciano para luchar contra los turcos, pero contrajo una enfermedad en la pierna por la que sufrió toda su vida. Más adelante ingresó como paciente y criado en el hospital de San Giacomo en Roma, pero meses después lo despidieron por ser muy revoltoso. Es así que retornó como soldado contra los turcos.

Tenía el vicio del juego de azar y cierto día perdió todo lo que poseía, incluso la camisa que llevaba puesta. En la miseria, se puso a trabajar en la construcción de un convento capuchino en Manfredonia.

Al escuchar las prédicas, poco a poco su corazón fue cambiando hasta que se reconoció como un gran pecador y se encomendó a la misericordia de Dios. Ingresó a los capuchinos, pero no pudo profesar por la enfermedad de su pierna. Retornó al hospital de San Giacomo y se dedicó al cuidado de los enfermos, llegando a ser un ejemplar superintendente del hospital.

Viendo la necesidad, fundó una asociación de personas que desearan consagrarse por caridad al cuidado de los enfermos. Luego del acompañamiento de San Felipe Neri, decidió recibir las órdenes sagradas.

San Camilo decidió independizarse del Hospital San Giacomo y con dos compañeros inició la congregación de los Siervos de los enfermos. Cada día asistían a los pacientes del Hospital del Espíritu Santo, cuidándolos como si se tratara del mismo Cristo y acercándolos a los sacramentos.

Con el tiempo, el servicio de la congregación se fue ampliando y se asumió la misión de atender a los prisioneros enfermos y a los convalecientes que vivieran en casas particulares. Desde aquel entonces San Camilo envió religiosos con las tropas para que atendieran a los que cayeran heridos.

Muchos religiosos murieron en este sacrificado servicio, incluso por la peste, pero San Camilo y sus hermanos continuaron heroicamente. Tiempo después, San Gregorio XIV conformó a la Congregación de San Camilo como orden religiosa.

El Santo de los enfermos siempre padeció por su pierna, que además se le había fracturado, y tenía dos llagas dolorosas en la planta del pie. Antes de morir sufría de náuseas y casi no podía comer, pero aun así se mantenía preocupado por los necesitados.

En 1607 renunció a la dirección de su orden y partió a la Casa del Padre el 14 de julio de 1614 con 64 años de edad. León XIII lo proclamó patrono de los enfermos junto con San Juan de Dios y Pío XI lo declaró patrono de los enfermos y sus asociaciones.

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat