Agenda Sabores Criollos

11 de octubre: Día Mundial del Dulce de Leche

El dulce de leche está tan arraigado a nuestras costumbres que fue reconocido como Patrimonio Cultural Alimentario y Gastronómico de la Argentina. Además todos los 11 de octubre se celebra el Día Internacional del Dulce de Leche.

El Centro Argentino de Promoción del Dulce de Leche y Afines determinó que el 11 de octubre sería en adelante el Día Mundial del Dulce de Leche, luego de que el alimento fuera reconocido como Patrimonio Cultural Alimentario y Gastronómico en 1998. En el mundo se lo conoce como el World Dulce de Leche Day.

Existen versiones encontradas sobre el origen del dulce de leche, pero la más popular es la que se ve reflejada en un documento que se encuentra en el Museo Histórico Nacional: este señala que la invención del dulce de leche se dio en 1829.

Un camino de ida

Si bien existen varios relatos sobre su origen, no tenemos dudas que el dulce de leche es un verdadero deleite para grandes y chicos. Vamos a curiosear sobre su leyenda muy de la mano de la historia argentina; exploraremos datos dulces y la labor del Senasa a la hora de realizar diferentes controles a este producto: desde el campo hasta la mesa de argentinos y argentinas y también consumido en muchos lugares del mundo.

Distracción con final tentador

Según cuenta la tradición el dulce de leche es un alimento creado azarosamente el 24 de junio de 1829 en la localidad de Cañuelas, provincia de Buenos Aires.

Ese mismo día, Juan Lavalle llegó sorpresivamente a la estancia del gobernador Juan Manuel de Rosas. En el apuro por alertar a su patrón, la cocinera empastó la lechada (leche de vaca con azúcar) que tenía al fuego para preparar unos mates. Después del aviso volvió a la cocina encontrando una sustancia espesa y dulce, hecha de leche caramelizada y azúcar. Sí, como resultado de esa distracción nació lo que hoy los argentinos y argentinas llamamos dulce de leche.

Además del hallazgo gastronómico, ese día comenzaron a vislumbrarse las bases del Pacto de Cañuelas, un acuerdo firmado entre Rosas y Lavalle con el objetivo de detener la guerra civil que asolaba la provincia de Buenos Aires desde la revolución de diciembre de 1828.

Pero el dulce de leche no sólo es tentador a la hora de consumirlo. También a la hora de atribuirse su invención. Existen distintos relatos que afirman que este producto deviene de diferentes latitudes y recibe numerosos nombres según el lugar en el que se consume. Incluso presenta algunas variedades regionales.

También, una de sus características más destacables es que se trata de un alimento natural, con alto valor nutritivo y saludable gracias a la cantidad de calcio que aporta al organismo.

De todo lo dicho podemos deducir que sea cual sea su origen, su denominación y su variedad el dulce de leche es un verdadero deleite para grandes y chicos.

Es, sin dudas, nuestro preferido a la hora de pensar en algo dulce, utilizado en tortas y postres, en el desayuno, la merienda y hasta en ese bocado antes de ir a la cama. Si el dulce de leche no es nuestro por nacimiento, lo es por adopción. Como suele decirse, “cuando lo probás, es un camino de ida”.

Dato dulce

El dulce de leche está tan arraigado a nuestras costumbres que fue reconocido como Patrimonio Cultural Alimentario y Gastronómico de la Argentina.

El dulce de leche y controles de calidad 

El Senasa es el organismo que se encarga de realizar diferentes controles a este producto predilecto de argentinos y argentinas y también consumido en muchos lugares del mundo. Se realizan a lo largo de todo el proceso; es decir desde el campo a la certificación final del producto.

Así es el control:

-La sanidad de las vacas lecheras, controlando la ausencia de brucelosis y tuberculosis a través de monitoreos. Además, de que posean la vacuna contra la fiebre aftosa en las dos dosis contempladas por el Programa Nacional allí donde sea necesario (recordemos que el sur del país está declarado libre de aftosa sin vacunación).

-El libro de tratamientos, que permite asegurar que la leche que se envía a las usinas lácteas va libre de antibióticos. El establecimiento registra los tratamientos antibióticos realizados a los animales y los períodos de retirada de cada producto, es decir, el tiempo que transcurre entre que se aplica el producto a la vaca y su leche puede ser entregada a la industria para ser procesada, industrializada y consumida.

-Habilitan el transporte donde se traslada la materia prima. Luego de obtenida, la leche se carga en un camión cisterna y es llevada al establecimiento procesador.

DATOS CURIOSOS

El dulce de leche es el cuarto producto lácteo más consumido por las familias argentinas, después de la leche, el queso y el yogurt. Las estadísticas más recientes señalan que cada argentino consume 3,10 kg por año.

En la Argentina se producen anualmente 128.000 toneladas de dulce de leche: de ese total, el 90% es para consumo local y el 10% para exportación, una cifra que aumenta año tras año.

En la actualidad, Brasil y Chile son los principales compradores de dulce de leche argentino. Le siguen Canadá, Brasil y Estados Unidos.

Desde enero a octubre de 2020 el Senasa certificó 2.164 toneladas de dulce de leche. Sus principales destinos fueron Bahréin, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, España, Estados Unidos, Israel, Japón, Nueva Zelanda, Paraguay, Perú, República Dominicana, Senegal y Uruguay. Más de 17 mil toneladas de nuestro dulce de leche, este año deleitará al mundo.

El Archivo General de la Nación publicó hace un tiempo este video  donde Doña Petrona enseña a preparar el dulce de leche.

Fuente: SENASA

 

DIOS EN LA TIERRA

error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat