Actualidad Destacada

La Rural de Rosario dice “no al intervencionismo” y repudió las declaraciones del ministro Domínguez

Desde la Sociedad Rural de Rosario expresaron su más enérgico repudio a las declaraciones del Sr. Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca Julián Domínguez, donde expresa que el Gobierno: “deba intervenir en los mercados de carne, trigo y maíz y administrar con responsabilidad e inteligencia los saldos exportables”.

La entidad rosarina dijo que “éstas declaraciones son una pésima señal, hacia quienes tomamos la decisión de producir dichos bienes y atenta contra la libertad de comercio. Vale recordar que desde finalizada su primera gestión al frente del ministerio a la fecha, las superficies cultivadas de trigo y maíz aumentaron un 77% y 61% respectivamente y así también lo mismo sucede con la exportación de carne que aumentó un 400%. Los productores siempre apostando al desarrollo productivo, más allá de las vicisitudes del país”.

“El denominar “bienes culturales” a las producciones de carne, trigo y maíz, que no son más que bienes privados de quienes los producen, no es más que tratar de disimular los verdaderos objetivos, que es apropiarse directa o indirectamente de la producción primaria”, aclararon.

Las medidas anunciadas fueron acompañadas de otras expresiones  donde ratifica por ejemplo que “la exportación de carne no podrá superar nunca entre el 22% y 24% del total de lo producido para el año 2022”, al respecto la entidad dijo que “estos anuncios contradictorios manifiestan su accionar intervencionista que desalienta toda proyección e inversión ganadera con potencial exportador”.

Tomás Layus, presidente de Sociedad Rural de Rosario, manifestó su preocupación respecto de la intervención de los saldos exportables del trigo, maíz y las carnes, al respecto sostuvo que por el contrario es necesario una “política agraria expansiva” y agregó que “2 de cada 3 dólares provienen del sector agroindustrial”.

“Para el desarrollo de cualquier actividad económica, se necesitan reglas claras que promuevan el trabajo, la inversión y la producción; previsibilidad a corto y largo plazo; como también comerciar con el mundo para el ingreso de divisas tan necesarias al país ,con un solo tipo de cambio. Deberían tomar la decisión política de bajar los impuestos confiscatorios al trabajo, a la producción y a todos los productos de consumo para alivio de la toda ciudadanía argentina”, expresó la Sociedad Rural de Rosario.

El ministro Domínguez manifestó en otro pasaje de la presentación que «Esta ley no es completa, esta ley necesita atender a otros sectores de la agroindustria, necesita atender la agro-bio-economía, como la llaman algunos ahora; la agricultura familiar, que todos conocemos, la producción orgánica; y eso reclama de una redistribución de tierras fiscales, de incentivos para esos pequeños agricultores, para esas familias que trabajan la tierra», en ese sentido  María Soledad Aramendi vicepresidenta de la SR de Rosario dijo respecto a la redistribución de tierras a la que hace referencia el mandatario que “el estado puede ceder o vender tierra publica, debe ser con un valor monetario, puede ser a través de un crédito, que siempre fomente el trabajo y el ahorro como medio a través del cual obtener un bien de uso. La concepción de la “redistribución de tierras fiscales” propugna el trabajo organizado, planificado y coordinado para lograr una actividad productiva que pueda ser colocada, según las reglas del mercado y realizado por familias que las trabajen. Los incentivos para pequeños productores, constituye una política de estado que intenta promocionar el empleo y la producción de personas interesadas en trabajar tierras de forma eficiente y efectiva para lograr una digna subsistencia y un desarrollo sustentable en el tiempo.”

En cuanto a las expresiones del ministro sobre que “Las decisiones que tomemos a partir de ahora estarán fundadas en el saber técnico del INTA y las universidades”, Aramendi indicó “Los gobiernos deben concretar sus políticas desde el conocimiento técnico que es esencial como así también construir en vinculación e interacción con los diferentes actores de las actividades económicas. Se requiere del emprendimiento de personas que estén dispuestos a invertir, trabajar, actualizarse, renovando así sus deseos de apostar en las actividades. Además la construcción colectiva es mejor cuando incluye a todas sus partes. El campo argentino está representado por gremiales y entidades técnicas de prestigio internacional. Las entidades que conforman la Mesa de Enlace Nacional: SRA, CRA, Federación Agraria, CONINAGRO y entidades técnicas como AApresid y CREA”.

En cuanto al informe sobre el stock ganadero que se había difundido en agosto pasado, que denota que Argentina perdió en 2020 casi 1 millón de cabezas, si lo comparamos con 2019, le consultamos a Aramendi como ve en ese sentido el impacto en la ganadería a partir del cepo a la exportación de la carne?

“Desde el inicio del cierre de las exportaciones de carne a la fecha, la incertidumbre y descreimiento siguen vigente. El ministro Julián Domínguez prometió que hoy se abriría la exportación de hacienda de conserva y manufactura y todavía no apareció la norma que transforme el anuncio en realidad. Un informe del Instituto de Estudios Económicos de la Sociedad Rural Argentina (SRA) determinó que el sector perdió unos 1.084 millones de dólares desde el 15 de abril al 30 de agosto, a partir de una serie de medidas y resoluciones para intervenir en el mercado de ganados y carnes, dispuestas por el gobierno nacional. La cifra representa más de 8 millones de dólares de pérdidas por día de intervención. El estudio se realizó en base a los impactos que se registraron en cinco grandes rubros, que son los que están vinculados con los productores, a las remuneraciones de los trabajadores de la industria frigorífica, al impacto económico en el efecto multiplicador de las actividades conexas y las asociadas con las menores exportaciones e ingreso de divisas. Además se aclaró que el trabajo solamente midió el impacto que hubo en el sector privado, y no el efecto fiscal que podrían haber generado esos dólares en impuestos municipales, provinciales y nacionales”, explicó la ruralista y agregó: “perdimos los productores, los trabajadores, los empresarios frigoríficos, los consignatarios, los proveedores de insumos y servicios de la cadena. Pierde la mesa de los argentinos y pierde el país el ingreso de divisas tan necesarias”.

 

 

 

 

 

DIOS EN LA TIERRA

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat