Agricultura Destacada

Una radiografía de la sequía en Entre Ríos

Compartir:

Los pronósticos no son auspiciosos, lo más probable es que durante la próxima quincena, la sequía siga instalada en la provincia. Aunque se pueden presentar lluvias de menor escala, no será suficiente para revertir los resultados de una campaña que ya se perfila deficitaria.

Según las cifras que brinda semanalmente la Bolsa de Cereales de Entre Ríos y su Sistema de Información (SIBER) pudimos hacer una radiografía de las graves secuelas que va dejando la sequía en los cultivos estivales.

Los datos estadísticos confirman que ésta es la segunda sequía severa en menos de 10 años, la anterior fue durante la campaña 2008/2009, pero lo más peligroso del actual panorama,además de las importantes pérdidas que ya registran los cultivos estivales, es que en el corto plazo no hay signos de que  el escenario seco pueda llegar a revertirse.

El maíz el más castigado

El maíz de segunda y tardío es el más perjudicado de los cultivos de verano, el 85 % se posiciona en condición de regular a mala, lamentablemente ya se han perdido lotes por completo. La mayor parte del área implantada con el cereal presenta hojas acartuchadas, secas y como si fuera poco, daños por cogollero.

Ni el sorgo resistió la sequía

El 71% del área sembrada de sorgo se encuentra en condición regular a mala . El deterioro en la condición del cultivo está determinado por el severo estrés hídrico a lo que se le suman los ataques de cogollero. Según lo que pudo relevar esta semana el SIBER, se observan lotes con retención de panoja y plantas secas. Al igual que el maíz, en casos extremos se dan por perdido lotes por completo.

La soja no se queda atrás

La peor condición de la soja se presenta en el sector Este de Entre Ríos donde el 29 % del área cuenta con una condición calificada como mala, mientras que si se lo evalúa en todo el territorio provincia el 76%  está en condición regular a mala con perspectivas de rendimiento que podrían posicionarse muy por debajo de lo normal de continuar el pulso seco.

Los colaboradores del SIBER detectaron aborto de flores y vainas, secado de las hojas basales hasta la muerte de plantas por zonas e incluso llegando a abarcar la totalidad del lote.

Por otra parte, se han aplicado insecticidas para el control de orugas, chinches, trips y arañuelas. Aunque en algunos sitios, los productores han tomado la decisión de no efectuar el control correspondiente, a pesar de que la población de insectos plaga ha superado el umbral, debido a la baja expectativa de rendimiento.

Dos sequías en menos de 10 años

En la provincia de Entre Ríos hay que remontarse al ciclo agrícola 2008/09 para encontrar una situación similar, esa fue otra infortunada campaña signada por una extraordinaria sequía que tuvo su incidencia negativa en todos los cultivos de gruesa, fenómeno al cual, en aquella oportunidad, no escaparon ni el girasol ni el arroz a pesar de ser uno tolerante a condiciones de poca humedad y un cultivo irrigado el otro.

Cabe recordar que en esa campaña el sector agrícola entrerriano disminuyó el 13.60% de superficie, y perdió más del 53% de productividad y una cuantiosa suma de dinero en inversiones no recuperadas.

Para dimensionar el daño económico y las pérdidas en los cultivos más afectados entre ellos el trigo, el maíz y la soja, la disminución de ingresos alcanzó una suma aproximada de:

OCHOCIENTOS MILLONES DE PESOS ($ 800.000.000) discriminándose de la siguiente manera: $ 140.000.000 en trigo, $ 200.000.000 en maíz y $ 460.000.000 en soja, cifras del ciclo 2008/2009.

Algunos Senadores consideran que no es necesario declarar la emergencia agropecuaria

Ante este panorama desolador que tiende a profundizarse en la provincia, surgió una iniciativa legislativa que fue presentada por el presidente del bloque de Senadores de Cambiemos, Francisco Morchio (Gualeguay) con el aval de los senadores de Cambiemos Miguel Piana (Federación) y Nicolás Mattiauda (Gualeguaychú), que promovía la declaración de emergencia o desastre por la prolongada sequía que está sufriendo el campo.

El proyecto propone “declarar el estado de emergencia y/o desastre agropecuario desde el 1° de enero de 2018 y por el término de hasta un año, conforme la afectación de los productores ganaderos y agrícolas de la Provincia de Entre Ríos.

Esta declaración hace lugar a los pedidos de los productores que dan impulso a nuestra provincia, perjudicados por la crisis climatológica, evidente a través de una importante sequía que estaría afectando a, por lo menos, 2/3 de la producción.

Asimismo, y dada la gravedad de la situación, que se asimila a la sequía sufrida en el año 2009, se elevó un proyecto de comunicación al Gobernador Bordet para que, de manera urgente, decrete el estado de emergencia agropecuaria en la provincia”.

El proyecto mencionado, que tomó estado parlamentario este miércoles 21 de febrero, pero lamentablemente los legisladores del Frente para la Victoria se negaron a tratar en el proyecto por el cual se pide que se declare la emergencia agropecuaria en el territorio entrerriano, como consecuencia de la sequía.

Esto provocó que Senadores provinciales del bloque Cambiemos, se mostraran molestos con la negativa de sus pares del justicialismo para tratar el proyecto.

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat