Destacada Opinión

El cooperativismo es una propuesta emancipadora

Columna sobre cooperativismo por Pedro Aguer.
Compartir:

Por su condición de autogestionaria la empresa cooperativa posee la potencialización necesaria para no depender de ninguna otra organización, incluyendo al Estado.

Esto no implica que otras organizaciones, incluyendo al Estado, no formen parte de una cooperativa. El ejemplo más visible de esto último son las cooperativas de servicios públicos ésta proveen a municipios y a reparticiones estatales de provincias y de la nación, de agua potable, energía eléctrica, telefonía, etc. Las empresas cooperativas no tienen fin de lucro, como lucro en sí mismo, pero participan en los mercados, lo que las obliga a ajustar su comportamiento para no sucumbir, y hasta actúan como reguladoras de precios cuando son suficientemente influyentes en su participación.

Quienes integran una cooperativa no son “amos ni sirvientes”, son asociados. Nadie debe formar parte de una cooperativa en la que existan fines proselitistas, por el principio que establece la neutralidad política. No cumplirlo es no conocer la esencialidad doctrinaria del cooperativismo y transgredir la Ley Nacional que rige en el país todo lo inherente a su acción.

Todas las ocupaciones pueden ser asumidas en su desenvolvimiento cooperativamente. Existen, en consecuencia, diversos tipos.

Cuando las circunstancias lo ameritan, las empresas de primer grado pueden asociarse formando federaciones, confederaciones, y con interacción internacional si fuese necesario.

Este principio de la “ayuda entre cooperativas” las habilita para logros que individualmente resultarían imposibles.

El cooperativismo está representado en las Naciones Unidas en un organismo que se llama ACI, esta trascendencia pone la cooperativismo en situación de autonomía de manera principista, con filosofía propia y con sentido humanitario, subordinando el capital a las necesidades sentidas de los seres humanos; en la cooperativa la igualdad de posibilidades y la equidad en la distribución, hacen que las personas sean más importantes que la ganancia.

Es decir, en su práctica predomina la ética de la emancipación.

por Pedro Aguer.

 

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat