Dios en la Tierra

Hoy es la fiesta de Santa Margarita Bourgeoys, la primera santa canadiense

12 Enero. Martes de la primera semana del tiempo ordinario.
Compartir:

Carta a los Hebreos 2,5-12.

Hermanos: Dios no ha sometido a los ángeles el mundo venidero del que nosotros hablamos.
Acerca de esto, hay un testimonio que dice: “¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él, el ser humano para que te ocupes de él?
Por poco tiempo lo pusiste debajo de los ángeles y lo coronaste de gloria y esplendor.
Todo lo sometiste bajo sus pies”. Si Dios le ha sometido todas las cosas, nada ha quedado fuera de su dominio. De hecho, todavía no vemos que todo le está sometido.
Pero a aquel que fue puesto por poco tiempo debajo de los ángeles, a Jesús, ahora lo vemos coronado de gloria y esplendor, a causa de la muerte que padeció. Así, por la gracia de Dios, él experimentó la muerte en favor de todos.
Convenía, en efecto, que aquel por quien y para quien existen todas las cosas, a fin de llevar a la gloria a un gran número de hijos, perfeccionara, por medio del sufrimiento, al jefe que los conduciría a la salvación.
Porque el que santifica y los que son santificados, tienen todos un mismo origen. Por eso, él no se avergüenza de llamarlos hermanos,
cuando dice: “Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos, te alabaré en medio de la asamblea”.

Salmo 8,2ab.5.6-7.8-9.

¡Señor, nuestro Dios,
qué grande es tu nombre en toda la tierra!
¿Qué es el hombre para que pienses en él,
el ser humano para que lo cuides?

Lo hiciste poco inferior a los ángeles,
lo coronaste de gloria y esplendor;
le diste dominio sobre la obra de tus manos.
Todo lo pusiste bajo sus pies.

Todos los rebaños y ganados,
y hasta los animales salvajes;
las aves del cielo, los peces del mar
y cuanto surca los senderos de las aguas.

Evangelio según San Marcos 1,21-28.

Entraron en Cafarnaún, y cuando llegó el sábado, Jesús fue a la sinagoga y comenzó a enseñar.
Todos estaban asombrados de su enseñanza, porque les enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas.
Y había en la sinagoga un hombre poseído de un espíritu impuro, que comenzó a gritar:
“¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido para acabar con nosotros? Ya sé quién eres: el Santo de Dios”.
Pero Jesús lo increpó, diciendo: “Cállate y sal de este hombre”.
El espíritu impuro lo sacudió violentamente y, dando un gran alarido, salió de ese hombre.
Todos quedaron asombrados y se preguntaban unos a otros: “¿Qué es esto? ¡Enseña de una manera nueva, llena de autoridad; da órdenes a los espíritus impuros, y estos le obedecen!”.
Y su fama se extendió rápidamente por todas partes, en toda la región de Galilea.

Amén

Hoy es la fiesta de Santa Margarita Bourgeoys, la primera santa canadiense

Santa Margarita Bourgeoys fue una religiosa francesa que trabajó como misionera en Norteamérica. Fue la fundadora de la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de Montréal, que prestó gran ayuda a colonos europeos que llegaban a Canadá en medio de las más difíciles circunstancias. Santa Margarita trabajó incansablemente para fortalecer la formación cristiana de los católicos que arribaban a las nuevas tierras, y se convirtió, junto a sus hermanas religiosas, en soporte de miles de seres humanos que padecieron hambre y enfermedades.

Margarita Bourgeoys nació en Francia en 1620. A los 20 años tendría un encuentro con Dios que la marcaría para siempre, a partir del cual dedicaría su vida totalmente a los más necesitados. En aquella oportunidad, Margarita quedó impactada por la imagen de la Virgen del Rosario, cuando quedó contemplando su dulce rostro durante las celebraciones que se realizaban en honor de la Madre de Dios. Conmovida por la mirada de la Virgen, descubrió que no podía vivir de otra manera que no fuese consagrándose a Dios.

En 1653 llegó a Montreal (Canadá), en ese entonces colonia francesa con el nombre de Ville-Marie, y allí se dedicó, junto a un grupo de mujeres, a la catequesis en las escuelas y a la asistencia pastoral en las parroquias. Esa sería su labor hasta que Dios la llamó a su presencia, en 1700.

En 1668 inauguró la primera escuela de Montreal con una docena de alumnos. Y cuando estuvo de regreso en Francia, entre 1670 y 1672, consiguió la aprobación civil del rey Luis XIV y la venia canónica del Beato Francisco de Laval para fundar la Congregación de Nuestra Señora. Es así que Margarita fundó en 1676 la primera congregación femenina sin clausura de la historia de la Iglesia.

La joven comunidad logró aglutinar a jóvenes francesas y amerindias. La congregación contaba con 18 religiosas de las cuales 7 eran nativas de Canadá. Además, las hermanas abrieron una granja donde no solo produjeron alimentos para capear la hambruna que azotaba la región sino que se convirtió en un centro de instrucción para formar a granjeros en la crianza de animales y cultivo de especias.

Murió el 12 de enero de 1700 en Montreal, Canadá. Fue beatificada por el Papa Pío XII en 1950 y canonizada en 1982 por San Juan Pablo II.

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat