Destacada Historia de nuestra tierra

Por primera vez en Entre Ríos liberarán un “aguará guazú”

El aguará guazú que había sido encontrado deambulando, el 7 de octubre pasado en Paraná, será liberado este viernes 8 de noviembre, en el Área Natural Protegida "Don Sebastián" en la Ruta Provincial 49 s/n , Paraje Tacuaras Ombú, Dpto La Paz, Entre Ríos. Es el cánido más grande de Sudamérica y en peligro de extinción en la Argentina. Es un hecho histórico para Entre Ríos, porque S es la primera vez que participan organismos nacionales y de otras provincias en una liberación en Entre Ríos, de manera ordenada y con asesoramiento profesional.

Recordamos que el pasado lunes 7 de octubre, fue capturado en Paraná, un aguará guazú, en Avda. de las Américas, zona sur de la capital entrerriana. El animal fue filmado con un celular mientras deambulaba atemorizado por una avenida que habitualmente es muy transitada. Posteriormente vecinos llamaron al 911 para dar aviso del sorprendente avistaje. Fue capturado por la División de Abigeato de la Policía de Entre Ríos y tras realizar los controles pertinentes, expertos, inmediatamente trasladaron al animal a la Estación zoológica Experimental, “Granja La Esmeralda” en Santa Fe, donde fue puesto en cuarentena para luego liberarlo en su hábitat natural.

Para conocer más sobre esta especie, dialogamos con la Magister Lucía Soler, Bióloga de la Universidad Nacional del Sur y Docente – Investigadora de la Cátedra de Fisiología Animal (Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia, Universidad Nacional del Sur) , que trabaja desde  hace casi 20 años investigando el Aguará Guazú y es co-editora con Marcela Orozco y Paula Gonzalez Ciccia del libro “Lecciones aprendidas y recomendaciones para su conservación, el Aguará Guazú-Chrysocyon brachyurus-en la Argentina”.

“Varios nombres intentan definir lo que el cánido silvestre más grande de América del Sur significa en la realidad. En verdad se trata de un misterioso lobo dorado. Misterioso por todas las historias y cuentos sobre los poderes mágicos en los que está involucrado. Dorado porque es definitivamente precioso en todos los sentidos”, describe el prólogo del libro de referencia.

Lucía Soler comienza la charla con Mundo Rural diciendo “hace casi un mes estuve en Entre Ríos dando una charla a un sector de las fuerzas de seguridad y allí también se comentaron algunos aspectos generales del protocolo de rescate y liberación para esta especie”. La profesional dictó, junto a otros profesionales, una jornada que se realizó con el objetivo de capacitar a las fuerzas de seguridad de la provincia de Entre Ríos ante nuevos registros de la especie en las ciudades o zonas aledañas y para concientizar sobre el cuidado que el aguará merece como especie en peligro y protegida.

Sobre el Aguará Guazú 

“El aspecto distintivo del animal es su altura, es muy delgado, puede llegar a 1,10/1,20 de altura hasta lo que denominamos la cruz o cuello, pero si medimos hasta la cabeza podemos sumarle unos 20 cms. más, orejas grandes, crin negra que lo caracteriza,cola corta que a diferencia de los zorros la llevan colgando, produce un grito muy distintivo que no es como el aullido del zorro. Otra característica distintiva es su olor que es muy dulce, como si fuera una fruta, su color es entre marrón, naranja y rojizo, deja una huella bastante grande similar a la de un puma, “tiene una huella grande, como la de un perro grande y de un tamaño similar a la de puma. La de puma es redonda y la de perro y aguará es más triangular.. Los animales detectan inmediatamente el olor de esta especie”, describió la profesional.

Una radiografía de la especie

Es el más grande de los zorros sudamericanos. Su pelaje es más bien largo, de un hermoso color rojo, y en la nuca y la cruz tienen una especie de crin oscura.

Es omnívoro. Caza de manera oportunista ratas, armadillos, cuises, aves, otros pequeños vertebrados e insectos, complementando su dieta con frutos silvestres.

Se comunican por vocalizaciones muy potentes que pueden tener un alcance de varios kilómetros. En período reproductivo, como son solitarios se localizan mediante estas comunicaciones vocales potentes.

La gestación se extiende 62-66 días, con camadas compuestas por 1-5 crías (mayormente 2) son oscuras, abren sus ojos luego de la primera semana de vida. Tras un período de lactancia de 3-4, aprenden de su madre técnicas
de caza y se independizan luego de 7-8 meses.

Nombre científico: Chrysocyon brachyurus

Nombre/s Vulgar/es: lobo de crín, aguará guazú (en guaraní significa “zorro grande”), el potrillo.

Distribución: Vive en las provincias de Corrientes, Formosa, Chaco, norte de Santa Fe y Córdoba, este de Santiago del Estero y sur de Misiones. Es probable su presencia también en el norte de Entre Ríos.

Se encuentra categorizado a nivel nacional como “Especie amenazada” (Resolución SAyDS 1030/04), y protegida por la Ley Nacional de Conservación de la Fauna 22.421/81 y su decreto reglamentario 666/97.

A nivel internacional la IUCN lo ha categorizado como “Cercano a la Amenaza” (NEAR THREATENED) y se encuentra en el Apéndice II de la convención CITES. Debido al estado crítico de sus poblaciones, la especie
ha sido declarada como Monumento Natural Provincial en las provincias de Chaco, Entre Ríos, Santa Fe y Corrientes.

La captura, caza y comercialización de esta especie se encuentra prohibida en todo el territorio nacional.

Problemas de conservación en Argentina

• Su principal problema es la destrucción del ambiente natural para la creación de arrozales o zonas de cultivo.

• El atropellamiento en rutas y caminos.

• El comercio ilegal y su captura como mascota.

• Se lo persigue por considerarlo una especie perjudicial por alimentarse de animales de granja pequeños (gallinas, pollitos).

Una especie en peligro de extinción

Es un carnívoro protegido en nuestro país, en la provincia de Entre Ríos, Chaco, Corrientes y Santa Fe, es especie declarada Monumento Natural. La profesional nos explicó que la figura de “Monumento Natural” se le otorga a algunas especies para incrementar los cuidados y la protección de la población porque están en peligro de extinción.

El aguará guazú está casi extinguido en Perú, pero en Sudamérica también está presente en Bolivia, Paraguay, Brasil y Argentina. En nuestro país la especie está protegida por la Ley N.º 22421, categorizada en peligro de extinción en Argentina por la resolución de la ex-SAyDS N°1030/2007 e incluida en el apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y flora Silvestres (CITES).

Soler estima que en Argentina habría solamente entre 800 y 1000 ejemplares, no obstante aclara que los datos son de 2008, pero la población sigue siendo muy reducida.

Cómo llegó a Paraná, una incógnita 

En lo que respecta a las hipótesis que se manejan respecto a su sorpresiva aparición en la ciudad de Paraná, se especula que “por el  excelente estado del animal con un muy buen peso, 30 kilos, y sin evidencias de haber estado en cautiverio, presumimos que podría haber llegado por los caminos que bordean el río Paraná, otra hipótesis es que por la bajante histórica del río Paraná, haya cruzado desde Santa Fe por los bancos de arena e islas caminando , no nadando porque no es buen nadador”.

La cuarentena 

Luego de haberlo atrapado en Paraná fue trasladado a la Estación zoológica Experimental, “Granja La Esmeralda” en la ciudad de Santa Fe, reserva donde se lo resguardó y se lo puso en cuarentena.

Soler explicó que la “cuarentena implica hacer los chequeos de control, cada especie tiene un protocolo diferente, pero en general se le hacen todo tipo de análisis internos y externos”.

Cabe destacar que desde el programa de conservación de la especie en peligro de extinción que lleva adelante la Granja, van liberando varios aguará guazú en la provincia de Santa Fe, “en este momento es el único centro funcional de administración y gestión estatal para el rescate y rehabilitación de aguarás, antes lo hacía Temaiken, pero ya no hacen nada con la especie”, explicó la bióloga.

Otro dato interesante es que los animales salen “chipeados”, Soler destaca que “es una muy buena acción de comprobación por si vuelven a aparecer”, y aclaró “el chip se empezó a implementar hace muy poco, pero no sirve para monitorear el animal, solo sirve para un marcado e identificación”.

Protocolo de liberación

El ejemplar será liberado este viernes, después de haber pasado por un período de cuarentena en “La Esmeralda”, donde se le realizaron chequeos veterinarios de rigor y ahora confirmado su buen estado será trasladado al Área Natural Protegida “Don Sebastián” en la Ruta Provincial 49 s/n , Paraje Tacuaras Ombú, Dpto La Paz.

La bióloga destacó que “es muy importante que la población esté atenta porque el animal, al no ser de la zona, luego de ser liberado va a vagar un tiempo porque nos es su territorio”.

El animal se transporta con sedación suave para que esté tranquilo, va en una jaula amplia que le permite ponerse de pie. Una vez en la reserva se espera que sea superada la sedación y se lo libera”.

Por qué se libera en  Entre Ríos 

Luis Prevedel dueño de la reserva donde será liberado el aguará guazú, explicó que el director de Recursos Naturales, Claudio Ledesma, fue el responsable de la decisión, “el hábitat de la especie está en norte de Entre Ríos, y puntualmente el Corredor del Guayquiraró, por eso al ser la única reserva reconocida por Ley por Gobierno, y  al estar ubicada bien al norte de la provincia, aceptamos muy contentos la propuesta”.

“Tenemos proyectado junto a Lucía hacer un trabajo de relevamiento de la especie, para saber si está presente en Entre Ríos y detectar lugares donde se pudieran hacer liberaciones futuras”, adelantó Prevedel.

Hay pocos registros de apariciones en la provincia

La presencia del aguará guazú en Entre Ríos sigue siendo un tema de discusión entre especialistas pero actualmente se carece de acciones concretas a nivel provincial.

Norberto Muzzachiodi en un capítulo del libro citado inicialmente y que al pie compartimos en formato pdf,  hace referencia a un informe elevado al Área Fauna y Flora del Gobierno provincial en 1998 que citó una pareja de aguará guazú en el establecimiento Las Calaveras en cercanías a la ciudad de San Salvador. Para la misma época, un cazador comentó el avistaje de un individuo bebiendo agua durante el atardecer sobre el río Gualeguay (Dpto. Federal).

El 8 de diciembre de 2001 se publicó una nota periodística en la que se informó que los técnicos de la Dirección de Recursos Naturales  hallaron en zona del arroyo El Ombucito cercano a los bajos del Yacaré, dos cráneos y un cuero de aguará guazú en mal estado de conservación.Estos fueron llevados en febrero de 2002 al Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas “Antonio Serrano de Paraná”.

A fines de julio del año 2001 tuvo lugar un nuevo registro, en la misma zona que el anterior, y se trató de una cría de 1,2 kg que había sido víctima de una trampa. Según lo expresado por el entonces Director de Fauna, la situación
tuvo lugar en un área de campos donde se cultivaba arroz. Los registros señalarían que la especie ocupaba un área acotada, con presencia de pajonales y bañados, en el noroeste del Dpto. La Paz y Suroeste del Dpto. Feliciano.

En el año 2002, Chebez reportó un registro sobre las márgenes de los Arroyos Feliciano y Puerto, en la Reserva Privada “El Rincón” , ubicada a 50 km de Federal ; además sugirió en esos años, que la especie estaría repoblando la Selva de Montiel.

En el año 2006, se declaró al Territorio del Distrito Francisco Ramírez,(Parajes “El Gato” y “Lomas Limpias” Área de Reserva Natural Protegida de Uso Múltiple.

El 2 de mayo de 2008 se denunció la muerte de un aguará guazú hembra en un establecimiento agropecuario cercano a la ciudad de Villaguay .

En la actualidad se reportan avistamientos en campos aledaños a Gualeguay en donde existen extensos campos de pajonales, en particular en los ambientes palustres de la Laguna Bracamonte en la desembocadura del Arroyo Diego López. Asimismo, en octubre del 2014, se accedió a una fotografía de un macho adulto que estaba siendo perseguido por un vehículo al noroeste del Dpto. La Paz.

Las amenazas para la especie

Las principales amenazas para el aguará guazú, localmente llamado “zorro potrillo entrerriano” , se deducen de entrevistas a productores y trabajadores rurales, así como cazadores.

Estos datos permiten mencionar como principal causa de muerte directa a la caza ante el avistamiento y al ataque con perros. Estos datos coinciden con los recabados por otros autores.

Por otra parte, la pérdida del hábitat característico , es una amenaza fundamental debido a una agricultura que avanzó sobre pajonales, esteros y bañados, drenándolos para arroceras y represas para riego , los desmontes  y el cambio de uso de los cañadones y áreas misceláneas del fondo de los montes en establecimientos de gran superficie del Espinal.

Estos ambientes, surcados por una red hídrica característica han cedido su condición de refugio y corredor de fauna silvestre al ganado doméstico al avanzar la agricultura en suelos marginales por su alta rentabilidad y demanda para agro biodiesel.

Por otro lado, conspiran contra la especie los mitos y leyendas, como la leyenda guaraní del “Luisón”,  o la europea del “Lobizón”, pero en la mitología toba es un ser protector y padre de todos los perros. Para otras culturas nativas, como los mocovíes, representa a un animal sagrado envuelto de espiritualidad.

Aquí podés acceder al libro Aguará Guazú en Argentina, lecciones aprendidas y recomendaciones para su conservación:

http://www.fundacionazara.org.ar/img/libros/aguara-guazu.pdf



DIOS EN LA TIERRA

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat