Actualidad Destacada

Según World Meteorological Organization es posible que se produzca un episodio débil de “La Niña”

La diferencia entre El Niño donde se aprecia una lengua de agua más cálida de lo normal extendiéndose desde la costa de Perú y Ecuador hasta le Pacífico Central, y La Niña, con una situación opuesta, caracterizada por temperaturas de la superficie del océano más frías de lo habitual.

En mayo de 2016 llegó a su fin el episodio de gran intensidad de El Niño de 2015/2016. Desde entonces los indicadores del fenómeno El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) se han mantenido en niveles neutros. Según algunos modelos climáticos, es posible que durante el tercer trimestre de 2016 se produzca un episodio de La Niña. Si eso ocurre, las predicciones indican que será posiblemente uno de poca intensidad, no tan fuerte como el episodio moderado/intenso más reciente de La Niña de 2010/2011. Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales vigilarán de cerca la evolución del fenómeno ENOS en los próximos meses.

Situación actual y perspectivas:

Por lo general, tras varios episodios intensos de El Niño, entre ellos el de 1997/1998, siempre se ha producido un episodio de La Niña.

Actualmente existen diferencias entre las predicciones de los modelos esto conlleva a cierto grado de incertidumbre sobre la ocurrencia y la intensidad máxima de un posible episodio de La Niña. De acuerdo con estimaciones actuales, existe entre un 50 a 65% de probabilidad (con una media de entre 55 a 60%) de que se produzca un episodio de La Niña en 2016.No obstante ninguno de los modelos estima que exista más que una pequeñísima probabilidad de que se reactive el episodio de El Niño en lo que resta de 2016.

Es importante tener en cuenta que El Niño y La Niña no son los únicos factores que condicionan las características climáticas a escala mundial. Además, no existe necesariamente una correspondencia directa entre la intensidad de un episodio de El Niño y sus efectos climáticos a escala regional. Por lo que se refiere a la escala regional, las proyecciones estacionales deberán tener en cuenta los efectos relativos tanto de El Niño y La Niña como de otros condicionantes climáticos pertinentes a escala local. Por ejemplo, se sabe que la temperatura de la superficie del océano Índico, del sureste del Pacífico y del Atlántico tropical influye en el clima de las zonas terrestres adyacentes.

En resumen:

• Han prevalecido condiciones neutras características del fenómeno ENOS desde el fin del episodio de intensidad fuerte de El Niño en mayo.

• De la mayoría de los modelos considerados y las opiniones de expertos se desprende que existe entre un 50 a 65% de probabilidad de que se produzca un episodio de La Niña en el tercer trimestre de 2016, que prevalecería durante el resto de 2016.

• Si se produce un episodio de La Niña, lo más probable es que sea de intensidad débil.

• Es prácticamente improbable que se reactive el episodio de El Niño en 2016.

Seguirá vigilándose atentamente la evolución del fenómeno ENOS. Durante los próximos meses los expertos en predicción climática indicaron que suministrarán periódicamente interpretaciones más detalladas de las variaciones climáticas a nivel regional, que difundirán los SMHN.

La información aplicable a escala regional y local se puede obtener mediante las predicciones climáticas estacionales regionales o nacionales, tales como las elaboradas por los Centros Regionales sobre el Clima (CRC) de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), los Foros regionales sobre la evolución probable del clima (FREPC) y los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales (SMHN).

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat