Dios en la Tierra

Hoy se recuerda a Santa Teresa de Jesús Jornet e Ibars, patrona de la ancianidad

26 de agosto. Jueves de la vigesimoprimera semana del Tiempo Ordinario.

Primera Carta de San Pablo a los Tesalonicenses 3,7-13.

Por eso, hermanos, a pesar de las angustias y contrariedades, nos sentimos reconfortados por ustedes, al comprobar su fe.
Sí, ahora volvemos a vivir, sabiendo que ustedes permanecen firmes en el Señor.
¿Cómo podremos dar gracias a Dios por ustedes, por todo el gozo que nos hacen sentir en la presencia de nuestro Dios?
Día y noche, le pedimos con insistencia que podamos verlos de nuevo personalmente, para completar lo que todavía falta a su fe.
Que el mismo Dios, nuestro Padre, y nuestro Señor Jesucristo, nos allanen el camino para ir allí.
Que el Señor los haga crecer cada vez más en el amor mutuo y hacia todos los demás, semejante al que nosotros tenemos por ustedes.
Que él fortalezca sus corazones en la santidad y los haga irreprochables delante de Dios, nuestro Padre, el Día de la Venida del Señor Jesús con todos sus santos.

Salmo 90(89),3-4.12-13.14.17.

Tú haces que los hombres vuelvan al polvo,
con sólo decirles: “Vuelvan, seres humanos”.
Porque mil años son ante tus ojos
como el día de ayer, que ya pasó,

como una vigilia de la noche.
Enséñanos a calcular nuestros años,
para que nuestro corazón alcance la sabiduría.
¡Vuélvete, Señor! ¿Hasta cuándo…?

Ten compasión de tus servidores.
Sácianos en seguida con tu amor,
y cantaremos felices toda nuestra vida.
Que descienda hasta nosotros

la bondad del Señor;
que el Señor, nuestro Dios,
haga prosperar la obra de nuestras manos.

Evangelio según San Mateo 24,42-51.

Estén prevenidos, porque ustedes no saben qué día vendrá su Señor.
Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, velaría y no dejaría perforar las paredes de su casa.
Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora menos pensada.
¿Cuál es, entonces, el servidor fiel y previsor, a quien el Señor ha puesto al frente de su personal, para distribuir el alimento en el momento oportuno?
Feliz aquel servidor a quien su señor, al llegar, encuentre ocupado en este trabajo.
Les aseguro que lo hará administrador de todos sus bienes.
Pero si es un mal servidor, que piensa: ‘Mi señor tardará’,
y se dedica a golpear a sus compañeros, a comer y a beber con los borrachos,
su señor llegará el día y la hora menos pensada,
y lo castigará. Entonces él correrá la misma suerte que los hipócritas. Allí habrá llanto y rechinar de dientes.

Hoy celebramos a Santa Teresa de Jesús Jornet e Ibars, patrona de la ancianidad

Santa Teresa de Jesús Jornet e Ibars (1843 – 1897) fue una religiosa española que se santificó en el cuidado de los ancianos. En 1873 fundó la congregación religiosa de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados. Al morir dejó 103 asilos entre España y América.

Nació en Aitona, Lérida (España) el 9 de enero de 1843 en el seno de una familia profundamente católica. Como muestra de ello se pueden contar las numerosas vocaciones que florecieron dentro de la familia. Dos de sus hermanas fueron también religiosas: una de ellas, Josefa, ingresó a las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul y sirvió muchos años en un hospital de la Habana (Cuba); la otra se incorporó a la Congregación que Teresa fundó. Finalmente, tres de las hijas de su hermano también formaron parte de la comunidad.

Teresa de Jesús Jornet e Ibars estudió para maestra en la ciudad de Lérida. Al graduarse fue invitada por un tío suyo, el padre Francisco Palau y Quer -carmelita descalzo exclaustrado y hoy beato- a trabajar en el Instituto de las Hermanas Terciarias Carmelitas, que él había fundado. Teresa trabajó allí con esmero, pero sin considerar aún la vida religiosa como opción para su vida.

El llamado vocacional vino después. Teresa se sintió llamada a la vida contemplativa y solicitó su ingreso al monasterio de las clarisas de Briviesca en Burgos (España) en 1872. Sin embargo, no llegó a realizar los votos y volvió a la casa familiar. Decide entonces hacerse carmelita terciaria y dedicarse a la enseñanza.

En junio de ese mismo año, realizó un viaje junto a su madre a las aguas termales de Estadilla (Huesca). Durante el trayecto de regreso, Teresa se detuvo en Barbastro, localidad en la que el Beato Saturnino López Novoa y un grupo de sacerdotes se dedicaban al cuidado de ancianos abandonados.

Teresa vió en aquella noble labor el camino que había estado buscando y que ahora aparecía despejado y luminoso. Sabía que era Cristo mismo quien le pedía entregarse a los demás. Poco después, el 11 de octubre de 1872, Teresa regresa a Barbastro, acompañada de su hermana María y de la amiga de ambas, Mercedes Calzada, para unirse al grupo de las primeras aspirantes, dirigidas por el Beato Saturnino López Novoa.

Teresa fue nombrada superiora de esa primera comunidad femenina y recibe oficialmente, de manos del Beato Saturnino, las constituciones de la nueva comunidad. Unos meses más tarde, el 27 de enero de 1873, se produce la fundación de la Congregación de Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

Para mayo de 1873 las hermanitas llegan a Valencia, siempre acompañadas del beato Saturnino López, a solicitud de la Asociación de Católicos de la ciudad para comenzar el trabajo de ayuda a los ancianos en abandono.

Teresa de Jesús Jornet e Ibars fue superiora general hasta su muerte en Liria, Valencia el 26 de agosto de 1897, a los 54 años.

La espiritualidad de esta Congregación consiste en acoger a los ancianos más pobres e integrarlos a un ambiente de familia, atendiendo sus necesidades materiales y espirituales. En palabras de Santa Teresa, se trata de: “cuidar los cuerpos para salvar las almas”. Santa Teresa de Jesús Jornet e Ibars fue beatificada el 27 de abril de 1958 por el Papa Pío XII, 50 años después de su muerte. El Papa Pablo VI la canonizó el 27 de enero de 1974.

En la actualidad, las Hermanitas de los Ancianos Desamparados tienen 204 hogares en 19 países, entre ellos Filipinas, Mozambique, Guatemala y Paraguay.

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat