Actualidad Destacada

“Que el tratamiento de la Ley de Humedales no sea una cortina de humo”

Un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados comenzará a debatir a partir de mañana proyectos que establecen presupuestos mínimos y marcos regulatorios para la protección de los humedales. Al respecto el reclamo y posturas de las entidades agropecuarias.

Desde la Mesa de Enlace de Entre Ríos entienden que dicho tratamiento “debe darse con las garantías de una absoluta responsabilidad, amplitud y rigurosidad como sea necesaria, ya que legislar sobre alrededor del 20 % del territorio argentino no puede hacerse a partir de oportunismos ni demagogias. No obstante, algo debe quedar absolutamente claro: no hay ausencia alguna de legislación. De hecho, existe y establece las protecciones ambientales, al tiempo que el combate contra el fuego también tiene su normativa y procedimientos. Lo que sucede es que está fallando el Estado, por lo que una nueva ley no garantiza nada mejor, ya que si hoy no responde, nada garantiza que lo hará en el futuro con otro texto. En resumen, el Estado falla en la ejecución del cuidado del medio ambiente, en establecer las compensaciones y en el manejo y combate del fuego”.

Para las entidades entrerrianas resulta claro que “el hecho de volver sobre el tema en estos momentos está basado en los incendios del Delta e islas, pero de ninguna manera el humo puede transformarse en un velo que tape o falsee la realidad. Este llamado a la sensatez se basa en declaraciones públicas esgrimidas por distintos sectores políticos y sociales donde desde un absoluto y total desconocimiento se buscan las causas de los problemas ambientales en la producción agropecuaria. Semejante sinrazón debe ser enfrentada con argumentos científicos y técnicos, que existen, y que instamos a que sean escuchados”.

La Mesa de Enlace entrerriana también considera que “todo tratamiento que se dé al respecto debe abordar de manera equilibrada el desarrollo económico, el desarrollo social y la protección del medio ambiente, al tiempo que deben privilegiarse en el análisis los criterios científicos serios y demostrables que evidencien los daños que se pretenden remediar, las razones y causas de las transformaciones, que se respeten las autonomías y normas provinciales y que se armonice cuando existen confluencias entre varias jurisdicciones, así como el principio constitucional de razonabilidad, evitando en todo momento que el oportunismo político y el revanchismo de algunos sectores asomen manipulando, forzando y tergiversando la realidad”.

Humedales: Entre el humo y la verdad

Los humedales están actualmente presentes en casi todo nuestro país, brindando servicios ambientales, culturales y socio-económicos. En conjunto con los productores ganaderos, forestales, apícolas, citrícolas, etc. y sus familias que los habitan desde tiempos inmemoriales también brindan servicios agro-eco-sistémicos.

Es así que vemos como proveen de agua dulce, filtran y retienen nutrientes y contaminantes, amortiguan excedentes hídricos o sequías, mitigan la salinización de los suelos en algunas áreas, almacenan carbono, proveen alimentos, maderas, fibras, combustible, servicios turísticos, desarrollo social, etc.

En los últimos tiempos hemos visto cómo diversos focos de incendio depredaron su riquísima flora y fauna autóctona devastando grandes extensiones y desplazando a las familias, llegando a contaminar inclusive ciudades vecinas con el humo y las cenizas, tal como también pasó este último año en lugares tan disímiles como el norte, el centro, zonas de la Patagonia y el litoral. La sufrieron Misiones, Jujuy, Córdoba, Salta, Corrientes, La Pampa, Santa Fe, Formosa, Chaco, Entre Ríos, Santiago del Estero, y varios lugares del sur: Bariloche, Esquel, El Bolsón.

Ese humo tapó la ineficiencia del Estado: la de los organismos de control y seguridad, ocultó la demora y la eficacia en la detección temprana, en el accionar y ataque rápido y sepultó bajo las cenizas la falta de coordinación y respuestas entre Nación y Provincias. En ese sentido Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) cuestiona:¿Hace falta una nueva Ley para que esto deje de suceder?

La República Argentina cuenta actualmente con leyes nacionales que deberían proteger y conservar adecuadamente los humedales:

1) Ley 25.675 General de Ambiente

2) Ley 25.335 Ratificación Convenio RAMSAR para Protección de Humedales

3) Ley 25.688 Gestión Ambiental de Aguas

4) Ley 26.815 Manejo del Fuego

5) Ley 26.652 Quemas Controladas

Asimismo, hay una cantidad de Leyes Provinciales que rigen la materia. Sin embargo, actualmente más de una docena de proyectos de distintos partidos políticos sobre “Presupuestos Mínimo” para el humedal se debaten en el Congreso Nacional, al tiempo que el fuego avanza.

“La discusión sobre este tema se debe dar descartando fanatismos e ignorancia, en un marco de serenidad y responsabilidad política y no puede depender de una demagogia circunstancial, ni estar cruzada por urgencias de situaciones ambientales presentes. Apelamos a la dirigencia política, para que evalúe el marco normativo actual y su aplicación práctica, porque no se trata de sumar capas legislativas, sino de su cumplimiento, sus medios y sus resultados. No simplifiquemos los temas importantes ni actuemos bajo la presión de falsas consignas. La sobreabundancia y superposición de legislación no evita los daños. Lo que previene los siniestros y conserva el ambiente es cumplir las leyes vigentes. Hagámoslo. No ocultemos la verdad”, dijo CRA.

 “No se trata de seguir haciendo leyes, sino de cumplir las que existen”

La Federación Agraria Argentina también se refirió en la fecha al próximo tratamiento de diversos proyectos vinculados a la protección de humedales en el Congreso de la Nación. “No hay dudas de que hay que dar una solución ante los incendios y otras cuestiones vinculadas con la protección de los humedales, sin embargo como entidad estamos convencidos de que no se trata de dictar nuevas leyes ni de hacer un uso oportunista o político de este tema. Los humedales son un recurso fundamental no sólo a nivel ambiental, sino también socio económico, cultural y productivo, por lo que cuando se legisla sobre el tema hay que considerar esa complejidad, para no tomar una medida que sólo persiga un posicionamiento político pero que tenga consecuencias inadecuadas para dichos ecosistemas y de las comunidades que los habitan”, señalaron desde la entidad.

Los federados agregaron: “al momento, en lo inherente al manejo de fuego y protección del ambiente, hay diversas leyes, vigentes y adecuadas, como la 25675 (general de ambiente), 25335 (ratificación del convenio RAMSAR), 25688 (gestión ambiental de aguas), 26815 (manejo del fuego) y 26652 (quemas controladas). El problema más grave que tenemos como país es que el estado no cumple adecuadamente sus obligaciones de contralor y aplicación fehaciente de esas normas. Avanzar hacia una contaminación normativa, resultante de apuros políticos y no de un abordaje serio e integral de estos ecosistemas, no es una buena alternativa, pues en lugar de solucionar problemas crearán otros”.

Al respecto, desde FAA destacaron la importancia de que el Estado Nacional y los estados provinciales avancen en la fehaciente aplicación y observación de esas normas, así como también que se termine con los abordajes facilistas que buscan demonizar a los productores agropecuarios. “Estamos hablando de alrededor de un 20% del territorio de nuestro país, que es lo que entra en la denominación de humedales. El impacto de nuevas legislaciones será crucial para todo nuestro país, por lo que los debates o posibles nuevas normas deben darse con total seriedad y comprendiendo el impacto real, a nivel de impacto ambiental, pero también socio económico, cultural y social, es decir debe ir mucho más allá de las declaraciones rimbombantes de políticos oportunistas o de quienes crean fantasmas para tapar la ineptitud del Estado”, concluyeron.

 

 

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat