Agricultura Destacada

La soja en Entre Ríos obtuvo muy buenos rindes gracias a las oportunas lluvias

La Bolsa de Cereales de Entre Ríos dio a conocer el informe correspondiente a la producción de soja en el ciclo 2021/22 en Entre Ríos.

La superficie sembrada de soja en el ciclo 2021/22 experimentó un leve retroceso del punto porcentual (9.100 ha), ubicándose en 1.059.600 hectáreas (ha), según reportó el Sistema de Información de Bolsa de Cereales de Entre Ríos (SIBER).

Las principales variables que resumen la producción de soja fueron:

– Superficie sembrada 1.059.600 hectáreas (ha)
– Superficie perdida 1.900 ha
– Superficie cosechada 1.057.700 ha
– Rendimiento promedio 2.375 kg/ha
– Producción 2.511.680 toneladas (t)

“Por segundo año consecutivo, los meses estivales estuvieron regidos por un Pacífico Ecuatorial más frío que lo normal, es decir bajo la presencia de “La Niña”. No obstante, el déficit hídrico más marcado se generó en el mes de diciembre, lo cual impactó negativamente en el rendimiento del maíz de primera, pero no en el periodo crítico para la oleaginosa (trimestre enero – febrero – marzo), donde las lluvias se ubicaron levemente por sobre el valor esperado”, indica el reporte de producción dado a conocer esta semana. En tanto, esta distribución de las lluvias posibilitó obtener un rendimiento muy superior al del ciclo 2020/21, donde el pulso seco se posicionó en el mes de febrero.

Si bien en el periodo crítico de la soja hubo lluvias acordes, el cambio comenzó a percibirse a partir de la segunda quincena de enero y por tal motivo, hubo sectores que no se cosecharon (no se detectó la pérdida total de lotes). El área total perdida fue de 1.900 ha, lo cual equivale al 10 % del total no cosechado en el ciclo 2020/21.

El rendimiento promedio provincial fue de 2.375 kg/ha, experimentando un crecimiento interanual del 35 % (617 kg/ha) y en relación al promedio del último lustro la variación fue del 14 % (297 kg/ha).

La producción de soja fue de 2.511.680 toneladas (t), registrando un crecimiento interanual del 36 % (665.750 t), lo cual es lógico, ya que no hubo una variación significativa en el área implantada, pero si un alza importante en el rendimiento.

PRODUCCIÓN DE SOJA A NIVEL DEPARTAMENTAL

El SIBER reportó que la soja de primera abarcó el 52 % del área total implantada y aportó el 56 % de las toneladas totales. El sector Sur (departamentos Gualeguay, Gualeguaychú, Tala y Uruguay) registró el rinde promedio más alto con 2.858 kg/ha, ya que fue la región con mayor precipitación en el bimestre enero – febrero.

Por otro lado, la soja de segunda comprendió el 48 % de la superficie total y contribuyó con el 44 % de la producción. Las precipitaciones acumuladas en el bimestre febrero – marzo fueron más homogéneas en su distribución en el territorio y por lo tanto los rendimientos por zona estuvieron relativamente cercanos. El mayor valor nuevamente fue para el sector Sur (Gualeguay, Gualeguaychú, Tala y Uruguay) con 2.291 kg/ha y el más bajo para el Este (Federación, Colón, Concordia y San Salvador) con 1.924 kg/ha.

FACTORES CLIMÁTICOS

A partir del mes de julio los modelos climáticos comenzaban a alertar sobre el enfriamiento del Pacífico Ecuatorial, dicho en otras palabras, la aparición de un evento “La Niña”. Por lo tanto, era lógico pensar que el periodo estival estaría regido por un escenario con precipitación por debajo de lo normal.

La Figura 1 muestra la situación del Pacífico Ecuatorial a inicios de noviembre, donde se observa un descenso de aproximadamente 1°C en relación a la temperatura promedio superficial.

 

La Figura 2 describe el comportamiento de la precipitación promedio mensual (calculada en base al periodo 2004 – 2020) para los meses de noviembre a marzo y su variación con respecto al ciclo 2021/22.

La precipitación promedio acumulada para estos cinco meses se ubica en 648 mm, mientras que el ciclo 2020/21 presentó una disminución del 15 % (97 mm).

El comportamiento de las precipitaciones del ciclo 2021/22 se caracterizó por:

– Noviembre disminución del 16 % (18 mm).
– Diciembre disminución del 87 % (112 mm).
– Enero incremento del 6 % (9 mm).
– Febrero disminución del 26 % (34 mm).
– Marzo incremento del 42 % (58 mm).

Es importante destacar que el periodo crítico de la soja se ubica dentro del trimestre enero – febrero – marzo. La precipitación promedio acumulada para el trimestre es de 404 mm, en el ciclo 2021/22 el valor se ubicó en 436 mm, lo cual aportó un extra de 8 % (32 mm).

La Figura 3 muestra la distribución de la precipitación acumulada en los meses de enero, febrero y marzo del 2022 en la provincia de Entre Ríos.

La precipitación del mes de enero registró acumulados mínimos de 78 mm y máximos de 216 mm, lo cual da una amplitud de 138 mm. Los mayores acumulados se concentraron hacia el Sureste (departamentos Tala, Gualeguay, Gualeguaychú y Uruguay), donde el promedio se ubicó en 167 mm. Por otra parte, los menores valores se reportaron en el sector Norte (departamentos Federal, Federación y Feliciano) donde el valor promedio fue de 99 mm.

La precipitación del mes de febrero tuvo un mínimo de 53 mm y máximos de 192 mm, con una amplitud de 139 mm. Los montos nuevamente se posicionaron en el Sureste, con un valor promedio de 140 mm. Mientras que los mínimos se localizaron en el extremo Norte (departamentos La Paz, Federal y Federación) con un valor de 73 mm.

La precipitación del mes de marzo registró un mínimo de 131 mm y máximos de 335 mm, con una amplitud de 204 mm. Los mayores registros se detectaron en el Noreste (departamentos La Paz, Federal y Feliciano) con un valor de 215 mm y los mínimos en el sector Noreste (departamentos Federación, Concordia y Colón) con un promedio de 161 mm.

En la Figura 4 se muestra el promedio de las reservas hídricas en los meses de enero, febrero y marzo del 2022 en la provincia de Entre Ríos.

A pesar de que, en el mes de enero hubo un leve incremento de la precipitación, el promedio de las reservas hídricas fue entorno a una condición calificada como escasa. Es importante recordar el marcado déficit hídrico de diciembre y además que el 78 % del total de enero se posicionó en el segundo cuatrimestre.

Por otra parte, febrero presentó una situación entre sequía a reservas escasas, debido a una disminución de las lluvias y obviamente, la vulnerabilidad del sistema por las casi nulas lluvias de diciembre.

Recién a partir de las abundantes lluvias de marzo, se registró una recarga importante del perfil edáfico, que logró una situación promedio de reservas adecuadas a óptimas.

En la Figura 5 se muestra el histograma de la precipitación y promedio de las reservas hídricas en los lotes de soja de primera en la provincia de Entre Ríos en los meses de enero y febrero del 2022.

A nivel mensual se destaca lo siguiente:

Enero
– El 25 % (138.000 ha) recibió una precipitación entre 161 a 170 mm y el 63 % (349.000 ha) tuvo un promedio de reservas hídricas escasas a regular.

Febrero
– El 21 % (116.000 ha) recibió una precipitación entre 91 a 100 mm y el 45 % (249.000 ha) tuvo un promedio de reservas hídricas escasas.

 

En la Figura 6 se muestra el histograma de la precipitación y promedio de las reservas hídricas en los lotes de soja de segunda en la provincia de Entre Ríos en los meses de enero y febrero del 2022.

A nivel mensual se destaca lo siguiente:

Febrero
– El 25 % (127.000 ha) recibió una precipitación entre 91 a 100 mm y el 52 % (263.000 ha) tuvo un promedio de reservas hídricas escasas.

Marzo
– El 29 % (147.000 ha) recibió una precipitación entre 191 a 200 mm y el 41 % (208.000 ha) tuvo un promedio de reservas óptimas.

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat