Destacada Río Adentro

La bajante del río Paraná y sus consecuencias

La bajante del río Paraná es la mayor de los últimos 50 años y es extraordinaria no solo por la baja del caudal y la altura, sino también por la persistencia, ya el descenso comenzó en julio de 2019. Las consecuencias impacta en varios aspectos.
Compartir:

“Se registra en el mes de abril una baja extraordinaria del río Paraná a nivel de altura y caudal, pero esta situación no afecta solamente al Paraná, sino a toda la cuenca del Plata,también al Paraguay, al Uruguay y  al río Iguazú”, dijo Pablo Mercuri, del INTA Castelar a Pampero TV.

“Es extraordinaria no sólo por la baja en caudal y altura sino también por los meses de persistencia, ya que el fenómeno se inició en julio de 2019”, indicó Meruri. Según el profesional “la causa son las menores lluvias durante los últimos 3 años en Brasil, en la cuenca alta, a lo que se le suma que durante el último verano se registraron lluvias deficitarias en el NEA y en Paraguay”.

Mercuri enumeró las consecuencias de las bajante entre ellas destacó que”el principal impacto lo tiene la navegabilidad del río Paraná, estamos en época de exportación de la cosecha 2020 y por los puertos del Gran Rosario y Santa Fe sale el 80% de la exportación de granos”.  Cabe destacar que los puertos del gran Rosario abarcan 70 kilómetros de costa sobre el río Paraná donde a la vera se ubican 20 plantas de almacenamiento y procesamiento de granos, aceite y harina y es el complejo agroexportador más grande del mundo.

En este sentido el profesional del INTA Castelar indicó que “esta situación provoca problemas en la operatividad de los puertos, en la navegabilidad de los barcos ya que el calado operativo es menor, por otro lado las barcazas que navegan aguas arriba también sufren dificultades por la gran cantidad de bancos de arena”.

Según un informe elaborado por Bolsa de Comercio de Rosario las pérdidas serían por US$ 243,9 millones en el primer cuatrimestre.

Además el profesional destacó que también se ve afectada la pesca comercial y la artesanal, en este último caso se ven afectados muchos pescadores y sus familias, también las tomas de agua de muchas ciudades ribereñas también se ven afectadas , como así también la conectividad en la navegación entre islas o áreas de otros territorios”  y finalmente indicó que “claramente se ven muy afectados los ecosistemas costeros todo el cauce del Paraná, la biodiversidad y muchas veces lo que ocurre  con estos procesos de bajante prolongados es la aparición de muchas especies vegetales invasoras”.

Toma de agua

Por otro lado, según lo informado por el Instituto Nacional del Agua (INA) las condiciones que determinan la bajante en curso persisten en las cuencas que aportan al caudal en el río Paraná en territorio argentino. La futura evolución de los niveles en este tramo del río dependerá fuertemente de la distribución espacial y montos de las lluvias.

El Gobierno argentino le pidió a su para de Brasil que habilite el paso de agua mediante las represas hidroeléctricas para compensar en parte esta bajante histórica en el río Paraná.

El INA destacó que “el acuerdo alcanzado con la República Federativa de Brasil significó un aumento en las descargas del embalse de Itaipú por un período acotado. Se convino en un aumento de caudal entre el 18/abr y el 01/may del orden de 1400 m3/s hacia el tramo argentino-paraguayo del río. Posteriormente continuarán las conversaciones a nivel técnico. Este aumento de caudal aliviaría la situación de la ribera misionera, pero su efecto se irá amortiguando hacia aguas abajo”.

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat