Lecheria

Lechería: Registran una abrupta caída en cantidad de tambos y stock de vacas

Compartir:

Hace unos días el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina -OCLA- y la Fundación para la Promoción y el Desarrollo de la Cadena Láctea Argentina -FunPEL- publicó los siguientes datos “provisorios” de la evolución de la Producción Primaria en 2019:

El informe publicado esta semana aclara que los datos de tambos y vacas provienen de SENASA y corresponden a una serie continua desde 2008 a 2019 para unidades productivas y 2005 a 2019 para cantidad de vacas. Hoy son los únicos datos disponibles para evaluar el desempeño de estas variables. “El sistema no está exento de imperfecciones. El criterio utilizado para determinar el stock es que la unidad productiva haya declarado que realiza la explotación de tambo bovino y que tenga stock de bovinos. Puede que tambos que ya no tienen vacas y no informan a SENASA el cese de actividad, se pueden seguir contabilizando (491 casos en 2018: 4,4% del total) o que no exista en algunas explotaciones que realizan la actividad de cría y tambo, una correcta discriminación de la cantidad de animales de cada una”.

“Independientemente de la exactitud del dato, lo importante para nosotros fue la evolución ya que se mantiene el criterio en el relevamiento. Sorprenden un poco las tasas elevadas de disminución de unidades productivas y cantidad de vacas en 2019 y ello puede deberse a una “depuración” de los registros en éste último año, con lo que, repetimos, lo importante a considerar es la tasa de evolución anual”, indicaron desde OCLA-FunPEL.

Unidades Productivas – Tambos:

Como puede verse en el gráfico de arriba, en 2019 hay una abrupta caída (-8,7%) que puede provenir de esa depuración que mencionamos, ya que como se sabe entre 2016 y 2018 se dieron una serie de situaciones que complicaron el desempeño de la actividad.

En el plano internacional a finales de 2015 y casi durante todo 2016 se desarrolló una de las crisis lecheras más profundas de los últimos años (“la tormenta perfecta”) que produjo una baja importante en los precios internacionales de las commodities lácteas: se desacelera el crecimiento del PBI Mundial, se da en términos climáticas buenas condiciones, fin de las cuotas en la Unión Europea, el Bloque de Rusia a las compras en la UE y USA, caída del precio del petróleo, devaluación del dólar contra el euro, retracción en las compra de China, entre otras.

En el ambiente doméstico, dos grandes inundaciones y una sequía a lo cual hay que sumar todos los problemas de nuestra macroeconomía: alta inflación, tipo de cambio con movimientos erráticos y bruscos, altas tasas de interés, incremento de la presión impositiva, sumado a las deficiencias en infraestructura básica (caminos, desagües y electrificación).

La tasa desde 2008 de cese de actividad venía con un bajo valor del -1,0%, muy baja en términos comparativos con las tasas mundiales del 4 al 5%. Ese ritmo de cese se incrementa notablemente entre 2015 y 2019 donde la tasa anual sube al -3,1% reflejada en las estadísticas sobre todo en el último año. Decimos que el efecto cierre de tambos y concentración de la actividad, que se da a través de igual o mayor producción con menos tambos y vacas es un fenómeno mundial. Ejemplo muy reciente:

1) “Wisconsin (USA), perdió 818 granjas lecheras en 2019, un 10% de sus rebaños. A partir del 1° de enero de 2020, Wisconsin tiene 7.292 granjas lecheras. En la última década, el estado perdió 5.637 granjas lecheras, una disminución del 44% (3,7% anual)”.

2) “En España más de 700 granjas lácteas echaron el cierre en 2019”, sobre un total de 12.500 granjas (-6%).

Respecto al número de Unidades productivas a marzo de 2019 son 10.287 tambos, si a eso le restamos ese 4,4% mencionado como error de relevamiento, nos da un valor de 9.830 unidades productivas. Este es un número de inicios del año 2019, con lo que con la tasa de cese que se viene dando, es dable suponer un 2% de caída en los meses transcurridos, con lo cual el valor se va a 9.600 tambos.

El relevamiento industrial realizado en 2018 por la DNL arroja un valor de 670 industrias con lo que se presume que pueden haber quedado fuera del relevamiento un grupo de industrias más pequeñas llevando la estimación a un total de 750 industrias a nivel nacional.

El esquema SIGLeA-LUME cuenta con el dato de 8.246 liquidaciones de leche provenientes de 353 industrias para el mes de diciembre de 2019. Si suponemos que las 400 industrias restantes que seguramente pueden estar en el estrato de 1 a 10.000 litros por día (entre 3 y cuatro tambos cada una), reciben producción de unos 1.500 tambos que sumados a los 8.000 que pueden estar en Liquidación Única (tambos, no liquidaciones), dan un total de 9.500 tambos.

Por otro lado, la provincia de Córdoba ha hecho un relevamiento que arrojó 2.823 tambos en actividad en la provincia, si suponemos un margen de faltante normal del 2 al 3% por diferentes motivos, el total se eleva 2.900 tambos para la provincia de Córdoba. Históricamente la provincia de Córdoba tuvo entre el 30 y 31% de los tambos, con lo que la extrapolación de ese dato a nivel nacional nos lleva a un total de 9.500 tambos.

Este, 9.500 puede que sea más o menos el número de tambos en actividad en la actualidad en la lechería Argentina.

Rodeo Lechero – Cantidad de Vacas:

Aquí se da una tasa también alta en 2019 (-6,0%), que presumimos tiene similar explicación a la que hemos ensayado para la cantidad de unidades productivas. La tasa de largo plazo (2019-2005) es del -1,1% que no difiere demasiado con lo que ocurre a nivel mundial (World Dairy Situatión/Federación Internacional de Lechería 2019 para el período 2005-2018: Unión Europea -0,8% anual, Australia -2,1%, Brasil -2,1% y Chile -3,3% anual). También la menor cantidad de vacas totales se contrapone con una mayor cantidad de animales por unidad productiva.

Comentario Final

Desde OCLA-FunPEL consideramos que la información es una herramienta valiosísima para la toma de decisiones en la cadena de valor y para la instrumentación de políticas sectoriales. Conocer con mayor exactitud la cantidad de unidades productivas y la cantidad de vacas en producción, nos parece crucial. Es por ello que propiciamos que se trabaje, como se ha hecho en la provincia de Córdoba, y con todos los elementos hoy disponibles, Renspa, Cuit, SIGLeA, Registros de Tambos, Vacunaciones, Industrias Lácteas, etc. para preparar un registro mucho más confiable de ésta información, al igual que otro dato muy importante como lo es la evolución en la faena de vacas de tambo.

Informe elaborado por el OCLA con datos de SENASA

Compartir:
error: Si reproduce información de este medio, por favor, citar la fuente
WhatsApp chat