Actualidad Destacada

Preocupa el tránsito con máquinas agrícolas en caminos rurales y rutas, analizan propuestas

En una reunión en la sede de CRA se comenzó a trabajar en la transitabilidad en rutas, legalidad y control de la maquinaria agrícola. Se realizó especial énfasis en la transportabilidad de la maquinaria sobre y debajo de los carretones que trabajan en los campos argentinos.

Se encontraron varios puntos en común ya que hay productores que son contratistas y tienen problemas para transitar con sus máquinas por caminos rurales por el ancho de labor, por ejemplo.

A modo de ejemplo, una sembradora, no puede transitar por su ancho en rutas ni tampoco por caminos rurales.

En este sentido, el anfitrión de la reunión Dardo Chiesa señaló que “la cosecha récord pasa por máquinas de gran porte y caminos rurales que están devastados. La maquinaria agrícola no está para molestar, sino para producir; entonces lo que no se puede prohibir es el transporte de máquinas, que ya están legalmente y trabajando en los campos, es necesario modernizar la ley a los tiempos actuales. La cosecha récord pasa por esas máquinas y las mismas deben llegar al potrero de forma legal”.

Al haber una coincidencia generalizada, se puso en estudio un proyecto de ley del vicepresidente de CRA, Jorge Chemes y otro que presentó el sector de la maquinaria agrícola. En es sentido Chemes se refirió a los problemas que hay para transitar con las máquinas, “hay muchos desencuentros, reglamentaciones que complican, sobre todo el trabajo de los contratistas rurales, todo esto nos moviliza a trabajar en la búsqueda de una legislación que posibilite trabajar tranquilo sin los problemas que están ocurriendo”.

Este primer encuentro, fue el puntapié inicial de reuniones que continuarán y se irán sumando propuestas para encontrar soluciones a la transitabilidad por las rutas del país a la maquinaria agrícola.

Del encuentro también participaron representantes de FACMA; CATMA; CAFMA; CACF; Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación; CARBAP; CARTEZ; FAAS; Federación Agraria Argentina; Sociedad Rural Argentina; transportistas de maquinaria y fabricantes de carretones.

El proyecto que pedía la “inclusión de una banquina no inferior a los 4,5 metros 

El proyecto de Ley presentado en 2012, por en ese momento el Diputado Jorge Chemes, proponía:

RUTAS NACIONALES: CONTÉMPLASE LA INCLUSIÓN DE UNA BANQUINA DE UN ANCHO NO INFERIOR A LOS 4,5 METROS, EN TODAS LAS OBRAS VIALES.

Ley de transitabilidad de la red caminera federal productiva

Artículo 1º.- Las rutas nacionales que se construyan, reformulen o reparen desde la sanción de la presente, deberán contar con, al menos, una banquina de un ancho no inferior a los 4,5 m (cuatro metros con cincuenta centímetros) en las zonas que delimite el Poder Ejecutivo en base a las consideraciones de movimiento de maquinarias pesadas.
Artículo 2.- Desde el primer día hábil del año siguiente a la sanción de la presente, el Poder Ejecutivo Nacional deberá contemplar en los pliegos de bases y condiciones para la construcción, reformulación o reparación de rutas nacionales (en cualquiera de sus modalidades), la condición establecida en el párrafo anterior.
Artículo 3.- Quedan exceptuadas de lo establecido en el artículo 1º las autopistas, autovías y las que, por alguna razón, sean de uso exclusivo de tránsito ligero.
Artículo 4.- El Poder Ejecutivo Nacional establecerá, a partir de la zonificación que estime conveniente, requisitos de transitabilidad y seguridad para rutas nacionales que atraviesen corredores productivos.
Artículo 5.- Cuando una ruta nacional atraviese un corredor productivo, según la delimitación que establezca el Poder Ejecutivo Nacional, se tenderá a eliminar los puentes angostos y obstáculos que hacen estrechar las banquinas, de manera de permitir el mejor y más seguro movimiento de personas y maquinarias.
Artículo 6.- El Poder Ejecutivo Nacional dispondrá la más amplia publicidad a las obras, días y horarios de uso particular o productivo, cartelería y señalética suficiente para indicar la posible presencia de maquinarias en las banquinas y queda autorizado para fijar límites de velocidad diferenciados por horarios.
Artículo 7.- El Poder Ejecutivo Nacional dispondrá las condiciones de visibilidad necesaria que deberán tener las maquinarias pesadas para poder circular por las rutas nacionales, tanto diurnas como nocturnas.
Artículo 8.- La Dirección Nacional de Vialidad será la autoridad de aplicación de la presente ley.
Artículo 9.- La Dirección Nacional de Vialidad deberá, en un plazo no mayor a los 3 (tres) meses desde la sanción de la presente, establecer la zonificación de zonas productivas de alto tránsito de maquinarias pesadas, a los fines de dar prioridad a los ensanches de banquinas.
Artículo 10.- De forma.

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

Parece ocioso recordar que la República Argentina ha sido y es un país con un importantísimo sector agrícola que incorpora la más moderna tecnología para producir bienes exportables y para consumo local. Y en notorio también, andando por los caminos del interior de la República, que estas nuevas tecnologías en materia de producción agropecuaria implican el uso de maquinarias cada vez más eficientes, caras y grandes.
Desde 2010 he venido presentando proyectos relacionados con la seguridad vial y sobre el conflicto de productores que necesitan la movilización de maquinarias grandes y la seguridad necesaria para todos aquellos que utilizan las rutas de manera particular o por medios públicos. En ocasión de la presentación del expediente 1446-D-10 expresé que en los años sesenta hubo un salto tecnológico mayúsculo con el acceso a los tractores por parte de grandes, medianos y pequeños productores. Eso que fue revolucionario e implicó avances en la producción y productividad, hoy es altamente ineficiente. Las maquinarias, por escala y precio, han dejado de estar al alcance de productores aislados. De esta suerte, la introducción de las más modernas tecnologías entre los años 90 y la primera década de este siglo, ha hecho que nos encontremos con otra nueva revolución que ha multiplicado las cantidades producidas a partir de incorporar zonas que antes eran marginales y a las que ahora se les pueden aplicar los insumos y maquinarias más modernas, para lograr los mejores rindes.
El tema de la seguridad vial ha sido un tema ampliamente debatido en los últimos años. La enorme cantidad de muertes y accidentes con consecuencias gravísimas para los viajeros, tanto particulares como profesionales, determinó la sanción de leyes nuevas en la materia, buscando disminuir la mortalidad por causas de tránsito. Amplias campañas de educación y seguridad lograron bajar, en este año, la cantidad de muertos.
De esta manera, creo necesario repetir que en una democracia avanzada, cada conflicto de intereses es una oportunidad para resolverlos en base al diálogo y la contraposición de ideas, anhelos y proyectos. En estas condiciones, aspiro a que podamos iniciar conversaciones con los distintos actores involucrados de forma de llegar a los más amplios consensos, logrando compatibilizar los intereses que pueden parecer contrapuestos. Así, para iniciar el diálogo y el debate hace falta un papel que discutir. Y esta es nuestra función: impulsar el debate democrático, franco y abierto. Hay un hecho objetivo, cual es la congestión producida en la provisión de un bien público como es una ruta. Y es la política la que debe buscar soluciones a este conflicto. Creo que podrían establecerse horarios, condiciones de publicidad, mejorar las condiciones de uso de los caminos, corredores productivos u otras formas. Podemos poner a todo el aparato estatal para resolver el conflicto. Hoy contamos con instrumentos de divulgación, de enseñanza, con técnicas aplicadas como la señalética… evidentemente, con la coordinación de acciones es posible solucionar estos inconvenientes.
En 2010 presenté ya un proyecto solicitando al Poder Ejecutivo Nacional que modificara el anexo “LL” del decreto 779/95, que es reglamentario de la “Ley de tránsito”, ley número 24.449. Como la temática del presente proyecto es complementaria de aquél, es que los fundamentos son, esencialmente, los mismos. El enfoque, en esta ocasión, es distinto en el sentido de buscar una resolución permanente el problema, dando una política de fondo en la materia, razón por la que debe emanar del Poder Legislativo, y no ya una política administrativa, propia del rol ejecutivo.
La producción agrícola se organiza hoy en forma distinta a lo que lo hacía en los ochentas. Las grandes maquinarias entran y salen hoy de distintos campos y se trabajan las 24 horas del día. Resulta entonces que no hay disponibilidad de carretones suficientes como para estar esperando a cada máquina en cada campo. Incluso, ya hay inconvenientes con las alturas, ya que las maquinarias sobre carretones exceden también las alturas máximas en algunos casos. Así, estamos planteando una solución para el ancho y alto de la maquinaria en rutas. De todas maneras, confío en que el Poder Ejecutivo Nacional, a través de sus organismos especializados, pueda también participar en la búsqueda de soluciones de largo aliento a este problema que aqueja a los productores agrícolas, sin desmedro de la seguridad vial, tema por el que todos velamos.
Este proyecto toma como base el expediente 4771-D-2010, también de mi autoría, pero con algunas modificaciones que he estimado convenientes. El problema de la seguridad vial me parece sigue siendo muy importante y es por eso que vuelvo a presentar esta iniciativa, a los fines de mejorar las condiciones productivas atendiendo a la mayor seguridad de los particulares que se movilicen por las rutas del interior del país.
Por las razones expuestas, solicito a mis pares que me acompañen en la aprobación de este proyecto.

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat