Economías Regionales

Niños de Islas del Ibicuy con las manos en la huerta

Son alrededor de 60 los niños que trabajan en la huerta, que siembran y siguen el proceso evolutivo de las plantas. Ellos, junto con su señorita, contaron la experiencia que llevan a cabo y el rol del Prohuerta en la escuela primaria de la localidad de Médanos en el Dpto Islas del Ibicuy.

La Agente del Prohuerta de la Agencia del INTA Islas del Ibicuy, Lic. Carolina Bohl, visitó la Escuela Primaria N° 15 “Justo José de Urquiza”, de la localidad de Médanos, donde se contactó con el Director, Sr. Abel Quintana Grasso y con la docente a cargo del taller de huerta, Sra. Norma Gómez.

La docente Norma Gómez, hace varios años está a cargo del taller de huerta y técnicas agropecuarias, espacio transversal para los alumnos de primero a sexto grado, que desde el nivel inicial comienzan a familiarizarse con la huerta. Dicho taller se propone como un lugar para la participación, mediante la implementación de una huerta orgánica, bajo una visión curricular en un proceso de construcción enseñanza–aprendizaje. Esta perspectiva de educación permite brindar respuesta a diferentes necesidades y realidades, fortaleciendo el protagonismo e interacción, integrando a los educandos, docentes y su contexto, como seres activos que recrean la propuesta productiva y se abren a otras inquietudes.

Es así que Norma Gomez manifiestó: “El proyecto de huerta y técnicas agropecuarias de la escuela, tiene como objetivo que lo producido sea para el autoconsumo en el comedor escolar y que los niños aprendan a sembrar hortalizas, de una manera fácil y agradable, pero que a la vez entiendan que requiere de conocimiento. También buscamos incentivarlos a la producción y consumo de hortalizas, generando conciencia por lo orgánico y que lo aprendido en la escuela puedan replicarlo en sus hogares”.

Durante el encuentro los alumnos mostraron gran entusiasmo, hicieron preguntas, comentaron experiencias y ellos mismos mostraron la importancia de la huerta escolar, siendo éste un ámbito de docentes motivados y comprometidos. Por otro lado, el alumno se entusiasma, se divierte, desde un aprendizaje integral, vinculado a la tierra y a su comunidad.

Además de promover el trabajo en equipo, estas propuestas generan lazos de solidaridad y de cooperación, una cultura emprendedora y ayudan a mejorar la calidad alimenticia. Estimular la participación activa de toda la comunidad contribuye a recuperar y revalorizar saberes populares y prácticas ancestrales, referidas a la producción y el uso de distintas especies. Estas actividades tienden puentes con los saberes que circulan en la vida cotidiana en donde se desenvuelven los niños, haciendo posible que la educación sea parte de su realidad, generando en ellos una actitud de respeto por la naturaleza.

En la oportunidad se entregaron semillas de la presente temporada otoño-invierno y material sobre “Huerta agroecológica”.

Más información: aerislas@inta.gob.ar

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat