Agricultura

Parcelas de Escorrentía: 54 años de ensayo sirven para comprender la conservación del suelo en Entre Ríos

La Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Paraná tiene vigentes 6 Ensayos de Larga Duración (ELD). Uno de ellos es el ensayo sobre Parcelas de Escorrentía, que es el más antiguo en esta unidad del INTA.

Los Ensayos de Larga Duración (ELD) generan conocimientos sobre los efectos a largo plazo de las prácticas agrícolas y de los desarrollos tecnológicos. Mediante ellos, se comprenden los cambios lentos que ocurren en el sistema por el uso continuo de determinadas combinaciones de prácticas de manejo.

La Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Paraná tiene vigentes 6 Ensayos de Larga Duración (ELD). Uno de ellos es el ensayo sobre Parcelas de Escorrentía. Emmanuel Gabioud, investigador del INTA Paraná e integrante del Departamento de Recursos Naturales y Gestión Ambiental de la EEA, trabaja en el mismo.

Las Parcelas de Escorrentía es el ensayo más antiguo de INTA Paraná. Fue construido en 1970 mediante un convenio entre INTA y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). El dispositivo está diseñado para medir la relación entre la intensificación de las secuencias de cultivos, la estructura del suelo y las pérdidas de agua y de suelo por escurrimiento.

El objetivo de este ensayo fue variando a lo largo de los años. Emmanuel Gabioud comentó que en principio, el interés era generar datos sobre el Factor C o del cultivo que era utilizado para el cálculo de la Ecuación Universal de Pérdida de Suelo (USLE). Asimismo Gabioud agregó: “Actualmente, además de evaluar las pérdidas de suelo y agua por escurrimiento, se estudian otros parámetros tales como pérdida de nutrientes, pérdida de herbicidas y también líneas de trabajo tendientes a relacionar la estructura superficial de los suelos y cómo éstas influyen en las pérdidas de agua y sedimentos en distintas secuencias de cultivos”.

El dispositivo experimental cuenta con 15 parcelas de escorrentía en las cuáles se desarrollan distintas secuencias de cultivo. “Las secuencias de cultivo son cuatro: maíz-trigo-soja, soja continua, soja continua con cultivo de cobertura y una secuencia que denominamos en transición agroecológica donde no se realizan aplicaciones. Esta última combina cultivo de cobertura con cultivo de granos” informó Gabioud. Por otro lado, existen tres parcelas llamadas testigo o de referencia: parcela de pastura permanente, parcela de maíz continuo y parcela de suelo descubierto o desnudo.

En cuanto a los efectos en el largo plazo, se destacó el monocultivo de soja como la secuencia donde se producen las mayores pérdidas de agua, nutrientes y sedimento por escurrimiento. “Como para tener un valor de referencia, entre el monocultivo de soja versus una rotación maíz-trigo-soja se produce un 50% más de pérdida de agua para el monocultivo de soja en relación a una rotación de cultivo” aseguró Gabioud.

En vísperas al Día Internacional de la Conservación de Suelo Gabioud opinó que: “Es importante revalorizar el dispositivo experimental de las Parcelas de Escorrentía ya que es uno de los pioneros en cuanto a generar información tendiente a la erosión de suelo y a poder realizar prácticas de manejo conservacionistas”

DIOS EN LA TIERRA

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat