Destacada Río Adentro

La agroindustria y la hidrovía, un ensamble imprescindible

Referentes de la agroindustria expresaron su preocupación por la incertidumbre en torno al futuro de la hidrovía.
Compartir:

Ante el próximo vencimiento del contrato de dragado y balizamiento, por iniciativa de los diputados Clara García y Maximiliano Pullaro, se organizó un seminario con la participación de expertos, legisladores y actores privados. “Es un momento clave para nuestra provincia porque se define el perfil del desarrollo de las próximas décadas”, advirtieron los legisladores santafesinos.

Con el objetivo de analizar y reflexionar sobre la hidrovía y la gestión de su navegación para el desarrollo de Santa Fe, la Región Centro y el país en su conjunto, desde la Cámara de Diputadas y Diputados, que preside Miguel Lifschitz, se organizó un ciclo de seminarios denominado “Hidrovía: reflexiones sobre la ruta de nuestro desarrollo”, que propicia un debate profundo, en un contexto marcado por el vencimiento de la concesión del dragado y balizamiento del Sistema de Navegación Troncal de la Hidrovía Paraguay-Paraná, y el anuncio de la creación de un Consejo Consultivo y una sociedad estatal para su administración.

A partir de la iniciativa presentada por la diputada Clara García (Socialistas- FPCyS) y el diputado Maximiliano Pullaro (UCR-FPCyS), el miércoles 17 de febrero se realizó el segundo, de cuatro encuentros virtuales a través de la plataforma Zoom: “La AGROINDUSTRIA y la HIDROVIA un ensamble imprescindible”. La apertura estuvo a cargo del presidente de la Cámara de Diputadas y Diputados de Santa Fe, Miguel Lifschitz; y como panelistas participaron: Ignacio Mántaras, presidente de la Sociedad Rural de Santa Fe; Norberto Niclis, vicepresidente de Coninagro y delegado de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) ; Elbio Guía, vicepresidente 1º de la Federación Agraria Argentina y delegado por Entre Ríos y Claudio Soumoulou, Presidente de la ACA . Además participaron unas 160 personas, entre ellas, intendentes, presidentes comunales, funcionarios y exfuncionarios de varias provincias, legisladores, productores, especialistas, y profesionales.

En general se insistió en la “necesidad de un proceso de licitación transparente”, así como de “un órgano de control que funcione y no genere burocracia”, de modo de contar con una “hidrovía más eficiente, con más infraestructura y tecnología, y menores costos”. La posibilidad de que el Estado se haga cargo de la concesión sólo concitó rechazo por la imposibilidad fáctica de hacerlo, mientras que otra cuestión que genera inquietud es el desarrollo del Canal Magdalena, alternativa impulsada desde la provincia de Buenos Aires que modificaría la traza actual de la hidrovía.

En la apertura Miguel Lifschitz, ante el inminente vencimiento de la concesión, remarcó que es necesaria “una prórroga lo más breve posible, para que el proceso licitatorio público e internacional se haga de manera transparente y garantizando los intereses del interior y de Santa Fe, en particular”. También advirtió que sería “muy negativo” que el tema se politice cuando se trata de uno de los sectores más dinámicos, potentes y que más aporta a la economía nacional”.

Lifschitz  además diferenció que existen “tres realidades distintas: un gran complejo portuario con más de 30 terminales en el sur, otro cuadro de situación a la altura de la ciudad de Santa Fe, y luego los puertos del norte, en Reconquista y Villa Ocampo, que también requieren una mirada estratégica”. “Es muy importante que Santa Fe tenga un lugar preponderante en la mesa de decisiones no solo en representación de los intereses santafesinos, sino de otras provincias que dependen de nuestro complejo portuario para exportar su producción, algo que no sería posible sin la hidrovía”, agregó el exgobernador.

El gobierno nacional prorrogó un año la actual concesión –que vence el 31 de abril de 2021- y propone el llamado a una nueva licitación nacional e internacional y la creación de un Consejo Consultivo de carácter federal integrado por las provincias costeras de Buenos Aires, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Misiones y Santa Fe.

El diputado provincial Maximiliano Pullaro, uno de los organizadores del ciclo de encuentros virtuales junto con su par Clara García, consideró que “Santa Fe debe liderar el establecimiento de una política de Estado para la hidrovía. Como santafesinos, no queremos ser un actor secundario en esta discusión y estar al mismo nivel que el resto de las provincias porque estaríamos ante un falso de federalismo y terminaríamos beneficiando el centralismo que tanto criticamos”. Además hizo referencia al “olvido” por parte del gobierno nacional de convocar al sector productivo para participar del debate sobre la hidrovía y el intento de “politizar” el tema.

En esa línea, Clara García destacó que el ciclo de encuentros “permiten conocer las distintas miradas sobre el tema como la de los operadores, productores, trabajadores, universidades, y organizaciones y especialistas que trabajan temáticas ambientales y sustentabilidad, entre otros, y profundizar un debate central para nuestra provincia.  La diputada describió a la hidrovía como “la autopista fluvial más importante de la Argentina y Latinoamérica” y sostuvo que Santa Fe “debe ser protagonista de una licitación que va a marcar el rumbo del desarrollo económico de las próximas décadas. El gobierno nacional ha tenido marchas y contramarchas sin terminar de definir el futuro de una multimillonaria licitación y Santa Fe hace un silencio muy peligroso, no muestra ningún plan estratégico para los puertos, ni designó un funcionario para que se encargue del tema”.

“La hidrovía es la columna vertebral del comercio exterior de Argentina”

Ignacio Mántaras, presidente de la Sociedad Rural de Santa Fe, dijo que “hablar de hidrovía, es hablar de la columna vertebral del comercio exterior de Argentina, es la gran avenida por donde ingresan y salen nuestros bienes, y como entendemos que es un tema central y política de Estado, vemos que a veces se corren de eje temas prioritarios. Después de 25 años de concesión de la Hidrovía, creemos que hay muchas cosas para revisar”.

El ruralista hizo una resumida referencia histórica y estructural de la hidrovía, y destacó que en la hidrovía Argentina-Paraguay se ven involucrados 5 países (Argentina, Brasil, Paraguay , Uruguay y Bolivia) y el área de influencia que tiene son 317 millones de hectáreas, donde Argentina tiene el predominio con el 80% de influencia. Además hablando de “soberanía” recordó el Tratado del Cuenca del Plata firmado en Brasilia en 1969, y luego de “impasse” de casi 20 años, el tema se retomó en 1987 con acuerdos que permitían la “navegabilidad” desde Puerto Cáceres (Brasil) hasta Nueva Palmira (Uruguay).

“Gracias a la hidrovía hubo desarrollo agrícola, Argentina triplicó en este periodo la producción de cereales y oleaginosas pasando de 16 millones de hectáreas en los 90′ a 36 millones de has, y de 36 a 120 millones de toneladas”, y agregó,”el 90 % de los contenedores circula por la hidrovía, el 100% de los autos circulan entre Campana y Zárate, claramente esto demuestra que la decisión en la concesión de hidrovías no fue menor, y marcó un antes y un después “, dijo Mántaras. En este contexto destacó que  los productores a lo largo de todos estos 25 años también contribuyeron sembrando dólares bajo tierra, en la zona del gran Rosario se estima una inversión 15 mil millones de dólares, y los productores estamos invirtiendo la mitad de ese valor todos los años en cada campaña”, enfatizó.

“Los productores son los eslabones más débiles de las cadenas productiva, son los que pagan las consecuencias de un sistema logístico ineficiente, el costo de trasladar un bien por la hidrovía es lo que nos va definir su uso e impactará directamente en los costos del productor y del consumidor”, sostuvo Mántaras.

“Nos preocupan los esbozos que hizo el Gobierno Nacional conformando el Consejo Federal que no es tan federal y que se reunirá el próximo 22 de febrero, cuando es inminente el vencimiento del contrato,  y también nos preocupa que haya provincias que queden afuera como es el caso de Córdoba o Salta, entre otras”. también dijo que “le parece virtuoso que  sea el concesionario el que perciba el peaje, pero nos preocupa que de Santa Fe hacia el norte sea otro el concesionario”.

Mántaras también advirtió que el gobierno no dejó en claro cuáles serán las instancias de control de la nueva concesión, justo cuando una de las principales críticas a la actual es la falta de un órgano de control. Además, calificó de “inoportuna” la inclusión de la construcción de un nuevo canal de acceso al sistema como el Magdalena, que consideró “a pedir de los puertos bonaerenses”.

“La soberanía debe pasar por el control que debe hacer el Estado”

A su turno Norberto Niclis, vicepresidente de Coninagro y delegado de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), su mirada tuvo más que ver con la actividad en el norte santafesino e hizo referencia que en el año 1933 embarcaba maní del norte de Santa Fe desde Puerto Piracuá en Florencia, en 1962 fibra de algodón desde el puerto de Reconquista”, con estos ejemplos puso en valor una vía que lamentablemente no se supo mantener y tiene un gran potencial.

“Se debe pensar en hidrovía como un mega proyecto” y destacó “los productores de mi cooperativa, solamente en retenciones a las exportaciones,  aportan cada año 85 millones de dólares, es decir podríamos estimar unos 1700 millones de dólares en 20 años”, dijo el cooperativista.

Niclis afirmó: “No tengo dudas de que el Estado no estaría en condiciones de administrar la hidrovía, ni tampoco una empresa privada nacional, teniendo en cuenta los costos y la especialización necesarios. Los plazos se tendrán que reprogramar para poder realizar una licitación internacional donde se presenten los mejores y el gobierno controle lo que corresponde”, sostuvo.

“Hay que mirar de dónde venimos para no cometer los mismos errores”

El dirigente Elvio Guía, vicepresidente de FAA, habló de la posibilidad de cuatro escenarios de cara al vencimiento inminente de la concesión: 1-prorrogar la concesión, 2-que el Estado asuma el control de la obra,3-entregar la obra sin licitación a un consorcio,o 4-una nueva licitación internacional. En ese sentido consideró que la “prórroga debe ser breve y ordenada.

“Es la primera vez que nos convocan a un debate sobre la hidrovía”, dijo Guía, con base en Entre Ríos.

Guía también puso el foco en las economías regionales. “A veces solo miramos las commodities, que representan muchas divisas, pero hay otros productos que pueden salir por la hidrovía y generar desarrollo local. Santa Fe trabajó muy bien con sus puertos pero hacia el norte la hidrovía está subaprovechada y hay mucho para hacer. Si queremos potenciar a las provincias tenemos que pensar qué vamos a cargar en esa gran autopista y no crecer según lo que le conviene a Buenos Aires. ¿Es tan necesario el Canal Magdalena?”, inquirió. “Es el momento de darle juego a todas las provincias”, reclamó.

Guía se inclinó, a su vez, por “fijar una prórroga breve para ordenar el proceso y no se genere otro elefante blanco. Tenemos que trabajar todos juntos para evitar que todo se centralice en Buenos Aires y las provincias vean pasar la riqueza sin que quede nada en nuestros puertos y nuestros pueblos. Que sea una hidrovía federal en el buen sentido, no para el bolsillo de uno a costa de otros. La hidrovía es fundamental para salir del estancamiento en el que estamos”.

“El Estado no tiene expertise para manejar esta tarea”

Claudio Soumoulou (presidente de la Asociación de Cooperativas Argentinas), valoró que en “el encuentro del próximo lunes van a poder opinar los productores”, en referencia a la primera reunión del Consejo Federal Hidrovía que se realizará en Rosario.

Soumoulou opinó que “no es momento para discutir el canal Magdalena, que le va a sacar tráfico al troncal y al Canal del Indio. A cualquier empresa le hace ruido porque altera el tráfico que se generó hace 30 años”, advirtió. “ACA cumplió 99 años y hace casi 30 operamos con puertos propios. La hidrovía nos ha permitido pensar y ejecutar obras como los puertos de San Lorenzo y Timbúes, desarrollando eslabones en la cadena de cereales y oleaginosas. Para eso es necesaria la previsibilidad. Preocupa la idea de que la administración de la hidrovía se pueda estatizar; el Estado no tiene expertise para manejar esta tarea”, añadió.

Finalmente los organizadores ratificaron que se continuará con este espacio para que todos los actores vinculados a la hidrovía expresen su parecer.

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat