Destacada Opinión

El cooperativismo en los barrios

Columna sobre cooperativismo por Pedro Aguer.
Compartir:

Muchas son las alternativas que ofrece la organización cooperativa en los barrios.

Las personas que se desenvuelven en oficio, individualmente, chocan con los costos de los elementos que utilizan y de las herramientas necesarias para la optimización, por lo que les resulta dificultoso lograr un desarrollo sustentable en el proceso de su empresa.

Así también ocurre con quienes se dedican a la limpieza domiciliaria.

Sin embargo, uniéndose con quienes realizan tareas afines pueden sumar el esfuerzo y crear una cooperativa de trabajo, lo que les permitirá progresar, administrando su propia empresa y ofrecer servicios con mayor eficiencia.

Este es un tema que podría se abordado por las comisiones vecinales y por los municipios, creando estos, organismos con estructuras que tengan a su cargo dictar cursos de formación cooperativa, con el propósito de promocionar y fomentar el cooperativismo.

Esta gesti0n estatal debe ser en concordancia con el IPCyMER, que es organismo local competente de aplicación de las leyes nacionales de cooperativas y mutuales.

Algunos municipios lo están haciendo, pero sería oportuno generalizar esta acción, pues nos vemos en la necesidad de crear fuentes de trabajo ante el desastre de la pandemia.

Dejamos aclarado que no se trata de hacer cooperativa desde los gobiernos sino de capacitar a los vecinos sobre las posibilidades que se pueden encarar organizando la solidaridad, en empresas que surjan con la debida concientización.

Esta propuesta y la enseñanza del cooperativismo y el mutualismo en las escuelas, puede contribuir a la ampliación de un panorama autogestionario, tendiente a resistir los embates del virus y también las injusticias históricas de la acumulación capitalista.

Ojalá que al empezar este año nos unamos en las diversidades ideológicas y el pluralismo partidario, con la consiguiente tolerancia y el debido respeto, en torno a dar la lucha por la libertad, la igualdad, la equidad, la justicia y la democracia. Principios esenciales de las organizaciones solidarias.

Es, ,entonces, para tener en cuenta las múltiples ofertas de los distintos tipos de cooperativas: trabajo, viviendas, servicios públicos, educacionales, culturales, provisión, consumo…

Cada cooperativa que nace es una nueva fuente de trabajo, creada por el pueblo, autogestionariamente.

Apoyar, impulsar, fomentar, esta forma democrática de organizar la planificación y la producción, como el consumo, podría ser asumida por la política municipal, promoviendo la participación popular y el desarrollo social.

por Pedro Aguer

 

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat