Destacada Río Adentro

Pronostican los posibles escenarios hidrológicos para el próximo trimestre

Foto: Turismo Entre Ríos
El  Ing. Juan Borús Lic. Gustavo Almeira, Sr. Victor Núñez y el Sr. Guillermo Contreras elaboraron un informe en el que pronostican los posibles escenarios hidrológicos en la cuenca del Plata durante el período octubre-noviembre-diciembre 2019.
Compartir:

Según el informe en el Litoral, Paraguay y cuencas de los ríos Uruguay e Iguazú “se esperan lluvias por encima de lo normal a normales. En la cuenca del Paraná en territorio brasileño y alta del río Paraguay se prevé lluvias normales. Durante el trimestre se registraría un gradual retorno a una situación normal, desde el actual escenario predominante de aguas bajas. Se registrarían pulsos normales de repunte en el río Iguazú y en el río Uruguay durante la segunda mitad del trimestre de interés”.

Situación climática : tendencias de precipitación para el último trimestre 2019

Los resultados de diversos modelos de pronósticos del ENSO muestran condiciones Neutrales en el resto del año, tal como lo muestran los modelos brindados por IRI .

“Las anomalías de lluvias correspondientes a los meses de julio a septiembre 2019 es considerado como normal (período 1961/1990)” dice el informe de referencia.

En el mes de septiembre se presentó nuevamente un patrón de lluvias deficitarias en casi toda la Cuenca del Plata. Las zonas con mayor déficits se observan en el centro-norte del Litoral, este de Paraguay y cuenca no regulada del Paraná, Iguazú y media-alta del Uruguay. En tanto se presentaron lluvias normales a levemente por encima de lo normal en el sur del Litoral y pequeña porción de la cuenca alta del Paraná.

En resúmen 

Los resultados de los Centros Mundiales de Pronóstico Climático prevé Condiciones Neutrales en los próximos 3 meses.

En el Litoral, Paraguay y cuencas de los ríos Uruguay e Iguazú se esperan lluvias por encima de lo normal a normales.

En la cuenca del Paraná en territorio brasileño y alta del río Paraguay se prevé lluvias normales.

No se descarta la ocurrencia de eventos de precipitación localmente más intensa que lo normal sobre el norte y centro-este del país durante el transcurso del próximo trimestre.

Dado que la perspectiva climática para la cuenca indica la probabilidad de eventos significativos. Por lo tanto, es probable que en el trimestre de interés se produzcan pulsos de crecida y un acercamiento a los Niveles de Alerta.

Bajante muy significativa en el Río Paraguay

Toda la cuenca del río tuvo lluvias en septiembre que acumularon montos inferiores a los normales del mes. El dominio de anomalías negativas de lluvia acentuó la tendencia descendente en todo el curso.

En el tramo inferior del río, compartido con Paraguay, la bajante registrada se encuentra entre las más acentuadas de la historia. En este tramo los niveles se ubican en la franja de aguas bajas desde el 08/sep.promedio mensual de agosto 1,71 m por debajo del promedio de septiembre de 2018. Continúa alejándose del Nivel de Alerta (7,80 m).

Considerando el período desde 06/jun pasado, la bajante resulta la más significativa de la historia, con un descenso de 7,64 m en 123 días.

La perspectiva climática actualizada no permite esperar una rápida recuperación, aunque indica la probabilidad de eventos intensos de corta duración, especialmente sobre la cuenca baja del río. El descenso observado ubica a todos los niveles en la franja de aguas bajas, de la que ría saliendo muy gradualmente durante el trimestre de interés.

Se espera que durante el trimestre de interés en el tramo compartido del río los niveles se estabilicen y comiencen luego una gradual recuperación. Se prestará especial atención a posibles eventos intensos de corta duración sobre la cuenca inferior.

Río Paraná en Brasil con aporte regulado

En un escenario de lluvias acotadas y sin tendencias, se destacan las anomalías positivas sobre las cuencas de los afluentes Grande y Tieté, en contraste con la marcada anomalía negativa de lluvias sobre el resto de la alta cuenca en Brasil.

El sistema de embalses reguló las descargas, de manera que se mantuvo un escenario de aporte “estable” hacia el tramo compartido del río. La atención estará puesta en lo que resta de este mes de octubre especialmente, considerando la probabilidad de lluvias sobre la cuenca no regulada que puedan modificar el escenario actual.

Se espera que en el próximo trimestre el aporte de la alta cuenca en Brasil se mantenga muy regulado, con eventuales pulsos de corto plazo. Se mantendrá la atención ante eventuales repuntes sobre la cuenca no regulada, de aporte directo al embalse de Itaipú.

Perspectiva de pulsos de crecida en el Río Paraguay

Se mantiene esa perspectiva a pesar de los acotados registros de lluvia de los últimos cuatro meses.

En septiembre nuevamente predominaron anomalías de lluvia marcadamente negativas. Los embalses emplazados en el tramo medio del río se encuentran con niveles relativamente bajos, con cierta capacidad de atenuación de futuras lluvias.

El caudal en Andresito siguió su tendencia a la baja, como ocurrió en el mes anterior manteniéndose todo el mes por debajo de lo normal, con algunas fluctuaciones. El promedio mensual fue de unos 900 m3/s, levemente inferior al del mes de agosto y del orden de la mitad del promedio mensual desde 1994.

La tendencia climática aún indica la probabilidad de eventos intensos de corto plazo que puedan dar lugar a pulsos de crecida de importancia. La respuesta de esta cuenca ante eventos intensos es siempre rápida y significativa.

Aporte acotado para el Río Paraná tramo argentino – paraguayo 

Ante lluvias escasas o erráticas, el aporte en ruta volvió a ser poco significativo. Las lluvias tuvieron montos inferiores a los normales, sin eventos significativos. La perspectiva climática indica que conforme avance el trimestre aumentaría la probabilidad de repuntes de corto plazo.

El caudal afluente a YACYRETÁ: registró un par de repuntes de corto plazo, muy acotados, evolucionando en el mes por debajo de los parámetros normales, promedió el mes 9.900 m3/s, unos 800 m3/s superior al mes anterior y un 27% por debajo del promedio mensual de los últimos 25 años.

Tramo argentino con oscilación en la franja de aguas bajas 

A excepción de parte de la cuenca santafesino-entrerriana de aporte al río Paraná, predominaron anomalías negativas de lluvia en septiembre. La anomalía positiva de lluvias sobre Entre Ríos permitió cierta recuperación de los afluentes de margen izquierda y un fugaz repunte en el río Gualeguay. La perspectiva climática obliga a esperar una mayor actividad en el trimestre de interés, especialmente en este mes de octubre. El aporte en ruta al curso principal se mantuvo acotado.

El nivel en Corrientes registró los acotados pulsos de caudal de Yacyretá, sin una tendencia definida. En los primeros quince días osciló con tendencia ascendente, con un valor mínimo de 2,15 m, pasando a un valor máximo de 2,56 m el 22/sep. Terminó el mes en 1,92 m. (Nivel de Alerta 6,50 m-Nivel de Evacuación 7,00 m). El promedio mensual fue de 2,22 m, es decir 0,89 m por debajo del valor medio mensual desde 1994 y 0,30 m inferior al promedio de agosto.

En Santa Fe el nivel osciló entre 1,97 m en 09/sep y los 2,27 m el 17/ago. Luego el nivel comenzó a descender llegando a un mínimo de 2,10 m el 30/sep. Promedió los 2,13 m, es decir 0,52m menos que el mes de agosto y 0,71 m por debajo del valor normal mensual.

El caudal entrante al Delta comenzó a disminuir sostenidamente desde principios de julio, hasta ubicarse actualmente en el orden de 12.000 m3/s, inferior al promedio mensual de septiembre desde 1994. El nivel en Rosario osciló entre 1,75 m y los 2,04 m registrado el 16/sep, terminando el mes con un valor de 1,92 m. Promedió los 1,92 m, 0,70 m menos que en el mes anterior y 0,75 m por debajo del promedio mensual desde 1994.

Dada la perspectiva climática, se espera que durante el trimestre de interés los niveles se mantengan dentro de la franja normal de oscilación, con eventual superación de corto plazo.

Los niveles en el río Paraná en territorio argentino, incluyendo el Delta, se mantendrán oscilando en la franja de aguas bajas en las próximas semanas, comenzando luego una gradual normalización. Se prestará especial atención a

Los efectos de posibles repuntes significativos, especialmente desde el río Iguazú.

Río Uruguay con tendencia a lo normal

Fuerte contraste en septiembre entre el escenario registrado en la cuenca alta y media, con anomalías de lluvia marcadamente negativas y la cuenca baja con frecuentes eventos que resultaron en anomalías levemente positivas.

Los únicos eventos significativos se registraron sobre la cuenca baja, mayormente en territorio uruguayo. La atención estará puesta especialmente en los eventos que puedan registrarse en este mes de octubre.

Los niveles en los embalses de la alta cuenca se mantuvieron muy acotados en septiembre y por debajo de los niveles normales de operación, con cierta capacidad de atenuación de excedentes de lluvia. La descarga hacia el tramo compartido mantuvo una disminución oscilante, con un promedio mensual del orden de 700 m3/s, un 30% menos que en agosto.

 

 

 

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat