Destacada Ganaderia

“Las malas medidas del gobierno afectaron a miles de pequeños y medianos productores”

Afirmó Federación Agraria Argentina (FAA) que elaboró un informe en el marco de las acciones por los 109 años de la entidad, para dar a conocer desde la voz de los federados de distintos puntos del país. Ellos cuentan cómo afectó su producción en primera persona.

Días atrás, FAA emitió un comunicado de prensa en el que señalaba que “el cierre de exportaciones de carne vacuna dispuesto por el gobierno nacional afectó
severamente a los pequeños y medianos productores que hacen ganadería bovina, a raíz de la marcada baja que sufrieron los precios de la hacienda en pie”. Pero también informaba que “ahí no se terminaban las consecuencias de esas fallidas medidas, puesto que también se vieron complicados los productores de las economías regionales, por las distorsiones en el mercado; los de carnes alternativas, dado que la tendencia a la baja de la carne bovina arrastró el precio de su hacienda y también a los de
lechería, porque vieron mermar el valor de la vaca descarte, que empleaban para compensar los bajos precios de la leche, entre otros damnificados”.

“En esta ocasión, poder acompañar sus palabras con las imágenes de sus producciones, en sus lugares de trabajo, nos permiten darle cuerpo al reclamo que siempre hacemos: queremos defender a estos productores, que llevan adelante sus labores a lo largo y ancho de la Argentina y necesitamos que quienes nos gobiernan lo entiendan y actúen en consecuencia”, manifestaron desde la entidad.

“PERDIMOS PRECIOS, SE DESALENTÓ LA ACTIVIDAD Y SE PROVOCÓ INCERTIDUMBRE”

Gilda Coria – Directora del Distrito 12


“Somos pequeños productores de los Bajos Submeriodinales. Nuestra actividad es la chacra mixta, huerta, pollos, huevos, algo de maíz, sorgo, algodón, pero la más tradicional es la ganadería de cría y recría. Esta ganadería está muy arraigada en la comunidad campesina por su capacidad de producción. Brinda el ingreso económico para el sostén de las familias, genera mano de obra y nos permite cuidar nuestro medio ambiente. Al replantear y acomodar el stock es necesario vender el excedente para reinvertir en mejoras como genética, aguadas, alambrados, que a futuro nos ayudará a producir más y mejor. Para ello, debemos contar con una exportación abierta para tener más mercados, colocar nuestros productos en más cantidad, e ir mejorando los precios.

Hoy perdimos precios, se desalentó la actividad y se provocó incertidumbre. Además, tenemos temperaturas propias del invierno, que secaron las pasturas naturales, sumado a una larga sequía tal como se ve en las fotos”.

“HAY MUCHOS ARGENTINOS QUE NO PUEDEN COMPRAR CARNE POR CULPA DE LA INFLACIÓN QUE NO PUEDEN PARAR, NO POR CULPA DEL PRODUCTOR AGROPECUARIO NI POR LA EXPORTACIÓN DE CARNE”

Miguel Petetta – Presidente Filial Villa Eloísa


“Villa Eloisa es un pueblo ubicado al sur de Santa Fe, a unos 100 kms. de Rosario, entre las localidades de Cañada de Gómez y Arequito. Soy un pequeño productor ganadero. Apostamos a la ganadería hace ya algunos años, donde invertimos muchísimo trabajo, dinero, con lo que logramos tener un pequeño plantel de vacas con las cuales hacemos cría, y hasta hace un año atrás hacíamos ciclo completo terminando animales de 340, 350 kilos gordos. Por la situación económica del país y por lo que viene sucediendo en el tema ganadería, hoy hemos cambiado y estamos haciendo invernada.

El cierre de exportaciones que dispuso el gobierno nos perjudica. Es algo muy sencillo lo que nos pasa. La exportación de carne se hace con animales muy pesados, especialmente novillos de arriba de 500 kilos, de los cuales se exporta un porcentaje de esa carne y el resto queda en la Argentina para todos los argentinos consumidores. Quiere decir que de un animal de 500 kilos quedan muchos kilos de asado, marucha, matambre, todo lo que a los argentinos nos gusta comer a la parrilla. Cuando se cierran las exportaciones de carne, sucede que ese productor que hacía animal pesado se pasa a producir un animal más liviano de 340 o 350 kilos, que va directamente a la faena local con muchísimo menos kilos de asado, o de carne en general. Esto significa que estamos haciendo algo que perjudica no sólo al productor, sino también a los argentinos. Porque nosotros con la exportación traemos dólares que a nuestro país le hacen falta.

Otra de las cosas que nos perjudica mucho es la exportación de la vaca. Nosotros después de muchos años habíamos conseguido exportar la vaca gorda, que es un animal que ya terminó su ciclo de producción, que no tiene en el campo más lugar, se engorda, y esa vaca la estábamos exportando a China. Allí la procesan y se hace comida, porque consumen otro tipo de alimentos. Y ese animal les sirve y nos lo estaban comprando a muy buen precio. Cuando cierran la exportación de carne, incluida a China en su momento, hacen que esa vaca que tenía muy buen valor, que el productor la vendía y reponía con una vaquillona nueva, hoy la deje en el campo porque vale muy poca plata, y vende la vaquillona que es más cara. Deja la vaca, esa vaca produce menos, produce un mal ternero, puede que no quede preñada, y termina pasando que cuando viene un año malo (como el que tenemos en este momento con una terrible sequía) esa vaca se muera. Esa situación es la que generó el gobierno con el cierre de exportaciones, que se dijo que era para que bajara el precio de la carne en góndola, y en realidad no bajó. Y si hoy muchos argentinos no pueden comprar la carne no es por culpa del productor agropecuario, ni por la exportación de carne, sino que es culpa de la terrible inflación que tenemos y que no la pueden parar, ni la actual ni las anteriores administraciones nacionales. Inflación que hace años viene haciendo desastres con la gente más humilde, con la clase media. El problema de la Argentina es la inflación”.

“CON EL CIERRE DE LAS EXPORTACIONES DE CARNES SE PRODUJO UNA IMPORTANTE CAÍDA NO SÓLO EN EL PRECIO SINO TAMBIÉN EN LA DEMANDA, PRINCIPALMENTE EN LA VACA DE REFUGO”

Sebastián Klug – CJA Bovril


“Desde el momento de la suspensión total de las exportaciones de carne se produjo una importante caída no sólo en el precio sino también en la demanda, principalmente en la vaca de refugo, que sigue hasta estos días. En las demás categorías (invernada y gordo) también se produjo una caída del precio en pie y con constantes variaciones, lo que genera mucha incertidumbre a la hora de vender. Esto porque al no haber una previsibilidad de los precios, no se puede programar si es rentable hacer ciclo completo o directamente vender la invernada. En mi caso que soy un pequeño productor y no cuento con mucha superficie de campo, no puedo dejar el total de vaquillas para reposición año a año. Vendiendo las vacas de refugo podía comprar vaquillas afuera, para llegar a reponer la cantidad necesaria para mantener un número constante, y además incorporar genética para ir manteniendo y mejorando el rodeo. Pero hoy, lamentablemente con el cierre de las exportaciones y la caída de precios y demanda de esta categoría (vaca refugo) se hace imposible, ya que vendiendo todas las vacas de refugo no alcanza para comprar las vaquillas necesarias para la reposición. Lo cual trae como consecuencia que tenga que reponer menos y esto significa que el plantel de madres se vaya envejeciendo, y por ende perdiendo productividad del rodeo, ya que cuánto más vieja la vaca más baja la calidad de crianza del ternero. A la cual le va a llevar mucho más tiempo poder llegar a los kilos establecidos para faena produciendo aún más perdida en la productividad y, por ende, en la rentabilidad de la producción”.

“HAY QUE DARLE PREVISIBILIDAD, PORQUE NADIE INVIERTE SI NO HAY UN FUTURO CERCANO CON PAUTAS CLARAS”

Marcelo Banchi – Vicepresidente 2° de FAA

“Hace ya casi dos meses que se han cerrado las exportaciones de carne, y ha ocurrido lo que nosotros desde FAA siempre dijimos: no ha bajado el precio al consumidor. También advertimos que el precio del ganado en pie iba a bajar y así lo estamos viendo. Ha habido dos reacciones en el mercado en contra de la sociedad y en contra de la producción primaria. Los dos eslabones más perjudicados de esta cadena son los que producen y los consumidores, que al fin y al cabo van al mostrador y tienen que pagar el kilo de carne más caro que antes. Este cierre, primero total y luego parcial de exportaciones de carne, es un error tremendo que ha cometido el gobierno nacional. Porque los resultados que buscaban no se dan, y porque ya hemos tenido resultados negativos en otros años hacia la producción ganadera, y negativo para la población que no puede consumir carne o debe consumir menos carne, o cortes más baratos porque al no haber oferta se produce carne más cara en el mostrador. De todas maneras, desde la FAA seguimos insistiendo en que esta situación debe normalizarse. Al productor, como cualquier otra empresa o emprendimiento, hay que darle previsibilidad, porque nadie invierte sino hay un futuro cercano con pautas claras para que los productores puedan invertir y retener los vientres que en este caso es la principal manera de tener muchos más terneros. Las medidas que ha tomado el gobierno nacional son totalmente negativas para el productor agropecuario. Por eso seguimos estando en las reuniones, pidiendo y exigiendo que se revierta la situación, porque el gobierno ha cometido este error garrafal por falta de conocimiento del sector. O bien por falta de claridad en algunas medidas que quieren darle a la sociedad. Si no hay retención de vientres, ni créditos a una tasa acorde a las producciones, no va a haber más terneros, más novillos para matar. Esto es así, la verdad que perder 10 millones de cabezas como se ha perdido en algún momento no lo hemos recuperado todavía. Santa Fe es una de las principales provincias en donde los frigoríficos o los eslabones intermedios que hay de la producción primaria al consumidor, están sufriendo estas medidas porque tienen capacidad ociosa dentro de los establecimientos y que pone en riesgo también la mano de obra, el trabajo de mucha gente que está capacitada con el cuchillo dónde trabajan para llevar el dinero a sus casas.

En definitiva, es una medida que ha perjudicado mucho. Todos sabemos que cuando hay más producción, los precios bajan. Y cuando hay medidas, a mediano y largo plazo, en donde los productores y toda la cadena puedan tener una visión para invertir. En un país donde no hay crédito, no hay confianza, es muy difícil poder producir. Con este cierre de exportaciones, algunos productores que pensaron que iban a dejar algunos vientres y no los están dejando, y esta situación va en contra de la Federación Agraria, desde donde siempre hemos insistido que mientras haya patas en el campo va a ver gente y el productor tiene que ir todos los días. Esto lo que hace también es que al dejar de incentivar al sector ganadero obliga a tener más producciones de cereales o oleaginosas donde el trabajo no es el mismo ni requiere tanto la presencia del productor en el campo durante tanto tiempo, y tampoco da tanta mano de obra. Desde FAA siempre decimos que debemos tener una producción ganadera en todas las categorías, producciones agropecuarias, para tener mucho más arraigo y presencia en los campos”.

“HAY FALTA DE POLÍTICAS GANADERAS A LARGO PLAZO POR PARTE DEL ESTADO”

Daniela Ferreto – Directora de Juventud Distrito 7


“Respecto a la comercialización de ganado vacuno, hoy en día es más fácil comercializar un animal joven, en nuestro caso se vende a carnicerías de nuestra ciudad. Y para lo que es vaca de conserva el precio ronda los $80 del kilo del animal en pie, aunque en este momento no hay mucho movimiento. Considero que, en parte, las dificultades del comercio se deben a la falta de políticas ganaderas a largo plazo por parte del Estado, ya que si se trabajara con reglas claras y constantes sería todo más previsible y el productor chico yo, que soy una joven productora, apostaría mucho más fuerte sin temor a lo que pudiese pasar en cualquier momento en el país”.

“EL CIERRE AFECTA A LA VACA CHINA QUE LLAMAMOS, UNA VACA QUE NO SE EXPORTÓ, QUE NO GENERÓ INGRESOS DE DÓLARES, Y QUE TERMINA COMIDA POR LOS CARANCHOS”

Ángel Juretich – Filial Guatraché de La Pampa


“Somos productores de la zona sudeste de La Pampa que estamos afectados a la actividad agropecuaria desde hace más de 100 años. Estamos viendo la situación que nos atraviesa debido a medidas que se han tomado. La problemática del cierre de las exportaciones de carne afecta a lo que nosotros llamamos la vaca China. Es una vaca que ya es de descarte, ya sea por falta de dientes u otras situaciones, que por ahí ya no produce, no se fecunda y el productor la tiene que aguantar, y que probablemente en el siguiente invierno ese animal se caiga. Una vaca que se cae, por falta de pastura grande u otras cuestiones, es una vaca perdida, es muy difícil de levantar. Es una vaca que no se exportó, que no provocó ingresos de dólares, y que termina comida por los caranchos como dicen por ahí.

Estas medidas nos afectan a nivel país y a nivel de productores. A nivel país nos afecta porque no ingresan dólares, aunque se viva en la ciudad, lo mismo afecta porque es un tema macroeconómico. Y se hacía supuestamente para que bajara el precio en la góndola, pero acá en nuestra zona nunca bajó. A nivel productor nos afecta porque por ahí si no tenés dinero para enfrentar la situación, alimentos y demás, hay que vender animales que son productivos y estas dejando, porque nadie lo compra, un animal que es improductivo que posiblemente se pierda en el próximo invierno. Si el productor tiene menos divisas, compra menos insumos que están cargados de impuestos, así que por eso también afecta al Estado. Lo que saben dicen que tenemos la capacidad de producir alimentos para 400 millones de personas. En Argentina somos 45 millones y se dice que la mitad somos pobres. Las cosas se están haciendo mal, hay cosas a corregir y hay que reclamar a la clase política que se ponga las pilas. Pero también depende del pueblo que exija o que no exija. Los reclamos que ya se han hecho caen en oídos sordos. Estas medidas tomadas en 2006 produjeron ya efectos negativos en lo que es el rodeo y producción. Así que no esperamos que esto cause otros efectos de los que ya sabemos que padecimos”.

“PRODUJO UN EFECTO TOTALMENTE NEGATIVO, PORQUE AL FINAL EL PRECIO DE LA CARNE EN MOSTRADOR NO BAJÓ Y EL PRECIO DE LA HACIENDA EN PIE PERDIÓ UN 20% POR LO MENOS”

Horacio Allochis – Presidente de la Filial Emb. Martini de La Pampa

“Pertenecemos al Distrito 8 de General Pico. Integro la administración de la Cooperativa Agropecuaria de Embajador Martini y, como productor ganadero de toda la vida, veo con preocupación estas medidas que se han tomado con respecto al cierre de exportaciones de carnes, que son totalmente equivocadas, que no conducen a nada. Es insólito que se prohíba exportar algo que el pueblo argentino no consume. Estoy convencido de que las medidas que tomó el gobierno son para hacer un lobby y dejar conforme a una parte de la población. Produjo un efecto totalmente negativo, porque al final el precio de la carne en mostrador no bajó, y el precio de la hacienda en pie perdió un 20% por lo menos. Son medidas que no conducen a nada y lo único que traen es más pobreza. Por otro lado, el gobierno habla de un plan ganadero. Pero la verdad es que no se entiende, porque el mejor plan ganadero sería tener las exportaciones abiertas, incentivar a la producción. Estoy totalmente en desacuerdo con algún tipo de subsidio o crédito blando a los feedlots, no tengo nada contra ellos, pero si hay alguien a quien sí hay que ayudar es a las fábricas de terneros que es el productor genuino, el criador. Lo otro sirve para algún tipo de manejo, como ya ha pasado, en el anterior gobierno de Cristina cuando recibían subsidios supuestos feedloteros que lo único que hacían era figurar y no sabían si la vaca tenía cuatro patas. Los productores vamos a seguir poniendo el hombro, hay que seguir para adelante, no queda otra. Pero con estas medidas es como tirar por la borda todo lo que se ha hecho durante estos años para recuperar los mercados”.

“HABER CERRADO LAS EXPORTACIONES DE UNA CATEGORÍA DE VACUNOS QUE NO SE CONSUMEN EN EL PAÍS, SÓLO SIRVIÓ PARA REDUCIR LOS INGRESOS DE LOS PRODUCTORES”

Sergio Chiramberro – Joven federado de Ayacucho – Buenos Aires


“Las medidas adoptadas por los funcionarios a nivel nacional nos han afectado directa e indirectamente. El hecho de haber cerrado las exportaciones de una categoría de vacunos que no se consumen en el país, sólo sirvió para reducir los ingresos de los productores, con una categoría que sí o sí tienen que descartar, para evitar que se muera en el campo, o hay que incurrir en gastos extras para evitar perderlas, lo que se torna económicamente inviable. A su vez también genera dificultades para manejar el rodeo, en cuanto a la reposición y el mejoramiento genético, ya que con una vaca vieja y su respectivo ternero, se podía comprar una buena vaquillona preñada, y con la caída en el precio de la vaca, esos números cambiaron mucho. Por otro lado, las carnes alternativas, como la ovina y la porcina, están siendo comercializadas a valores que son poco rentables, dificultando aún más las posibilidades de los productores de ‘cubrirse’. En mi caso personal, desconozco la lógica de por qué las carnes alternativas tienen bajos precios al productor, siendo que la carne vacuna, lejos de bajar en las carnicerías como pretendía el gobierno, aumentó, y sólo bajo el ganado en pie al productor”.

“EL CIERRE DE EXPORTACIONES FUE LAMENTABLE Y MAL INTENCIONADO”

Alejandra Balda – Filial Cachari, Parich – Buenos Aires

“El cierre de exportaciones de carne fue inoportuno y mal intencionado. Lamentable. Porque se dio justo en el momento en que el productor hace el tacto, saca toda la vaca
improductiva, se cada la vaca vieja porque se desteta el ternero. Fue en el momento en que el pequeño y mediano productor reacomoda su campo para prepararse para el invierno y sacar lo que no es productivo. Donde vivo, la única habitante en ocho kilómetros a la redonda, los caminos están mal, hay falta de inversión del Estado para que faciliten la vida de la gente. Aquí no ha quedado nadie”.

“LOS PEQUEÑOS PRODUCTORES NOS VEMOS AFECTADOS CON ESTA MALA MEDIDA DE CERRAR LAS EXPORTACIONES”

Daniel Ahumada – Filial Sierras Grandes Cruz del Eje – Córdoba


“Lamentablemente nos afecta el cierre de exportaciones de carnes, ya que somos un eslabón más de la cadena de este mercado, donde nos vemos más que nada afectados en la vaca vieja, que siempre ha sido una vaca que no se ha pagado bien. Con las exportaciones estábamos teniendo, no digo un súper negocio, pero por lo menos acorde y de mayor conformidad. Al estar cerradas hoy en día, la vaca vieja se ha quedado sin negocio. Yo estoy en una zona en donde lo más cercano es una feria a ochenta kilómetros y los compradores casi que no van y ha quedado fuera la vaca. Con la vaca de descarte no tenemos negocio y es una perdida grande para los productores. Es lamentable, espero que se tomen cartas en el asunto y los que están manejando esto puedan rever la situación, porque mientras menos producción tengamos peor nos va a ir como país. Nos afecta de manera directa porque después baja el precio del ternero que se había establecido, pero creo que con el tiempo la inflación de la va a ir comiendo. Con las exportaciones abiertas, en cambio, el precio iría aumentando, y a medida que se movía el dólar el precio se movía un poco del ganado menor, el ternero, y de lo que sigue, novillo, vaca, vaquillona”.

“ES UN MOMENTO MUY TRISTE PARA EL PRODUCTOR GANADERO Y PARA TODA LA ARGENTINA”

Claudio Angeleri – Director Distrito 9 y presidente de Filial 25 de Mayo


“Quiero manifestar el descontento, la desazón que tenemos los productores por el cierre de exportaciones de vacas a China, básicamente. Es un producto que en la Argentina no se consume, con lo cual no vemos el motivo del cierre, que trae aparejadas sustanciales pérdidas para el productor agropecuario que cada vez está más lejos de reponer la vaca vacía y además genera pérdidas económicas para el país. Quedamos en una situación de un país que no es comprometido, obviamente que el mercado chino no se perderá por completo porque tiene necesidad de carne, pero sí las condiciones serán más estrictas de parte del mercado comprador. Por otra parte, vemos que le damos la oportunidad a los países vecinos del Mercosur que se están preparando para exportar, vienen a buscar genética buena a la Argentina, y le dejamos el espacio para para que produzcan y continúen con un mercado que, por el momento, nosotros dejamos de lado.

No se entiende la medida, ya que en el pasado la pusieron esta misma receta en práctica y trajo pérdidas importantes para el productor y para la Argentina, provocando al igual que hoy con una baja del stock ganadero por el desaliento y la desazón que ha tenido el productor en su momento. Mi total rechazo para estas medidas del gobierno, que vemos que día a día nos sigue mintiendo, prometiendo aperturas y soluciones que vemos no van a llegar. Es un momento muy triste para el productor ganadero y para toda la Argentina”.

“LA CARGA IMPOSITIVA AFECTA TANTO A PRODUCTORES COMO CONSUMIDORES

Adrián Pelliza – Director Titular Distrito 4


“Con el cierre de exportaciones la producción se siente muy afectada. Lo que se necesitaría son medidas claras en cuanto al tiempo, en virtud de cómo se desarrolla el sistema productivo. El tema implantaciones de pasturas y demás, que varias cotizan en dólares, lo que lleva el proceso de producción de un kilo de carne. Y ningún momento somos los productores los que marcamos el precio en góndola, que se define en un día. Sin dudas, la carga impositiva es la gran parte que afecta a los dos extremos, al productor y al consumidor. La carne se genera dándole valor agregado a toda la agricultura. Desde FAA cuando marcamos la importancia del arraigo, la ganadería es la que genera el arraigo. También genera los puestos de trabajo en cuanto a las plantas frigoríficas, las exportaciones y demás. Tenemos que luchas para que el gobierno ponga un programa sostenido en el tiempo con financiamiento, valor producto que sea. Además, debe haber reglas claras de juego, y no que uno programe algo que va a ver el fruto en tres años, con todos los riesgos que eso significa. Con la agricultura y la ganadería estamos dando valor agregado, porque el maíz que se desarrolla para la producción o el sorgo, o lo que fuese, lleva su tiempo. Y en la ganadería hay que estar esperando el estado del animal para poder producir un ternero, que al cabo de dos años estará saliendo al mercado. Necesitamos por eso programas a largo plazo”.

“POR EL CIERRE DE EXPORTACIONES DE CARNE, UNO CRÍA TERNEROS CON PÉRDIDAS, PORQUE EL PRECIO HA BAJADO UN 50%”

Carlos González – Bunge – Buenos Aires


“En esta época del año, los productores normalmente vendemos los refugos, los rechazos de la vaca del tambo, y los terneros para pagar los impuestos. Pero debido al cierre de las exportaciones a China ha bajado entre un 30 y un 40 por ciento el precio. Y en el caso de los terneros, cuesta más criarlos que el precio que se logra al venderlos. Siendo que ni el ternero blando ni la vaca a China se consume en la Argentina. Asimismo, hoy los insumos son superiores al valor del ternero criado. Por el cierre de exportaciones de carne, uno cría terneros con pérdidas, porque el precio ha bajado un 50%”.

“EN EL CHACO NOS VEMOS PERJUDICADOS CON EL CIERRE DE EXPORTACIONES DE CARNE”

Javier Pedrini – Santa Sylvina – Chaco


“Al ser productores ganaderos mixtos, estamos muy preocupados frente a las consecuencias negativas que trae el cierre de exportaciones de carne. Esta situación nos tira abajo el precio de la hacienda en pie, es un problema que se suma a otros que venimos teniendo en la zona como la falta de agua, con ganados que la están pasando mal con las heladas registradas. Además, los números no nos están dando bien, ni para comprar rollos ni para hacer alguna inversión para poder solventar la producción ganadera. Aún con todos estos problemas, los hombres de campo estamos de pie y seguiremos adelante con nuestra actividad”.

“NO PODEMOS VENDER TERNEROS NI NOVILLOS PORQUE NO HAY COMPRADORES INTERESADOS”

Omar Schoch, Filial Santa Sylvina – Chaco

“Soy ganadero que padece junto a otros productores varios problemas para vender por el cierre de las exportaciones de carne. El precio de las vacas había llegado hasta hace unos meses atrás a 110 y ahora no la podemos vender ni a 80 (vaca de refugo). En cuanto a los terneros y los novillos, el que los tiene no los puede vender porque no hay interés, no hay compradores, antes nunca había pasado eso”.

“PERMITIR EXPORTAR LA VACA DE DESCARTE GENERARÍA AL PAÍS UN IMPORTANTE INGRESO DE DIVISAS Y LOGRARÍA QUE EL PRECIO DE LA CARNE BUENA QUE CONSUME EL ARGENTINO PUEDA ESTAR MÁS BARATA”

Esther Faggiano – Filial San Guillermo – Santa Fe

“Parece un despropósito que estos gobiernos no terminen de entender que la salida o la solución no pasan por cerrar las exportaciones, y mucho menos de la vaca de descarte, que para los productores es una herramienta tenemos a un futuro ahorro o a un cierre de fin de mes donde no te dan los números y recurrir a ese tipo de animal que ya deja de ser productivo, que ya no está produciendo y deja de ser rentable, sometida a un análisis para saber si conviene que siga en el plantel o se venda. Esa vaca tiene un período importante de lactancia y se tendría que vender. El productor decide vender para generar recursos que le están faltando, ya sea por la parte financiera o económica, o bien para como para comprar alimentos, que en estos momentos se está viendo una sequía muy pronunciada en la zona. En este contexto, los productores empiezan a seleccionar cuál es la más productiva, y va descartando la vaca que no le es rentable, para con ese recurso poder comprarle alimentos al resto del ganado. El cierre de exportaciones de carnes es un error cometido en varias oportunidades, el no dejar vender este tipo de animales. Porque la vaca de descarte no es la carne que come el ciudadano argentino, que consume otro tipo de carne, más allá que esté pasando una mala situación económica no la consume. Permitir exportar la vaca de descarte le generaría al país un importante ingreso de divisas ya que al ser exportada en su totalidad aumentaría el monto de divisas, y con eso se podría equilibrar y lograr que el precio de la carne buena que consume el argentino pueda estar más barata. Cuando se exporta se hace con carne de primera, que son los cuartos más importantes, como la nalga. La costilla no debería ser cara porque nunca se exportó y esa es la que quiere consumir el pueblo argentino.

Con estas medidas erróneas que vinieron tomando consecutivamente varios gobiernos, no generaron nunca que la carne bajar, y que sea viable para el consumo con los precios a la que la terminan llevando al no poder exportar. Como también la vaca de descarte está vinculada al sector lechero, prácticamente ese sector no llega a cobrar el litro de leche como debería estar. Los productores con la vaca de descarte por ahí generan un mejor número para seguir sosteniéndose, más aún un productor que hace una producción lechera en un campo rentado. Los alquileres y los costos de la producción lechera van tomados de la inflación y del precio del dólar en materia de insumos. Por eso cuando fijan un precio de leche, cosa que todavía no se terminó de resolver un tema muy hablado, muy trabajado, muy cuestionado, pero que nunca se lograron acuerdos que sean favorables para el sector, hace que todavía tengamos partes de país que paguen por litros de leche y no por sólidos.

No hay una contención desde la parte bancaria a un productor, todo va tomado con la inflación y con tasas de interés altísimas. No están acomodando que el productor pueda acceder a créditos blandos de acuerdo a la producción que genera, porque no se puede planificar nada a larga plazo, todo es a pocos meses. Es lamentable que sigamos teniendo un país que no nos está llevando a nada, sólo a más pobreza, más indigencia, menos producción. Es muy difícil seguir trabajando en lo gremial o en lo productivo. La parte política nos vive confundiendo, y se lleva la rentabilidad y el sacrificio de la gente, es la que se queda con el dinero de nuestro trabajo. Y cada vez son más los que quieren ser parte de la política, porque ahí encuentran salvarse ellos, su familia, sus bolsillos. Y los pobres están condenados a una limosna para convencerlos que tienen que seguir por esa vía, y los que ponemos el hombro trabajando somos cada vez los menos”.

“UN PLAN GANADERO NO TIENE MUCHO SENTIDO SI ESTÁN LOS MERCADOS CERRADOS”

Rodolfo Azaldegui – Proara – La Pampa

“Soy un productor ganadero de ciclo completo. Este año la sequía pegó fuerte en el rodeo, la preñez bajó en un cincuenta por ciento. Actualmente estamos realizando lo que es la sanidad de rodeo para poder cumplimentar con las necesidades del SENASA para lo que es exportación a China que, si bien está cerrada, tenemos que defender cada ternero que podamos lograr de más. Le vemos poco sentido tomar un crédito para engordar hacienda, cuando en realidad los números no cierran, o tenemos bloqueado el precio de venta. Más allá que eso va a generar algún tipo de corrupción como ocurrió entre 2006 y 2010. No ha pasado tanto tiempo como para llegar a pensar que las cosas hayan cambiado demasiado. Un plan ganadero no tiene mucho sentido si están los mercados cerrados. Esta situación la vamos a pagar como en aquél momento, con pérdida del rodeo, nos vamos a ir comiendo el capital hasta que las cuentas empiecen a cerrar de nuevo y el precio de la carne no hay forma de contenerlo, y perderemos los productores y los consumidores”.

“SERÍA MUY BUENO QUE EL GOBIERNO ESCUCHE A LOS PRODUCTORES Y NO A GENTE QUE NO TIENE IDEA LO QUE ES PRODUCIR EL CAMPO EN ESTAS CONDICIONES”

Ricardo Barraco – Filial Serrano – Córdoba


“La medida del cierre de exportaciones de carnes tomada por el gobierno perjudica lamentablemente a los productores medianos y chicos, por un lado, por la vaca de descarte que en la Argentina no se come y ahora con esto la vendemos por dos mangos, y otro tanto porque el ternero ha bajado de precio un montón y nos perjudica en la venta. Teniendo un tambo, no es satisfactorio lo que estamos cobrando, por más que lleguemos a 30 centavos de dólar los insumos se han ido por las nubes en esa divisa, ya sea para agroquímicos, los líquidos e inyecciones para el tambo. También tengo un plantel de rodeo de vaca de cría en un campo alquilado, y me va bastante mal porque no estoy cubriendo los gastos. Además, se me hace imposible la actividad porque el combustible esta carísimo, como las semillas, todo por las nubes, y al bajar el precio de la vaca o el ternero me perjudica un montón. Sería muy bueno que el gobierno escuche a los productores y no a gente que no tiene idea lo que es producir el campo en estas condiciones”.

DIOS EN LA TIERRA

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat